Sat-Tila Ekādaśī (romper ayuno al día siguiente entre 7:28 a.m. y 11:05 a.m.)

1371206858festivalasia Apara Ekadashi9

Daibhya Ṛṣi dijo a Pulastya Muni: “Cuando el alma espiritual se pone en contacto con la energía material, inmediatamente comienza a ejecutar actividades pecaminosas tal como robar, matar y sexo ilícito. Incluso puede ejecutar muchas otras actividades terribles como matar a un brahmana.”

¡Oh, la más pura de todas las personalidades!, Por favor dime como esas desafortunadas almas pueden escapar de ser enviadas a las regiones infernales de la Creación. Sírvase informarme como por dar caridad, uno puede fácilmente liberarse de sus pecados. “

Pulastya Muni respondió: “¡Oh, alma afortunada!, Tú me has hecho una buena y confidencial pregunta, que ni siquiera Brahma, Viṣṇu, Śiva o Indra han preguntado antes. Por favor escucha muy cuidadosamente mi respuesta.”

Con la llegada del mes de Magha (Enero-Febrero) uno deberá bañarse cuidadosamente con el control de sus sentidos y libre de lujuria, ira, codicia, orgullo, envidia, crítica y meditando en la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa. Luego deberá recoger estiércol de vaca antes de que este toque el suelo y después mezclarlo con semillas de sésamo y algodón, formar 108 bolitas. Esto debe hacerse cuando la Luna se ubique en la constelación de Purvasadha Naksatra. Luego debe seguir las reglas y regulaciones de Ekadasi que ahora voy a explicarte.”

Después de tomar un baño, la persona que intenta observar Ekadasi debe adorar al Señor Supremo. Mientras ora al Señor KRSNA, cantando su nombre, él deberá prometer observar el ayuno de Ekadasi y debe permanecer despierto toda la noche y ejecutar un Homa. Luego el devoto deberá ejecutar un Arati al Señor, quien sostiene una caracola, un disco, una maza, una flor de loto en sus manos, ofreciéndole pasta de sándalo, incienso, una lámpara de ghee y deliciosas preparaciones de comida. Luego el devoto deberá ofrecer las 108 bolas de estiércol de vaca, semillas de sésamo, algodón dentro del fuego sagrado y cantando los santos nombres del Señor Kṛṣṇa. Durante todo el día y la noche entera deberá observar el ayuno de Ekadasi lo cual consiste abstenerse de granos y frejoles. En esta ocasión deberá ofrecer al Señor, calabaza, coco y guayaba. Si estos artículos no están disponibles, entonces pueden ser sustituidos por nueces de betel.

El devoto deberá orar al Señor Janardana, el benefactor de todos los seres, de esta manera: “¡Oh, Señor Kṛṣṇa!, Tú eres la más misericordiosa Personalidad de Dios y benefactor de todas las almas caídas. ¡Oh, Señor!, Nosotros hemos caído al océano de la existencia material. Por favor, sé misericordioso con nosotros. ¡Oh, Divinos ojos de loto!. ¡Oh, Protector del mundo!, Nosotros te ofrecemos nuestros respetos una y otra vez. ¡Oh, Alma Suprema!. ¡Oh, Supremo!, ¡Oh, fuente de nuestros antepasados!, Podrías Tú y Tu eterna consorte, Srimati Laksmi-Devi, aceptar nuestras humildes reverencias.”

Luego el devoto deberá tratar de complacer a un brahmana cualificado con una calurosa bien bienvenida y dándole caridad un pote de agua, una sombrilla, un par de zapatos y vestimentas y al mismo tiempo pidiéndole sus bendiciones para desarrollar amor puro por Kṛṣṇa. De acuerdo con la habilidad de uno también se puede donar una vaca negra a un brahmana, particularmente a uno que esté bien versado en los mandatos de las escrituras védicas. Uno deberá también ofrecerle un pote lleno de semillas de sésamo. ¡Oh, exaltado Daibhya Muni!, Las semillas negras de sésamo son especialmente apropiadas para la adoración formal y los sacrificios de fuego, las semillas blancas o marrón de sésamo son recomendadas para ser comidas por un brahmana cualificado.

Aquel que pueda arreglárselas para dar ambas clases de semillas de sésamo en este sagrado Sat-tila Ekadasi será promovido a los planetas celestiales por tantos miles de años como el número de semillas que serían producidas si las semillas de sésamo fueran sembradas y crecido hasta madurar y producir semillas. “En este Ekadasi una persona fiel deberá bañarse en agua con semillas de sésamo, untar sobre su cuerpo pasta de semillas de sésamo ofreciéndolas en sacrificio, comerlas donarlas en caridad y aceptar regalos caritativos de semillas de sésamo. Estos son los seis modos en que las semillas de sésamo (Tila) son utilizadas por la purificación espiritual de Ekadasi. Por lo tanto este Ekadasi es llamado Sat-tila.

El gran Devarsi Naradaji una vez preguntó a la Suprema Personalidad de Dios, Sri Kṛṣṇa: “Oh, poderoso amado Señor, Tú que eres cariñoso con tus amorosos devotos. Por favor acepta mis más humildes reverencias. ¡Oh, Yadava!, Por favor nárrame los resultados que uno obtiene por observar Sat-tila Ekadasi.”

El Señor Sri Kṛṣṇa dijo: “¡Oh, el mejor de los nacidos por segunda vez!, Voy a narrarte y a explicarte de un incidente que Yo personalmente fui testigo. Hace tiempo en la Tierra vivía una anciana brahmana que me adoraba todos los días con el control de sus sentidos. Ella muy fielmente observó muchos días de ayuno, en especial los días de ayuno que son en honor a mí y me servía con toda devoción sin ningún motivo personal. Sus rigurosos ayunos la hicieron quedar débil y delgada. Ella daba caridad a brahmanas y a jóvenes solteras. Aunque esta mujer estaba encaminada espiritualmente dio caridad a gente digna, pero la extraña característica de su austeridad fue que ella nunca dio comida a brahmanas o semidioses. Yo comencé a reflexionar sobre su curiosa omisión: Esta delicada mujer se ha purificado así misma con los ayunos de todas las auspiciosas ocasiones y por ofrecerme adoración devocional estricta. De esa forma, ciertamente ella se convirtió en ser elegible para entrar a Mí morada personal que es inalcanzable para las personas ordinarias. Así que, Yo vine a este planeta para examinarla disfrazándome Yo mismo como un seguidor del Señor Shiva, con una guirnalda de cráneos alrededor de mi cuello y un pote de mendicante en mi mano.”

Cuando me acerqué a ella, me dijo: ¡Oh, respetable!, Dime realmente ¿Por qué tú has venido ante mí?” Yo respondí: ¡Oh, hermosa!, Yo he venido a conseguir algunas limosnas sagradas de ti. Entonces ella molesta tiró una densa masa de barro adentro de mi pote de mendicante. ¡Oh, Narada!, Yo simplemente me di la vuelta y regresé a Mí morada personal asombrado de esta peculiar mezcla, de magnanimidad y mezquindad de esta buena brahmana. Por último esta austera dama alcanzó el mundo espiritual en su mismo cuerpo, así de enorme eran sus esfuerzos de ayuno y caridad, y debido a que ella me había ofrecido una masa de lodo, Yo transformé este lodo en una hermosa casa. Sin embargo, ¡Oh, Naradaji!, Esta casa particularmente estaba completamente desprovista de granos o granos comestibles y también desprovista de cualquier mueble o adorno y cuando ella entró allí solo encontró una estructura vacía. Ella se acercó a mí, y me dijo con gran ira: “Yo he ayunado repetidamente en todas las auspiciosas ocasiones, haciendo mi cuerpo débil y delgado. Yo te he adorado y te he rezado en diferentes ocasiones porque tú eres verdaderamente el maestro y protector de todo el Universo. Aún en vista de esto, no hay comida ni riqueza para ser vista en mi nuevo hogar. ¡Oh, Janardana!, ¿Por qué es esto?” Yo respondí: “Por favor regresa a tu casa. Más tarde, las esposas de los semidioses te harán una visita por curiosidad para ver quién es la nueva que ha llegado, pero tú no abras la puerta hasta que ellas te digan las glorias e importancia de Sat-tila Ekadasi.”

Oyendo esto, ella regresó a su casa. Eventualmente las esposas de los semidioses llegaron allá y al unísono dijeron: “¡Oh, hermosa!, Nosotros hemos venido para tener tu darśana. ¡Oh, auspiciosa!, Por favor abre tu puerta y permítenos verte.” La dama respondió: “¡Oh las más queridas doncellas!, Si ustedes quieren que abra la puerta, tienen que describirme el mérito que uno obtiene por observar el sagrado ayuno de Sat-tila Ekadasi.” Pero ninguna de las esposas respondió. Más tarde, sin embargo, ellas regresaron a la casa y una de las esposas explicó la sublime naturaleza de este sagrado Ekadasi. Y cuando la dama al fin abrió su puerta, las esposas vieron que la que estaba parada frente de ellas no era ni siquiera una semidiosa, ni una Gāndharvi, ni una chica demonio, ni siquiera una Naga-patni. Ella era simplemente una dama ordinaria. Desde entonces la dama observó Sat-tila Ekadasi que otorga goce material y liberación al mismo tiempo. Y tal como le habían descrito previamente a ella, finalmente recibió los bellos muebles y granos que había esperado para su casa. Y también su ordinario cuerpo material fue transformado a un hermoso cuerpo espiritual con una fina belleza. Así fue por la misericordia y gracia del Sat-tila Ekadasi. La dama y su nueva casa en el mundo espiritual, estaban radiantes, espléndidos y lustrosos con oro, plata, joyas y diamantes.

¡Oh, Naradaji!, Una persona no debe intentar observar Ekadasi con Codicia, con la esperanza de obtener riquezas deshonestamente. Simplemente uno deberá donar con generosidad granos de sésamo, ropa y comida de acuerdo a su capacidad y por hacer esto, él podrá alcanzar buena salud y condiciones espirituales nacimiento tras nacimiento y por último la liberación y ser admitido a la morada Suprema donde disfrutará. Esa es mi opinión. ¡Oh, mejor de los semidioses!”.

¡Oh, Daibhya Muni!, Pulastya Ṛṣi concluyó: “Aquel que apropiadamente observa el maravilloso Sat-tila Ekadasi con gran fe, se libera de toda clase de pobreza espiritual, mental, física, social e intelectual; como también de toda clase de mala suerte, enfermedad y mal augurio, siguiendo de esta forma este ayuno de Ekadasi y por donar o dar en sacrificio semillas de sésamo uno puede librarse de todo pecado pasado, de esto no hay duda. Uno no necesita preguntarse como sucede esto. El alma que apropiadamente ejecuta estos actos de caridad en un correcto modo devocional siguiendo los mandatos Védicos, se liberará totalmente de todo pecado y regresará a Dios, regresará al mundo espiritual.”

De ese modo termina la narración de las glorias de Ekadasi (Mahā-Kṛṣṇa), o Sat-tila Ekadasi, de Bhavisya-Uttara Purana.

Comentarios