El principio de Trinad api sunichena, por Srila Janardana Maharaja

trnad api sunichena /taror iva sahisnuna
amanina manadena /kirtaniyah sada harih

(Sri Chaitanya Charitamrita: Adi-lila 17.31)

bpj-acharya-photo

Me gustaría decirles a todos a que asocien este verso con Srila Govinda Maharaja, aunque este sea un verso de Mahaprabhu, ya que él siempre solía mencionarlo. Recuerdo cuando él fue a Colombia la gente pregutó, “Que mensaje tiene usted para el pueblo de Colombia?

El no dijo “Canten el Santo Nombre”. No, él dijo: “trnad api sunichena”…Ustedes tienen abundancia de frutas y vegetales y un hermoso brillo del sol; ustedes ya tienen tanta opulencia en este país, ahora si ustedes adoptan este principio de “trnad api sunichena” y utilizan este principio, entonces la vida de todos será enriquecida por ello. Srila Govinda Maharaja predicó este verso en todas partes y mostró con su ejemplo el cómo practicarlo. Srila Janardana Maharajá

Sri Chaitanya Charitamrita: Adi-lila 17, 26-33:

«Para cantar siempre el santo nombre, hay que ser más humilde que la brizna de hierba de la calle, y estar despojado de todo deseo de honor personal, y, por el contrario, hay que ofrecer respetuosas reverencias a los demás».

«El devoto ocupado en cantar el santo nombre del Señor debe practicar tolerancia como la de un árbol. Incluso si le riñen o castigan, no debe decir nada a los demás para desquitarse».

«Porque incluso si se corta un árbol, éste nunca protesta, y ni siquiera si se está secando y muriendo nunca pide agua a nadie».

«De manera que un vaiṣṇava no debe pedir nada a nadie. Si alguien le da algo sin pedírselo, él debe aceptarlo, pero si no le dan nada, el vaiṣṇava debe contentarse comiendo las hortalizas y frutas de que pueda disponer fácilmente».

«Hay que seguir estrictamente el principio de cantar siempre el santo nombre, y hay que contentarse con lo que se obtenga fácilmente. Esta conducta devocional mantiene sólidamente el servicio devocional de una persona».

«Aquel que se considera más bajo que la hierba, que es más tolerante que un árbol, y que no espera honores personales y, sin embargo, siempre está dispuesto a ofrecer todo respeto a los demás, puede muy fácilmente cantar siempre el santo nombre del Señor.»

«Levantando los brazos, declaro: «¡Por favor, escuchadme todos! Ensartad este verso en el hilo del santo nombre y llevadlo al cuello para rememoración continua».

«Se deben seguir estrictamente los principios que dio el Señor Caitanya Mahāprabhu en este verso. Aquel que sencillamente siga los pasos del Señor Caitanya y de los Gosvāmīs, alcanzará, sin duda, la meta final de la vida, los pies de loto de Śrī Kṛṣṇa».

Traducción de la publicación de Sushila Devi Dasi

http://sevaashram.com/sermons/adi-lila-ch-17-trnad-api-sunichena/

Comentarios