El humor de Srila Gurudev

 

por Su Divina Gracia Om Vishnupad
Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj.

De una plática en Caracas, Venezuela, el 27 de septiembre del 2009

[Prefacio: En sus primeros días en el Math, Su Divina Gracia llevó a cabo el servicio de guardia nocturno, y una vez escuchó a alguien hablar cerca del templo. Cuando se acercó, vio a Srila Govinda Maharaj hablando con alguien en el samadhi mandir de Srila Sridhar Maharaj).

Le pregunté a Gurudev: «¿Qué está usted haciendo aquí?», y Gurudev me explicó: «Cuandoquiera que hay un problema o sucede algo, siempre vengo aquí en un momento tranquilo cuando todos duermen y nadie está alrededor, para consultar con mi Guru». En ese entonces yo era un brahmachari nuevo y no pude entenderlo; yo pensé: «Srila Sridhar Maharaj está en el samadhi, ¿a quién le habla?»

Ustedes conocen el sloka «Gurvvabhista-supurakam guru-ganair asisa-sambhusitam…» “Gurvvabhista” significa que él siempre tiene éxito en satisfacer todos los deseos de Srila Sridhar Maharaj. En una ocasión, yo estaba en Rusia con Gurudev (era el año 2000),Gurudev fue a la ribera del Mar Báltico (nuestro Templo de San Petersburgo se encuentra cerca de un océano llamado Mar Báltico) y allí hubo muchos escalones que van desde la ribera hasta el mar. Gurudev dijo en ese entonces:

«Deseo hacer unos escalones como estos alrededor del Govinda Kunda, pero, ¿quién los hará? No tengo recursos humanos…»

«Si me lo ordena, yo puedo hacerlo», le dije a Gurudev.

«¿Tú puedes?»

Después de eso, cuando regresé a Nabadwip, empecé a construir los escalones. Cuando ya había empezado la construcción, Gurudev dijo: «Si puedes hacer un Templo dentro del Govinda Kunda, eso será aun mejor». Y empecé a hacer el Templo, pero cuando estaba poniendo los cimientos, los cimientos no quedaban —toda la arena, todas las piedras, todo, se hundía; yo no sabía quién se tragaba eso—. Había tratado de hacer esos cimientos por 15 ó 20 días —después de 10 ó 15 camionadas de arena, 15 camionadas de grava, todo se hundía—. Me empecé a sentir desesperanzado y pensé que tal vez no podría hacerlo…

Entonces, una noche, eran cerca de las 3 de la madrugada. Yo estaba en el baño cuando sonó mi teléfono. Salí del baño y contesté la llamada. Era Gurudev. Él me estaba llamando: «¡Ven de inmediato!». Cuando fui yo estaba —sin ropas, con solo una toallita—. Cuando Gurudev me vio, me preguntó:

«¿Qué es esto?»

«Gurudev, usted dijo que viniera de inmediato y vine».

«¡Hoy es tu último día!»

«¿Último día de qué?»

«Si hoy temprano en la mañana primero ofreces un buen bhoga de arroz dulce a la Deidad Kurmadev y luego empiezas tus labores, entonces, eso se logrará, de lo contrario, no lo lograrás en tu vida».

Lo hice. Contraté entonces entre 300 a 400 trabajadores y empecé la construcción desde temprano, y la siguiente mañana los cimientos empezaron a lograrse.

Devotos: ¡JAY!

El humor de Gurudev es así…

(Publicado en la página del SCSMath International)

 

Comentarios