Srila Bhaktivinoda Thakur (extracto de –Harinam Cintamani–)

Srila-Bhaktivinoda-Thakura-Beside-Books

Cualquier ser humano, sin miras de consideraciones materiales, tales como clase, varna, nacimiento, sexo, edad o educación, tiene derecho a seguir el Santo Nombre, porque el Señor ha investido el Nombre con un poder trascendental, que sobrepasa todas las distinciones. Pero aunque todos tienen el derecho al Nombre, solamente los que han desarrollado fe en Krishna y en el Nombre, recibirán realmente abrigo del Nombre y lo cantarán seriamente. Por consiguiente, cualquier ser humano tiene derecho al Nombre, y quién tenga fe se convierte en el practicante del Nombre.

En otras prácticas espirituales hay restricciones en el desarrollo, de acuerdo al momento, el lugar, la limpieza o el desaseo; pero al seguir el Nombre esto no se tiene en cuenta, porque el Nombre vence todas estas restricciones por la investidura de su poder. Mientras que en los actos de caridad, sacrificio, baño, japa, etc., siempre hay consideraciones de tiempo, lugar o limpieza, al cantar el Santo Nombre de Krishna tan sólo se necesita la fe; y quién se refugia en el Santo Nombre, en Kali yuga, alcanza la suprema perfección de la vida. La conclusión es que la entidad viviente de Kali yuga, situada en medio de maya, debe seguir el Santo Nombre.

El practicante, el que acepta el Nombre, aunque desarrolle su práctica con las mínimas restricciones, debe aún ser cuidadoso para ejecutar todas las acciones favorables para el incremento de la devoción a Krishna, rechazar todas las acciones que obstaculizan la devoción a Krishna y sencillamente recordar el Nombre de Krishna constantemente, mientras pasa su vida en el mundo material. Nunca deberá desviarse a las sendas de las acciones fruitivas, ni adorar a los semidioses; en cambio, deberá cantar el Santo Nombre y servir a los devotos para alcanzar la meta de la vida, Krishna prema.

 

Comentarios