Sri Chaitanya-Bhagavata de Srila Vrindavan Das Thakur Madhya-khanda Capítulo 6

Madhya-kanda

Capítulo seis

Mahaprabhu manda llamar a Advaita Acharya

 

Todas las glorias a Sri Krisna Chaitanyachandra, quien es como una luna, la independiente Persona Suprema, quien siempre está ocupado en eternos Pasatiempos trascendentales. Todas las glorias a Sus actividades eternamente puras. Él es el Amo del Universo, el Supremo Controlador de todos los controladores y la directa manifestación de la trascendencia. Todas las glorias a Sus íntimos sirvientes y queridos devotos. Todas las glorias a Su extático baile.

Todas las glorias a Sri Gaurachandra, la vida y alma del universo. Por favor, concédele a mi corazón Tus pies de loto, como caridad.

Todas las glorias al todo propicio Vishvambhar, el supremo benefactor del universo. Todas las glorias a los sirvientes de Sri Gaurachandra.

Todas las glorias a la vida y alma de Sri Paramananda Puri, y al objeto más amado de Sri Svarup Damodar.

Todas las glorias a Sri Krisna Chaitanya, el querido amo de Sri Rupa, Sri Sanatan, Jagadish y Gopinath.

Todas las glorias al Señor del portero llamado Govinda. Por favor, bendice al universo entero con Tu misericordiosa mirada.

De esta manera, en compañía del Señor Nityananda, Sri Gaurachandra llevó a cabo Sus pasatiempos de cantar con los devotos, en congregación.  

Ahora, en el Madhya-kanda, describiré el encuentro de Advaita Acharya con Gaurachandra en la casa de Shrivas Pandit.

Un día, el Señor Chaitanya, exhibiendo el humor del Señor Supremo, le ordenó al joven hermano de Shrivas Pandit: «Ramai, ve a la casa de Advaita Acharya e infórmale de Mi Aparición. Dile que la persona que ha adorado por mucho tiempo, la persona por la que derramaba lágrimas, la persona por la que ayunaba, ese mismo Señor ha aparecido ahora. Él ha venido para distribuirle a todos el conocimiento del servicio con amorosa devoción al Señor Supremo; de modo que debe venir de inmediato a reunirse con Él. También, dile acerca de la llegada de Nityananda Prabhu, pero hazlo secretamente y explícale todo lo que has visto. Dile que venga inmediatamente, junto con Su esposa, y que traiga todos los enseres para adorarme».

Feliz de que se le confiaran estas instrucciones, Ramai partió para la casa de Advaita Acharya, absorto en recordar al Señor Supremo. Aunque no conocía el camino, él se sentía muy contento; su único tesoro eran las instrucciones del Señor Chaitanya. De algún modo, mediante la guía divina, llegó a la casa de Advaita Acharya. Ofreciendo sus reverencias a Advaita Acharya Prabhu y dominado por un gran júbilo, no pudo hablar.

Advaita Acharya Prabhu ya sabía todo lo que estaba ocurriendo en Nabadwip. Él pudo percibirlo por Su posición devocional pura. Él le dijo dulcemente a Ramai: «Sé que tienes instrucciones de llevarme a Nabadwip». Ramai Pandit juntó las palmas de sus manos con respeto, y dijo: «Tú ya sabes todo, así que, por favor, ven rápidamente conmigo».

Advaita Acharya Prabhu estaba, en ese momento, en una condición mental completamente dichosa, trascendental a toda sensación corporal. ¿Quién puede entender la naturaleza trascendental de Advaita Acharya Prabhu? Él es todo consciente, no obstante, Él hablaba como si no lo fuera.

Advaita Acharya Prabhu entonces le preguntó enérgicamente a Ramai Pandit: «¿En qué Escritura se menciona que el Señor Supremo, Hari, descenderá en Nabadwip en una forma humana para redimir a todas las almas condicionadas? Oh, Ramai, tu hermano mayor, Shrivas Pandit, conoce Mi estándar de devoción, renunciación y autorrealización».

Ramai Pandit era perfectamente consciente de los poderes espirituales de Advaita Acharya Prabhu, así que permaneció quieto, sonriendo internamente. Los Pasatiempos trascendentales de Advaita Acharya Prabhu son ilimitados. Para el piadoso, ellos son una fuente de gran alegría, mientras que para las personas pecaminosas, son incomprensibles.

Nuevamente, Advaita Acharya Prabhu agudamente preguntó: «Oh, Ramai, por favor, dime, ¿por qué has venido tan repentinamente?»

Cuando Ramai Pandit sintió que Advaita Acharya se había tranquilizado, empezó a llorar mientras le entregaba el mensaje del Señor Chaitanya Mahaprabhu: «La Suprema Personalidad por quien Tú has profusamente llorado, por quien Tú has llevado a cabo una continua adoración y por quien Tú ha aceptados votos de ayuno y austeridad, esa Suprema Personalidad ha aparecido ahora para distribuir Krisna-prema, y Él te instruye a que vengas de inmediato. Por favor, trae a Tu esposa, así como también todos los enseres apropiados para adorarlo. El Señor Nityananda Prabhu también ha aparecido, Él no es diferente del Señor Chaitanya y es Su vida y alma. Tú ya conoces todo, ¿qué más necesito decirte? Si soy lo suficientemente afortunado, entonces les podré ver juntos».

Cuando Ramai Pandit entregó este mensaje, Advaita Acharya Prabhu entró en éxtasis y levantando Sus manos, empezó a llorar. Repentinamente, para el asombro de todos, cayó inconsciente. Brevemente después, recobró Su conciencia externa y gritando fuertemente, dijo: «Te he traído, te he traído, Mi Señor. El Señor ha dejado Su suprema morada en los planetas Vaikuntha y ha aparecido en respuesta a Mis oraciones» Diciendo esto cayó al suelo, llorando.

Escuchando las noticias del Advenimiento del Señor, la casta esposa de Advaita Acharya Prabhu, Sri Sitadevi, quien es respetada como la madre del universo entero, empezó a llorar llena de alegría. Aunque el hijo de Advaita Acharya, Achyutananda, era solamente un niñito, él también lloró incesantemente. La casa de Advaita Acharya se transformó en la morada del amor por Krisna mientras que madre e hijo, rodeados por sus amigos y parientes, lloraban juntos llenos de júbilo.

Absorto en pensamientos del Señor Supremo, Advaita Acharya Prabhu trató de controlarse, pero incapaz de permanecer tranquilo, Su cuerpo se meció con un suave movimiento, y de nuevo preguntó a Ramai: «¿Qué me dijo el Señor?» Ramai contestó: «Ven de inmediato». Advaita Acharya dijo: «Escucha, Ramai Pandit, si Él es realmente mi adorable Señor Supremo, entonces dejémosle aparecer ante Mí para que diga la verdad. Si Él puede exhibir Su suprema opulencia y colocar Sus pies de loto sobre Mi cabeza, entonces Yo sabré que Él es el Señor de Mi corazón».

Ramai Pandit contestó; «Oh, Señor, ¿qué poder poseo para hablar? Si se me bendice, entonces con estos ojos veré los pasatiempos del Señor Supremo. Tu deseo es también el deseo del Señor, y Él ha encarnado debido a Ti».

Satisfecho con la respuesta de Ramai, Advaita Acharya empezó a prepararse para el viaje. «Prepárate de inmediato», le dijo a Su esposa, «Reúne los diversos enseres para la adoración y vayamos».

Sitadevi era una mujer casta y dedicada; poseía pleno conocimiento de la verdad acerca de los Pasatiempos y Aparición del Señor Chaitanya. Ella reunió incienso, guirnaldas, aceites perfumados, clavo, leche condensada, yogurt, mantequilla, alcanfor y hojas de betel y nueces para la adoración.

Advaita Acharya salió entonces con Su esposa y Ramai Pandit. Él le recordó a Ramai Pandit: «No le digas al Señor que he venido. Deseo averiguar la respuesta del Señor por lo que me esconderé en la casa de Nandana Acharya».

El Señor Visvambhar es la Superalma que reside en el corazón de todos, de modo que supo de inmediato del plan de Advaita Acharya. Entendiendo que Advaita Acharya Prabhu había llegado a Nabadwip, Él se dirigió hacia la casa de Shrivas Pandit. Por el arreglo del Señor, todos los devotos se reunieron allí.

Al ver al Señor en un humor contemplativo, los devotos permanecían silenciosos e inquietos. El Señor se levantó repentinamente rugiendo como un león. Fue a sentarse en el asiento de Sri Vishnu, el cual estaba en el altar. Él empezó a exclamar: «¡Naada ha llegado! ¡Naada ha llegado! Sé que Naada desea probar si soy realmente el Señor Supremo, la Superalma dentro del corazón de todos».

Nityananda Prabhu entendió el humor del Señor Chaitanya; por lo tanto, levantó la sombrilla y la sostuvo sobre la cabeza del Señor. Gadadhar Pandit, quien también era perceptivo del humor del Señor, le ofreció alcanfor y hojas de pan. Todos los devotos siguieron y adoraron al Señor con diversos ingredientes. Algunos ofrecieron oraciones al Señor, mientras que otros ofrecieron diversos servicios.

En medio de toda esta actividad, Ramai Pandit regresó. Antes de que Ramai pudiera hablar, el Señor dijo: «Naada te ha enviado para probarme». El Señor movió Su cabeza suavemente y dijo: «Naada ha llegado. Aunque Naada me conoce bien, siempre trata de probarme. Él está aquí en Nabadwip, en la casa de Nandana Acharya y te ha enviado para probarme. Ve rápidamente y traélo aquí de inmediato».

Ramai fue felizmente a buscar a Advaita Acharya Prabhu y le narró detalladamente todo. Advaita Acharya escuchó con dicha los incidentes que habían sucedido y fue a la casa de Shrivas Pandit considerando que Su plan había sido completado con éxito. Advaita Acharya quería que toda la Tierra supiera que el Señor Chaitanya es la Superalma y la ominipotente Suprema Personalidad de Dios. Ahora, el Señor Mismo había manifestado Su preeminencia.

Advaita Acharya y Su esposa se acercaron al Señor, ofreciendo repetidas reverencias desde una gran distancia mientras cantaban himnos en alabanza al Señor. Advaita Acharya Prabhu ahora se sentía plenamente satisfecho de estar viendo los intrépidos pies de loto de Su amado Señor, la más hermosa Personalidad en el universo entero.

La belleza de millones y millones de Cupidos parecía pálida y ordinaria al lado de la belleza del Señor. Su tez dorada era radiante y Su bienaventurada cara brillaba como millones de resplandecientes lunas llenas. El Señor posó Su mirada sobre Advaita Acharya, con gran afecto. Sus dos brazos, adornados con diversos ornamentos y joyas, parecían dos pilares dorados.

Su pecho estaba decorado con la marca Srivatsa y la gran joya Kaustubha colgaba libremente de Su pecho. De sus orejas colgaban aretes en forma de peces y alrededor de Su cuello se mecía la guirnalda Vaijayanti. Su ilimitada potente fuerza y brillo eclipsaban millones de soles. Ramaa, la Diosa de la Fortuna, siempre está ocupada en el servicio a Sus pies de loto, y Ananta Shesha sostiene la sombrilla sobre Su cabeza. Uno es puesto en un dilema para discernir cuáles son las uñas del Señor y cuáles son las gemas brillantes que los adornan. Él tocaba la flauta en una pose muy exquisita, curvada en tres lugares, y una encantadora sonrisa se manifestaba en Sus labios.

Advaita Acharya Prabhu vio que todo brillaba alrededor del Señor. El Señor, Sus devotos, los hermosos ornamentos que adornaban la forma trascendental del Señor, resplandecían. Él también vio al Señor Brahma de cuatro cabezas, al Señor Shiva de cinco cabezas y al Señor Kartikeya de seis cabezas, que le ofrecían reverencias, mientras que Narada Muni y Sukadev Goswami recitaban oraciones con reverencia.

Una extremadamente hermosa dama, Ganga Devi, le ofrecía reverencias al Señor, sentada en una carroza. En todo el derredor, los semidioses estaban ofreciendo alabanzas y oraciones al Señor. Volteando, vio que cientos y cientos de semidioses estaban postrados sobre el piso, cual largos eran, ofreciendo reverencias y repitiendo el nombre de Krisna.

Viendo esta maravillosa escena, Advaita Acharya Prabhu se levantó de Su postrada posición, mudo de asombro y reverencia. Enormes serpientes de innumerables cabezas, con sus capuchas levantadas, ofrecían himnos y oraciones al Señor. En otra dirección, vio muchas carrozas, caballos, elefantes y cisnes, los portadores de los semidioses. Innumerables esposas de los semidioses estaban de pie alrededor con lágrimas en sus ojos ofreciendo alabanza al Señor y cantando el nombre de Krisna. No había un espacio disponible en el cielo o en la tierra. En otra dirección, todos los grandes sabios ofrecían castas oraciones al Señor. Pasmados, Advaita Acharya y Su esposa estaban parados allí, sin habla.

El Señor Vishvambhar, el todo misericordioso Dios Supremo, miró a Advaita Acharya Prabhu y dijo: «He descendido a esta Tierra debido a Tu voto y a Tus continuos y devotos servicio y adoración. Yo estaba descansando en el Océano de Leche y Tus gritos Me despertaron. Eres tan misericordioso que no pudiste soportar los sufrimientos de la humanidad y por lo tanto Me trajiste aquí para aliviar sus sufrimientos. Todos estos semidioses, sabios, devotos y asociados que Me rodean, han aparecido en respuesta a Tus oraciones. Has hecho el arreglo para que todas las entidades vivientes miren a estos grandes devotos a quienes incluso el Señor Brahma constantemente recuerda».

Escuchando estas maravillosas palabras de los labios del Señor, Advaita Acharya levantó Sus manos y lloró junto con Su esposa. «Hoy, Mi vida se ha vuelto exitosa»,  dijo, «Todos mis sueños y deseos han quedado satisfechos. Viendo Tus pies de loto, Mi nacimiento y todas Mis actividades han cobrado sentido. Es por una buena fortuna ilimitada que puedo ver a esa Personalidad a quien incluso los Vedas jamás han visto y a quien, sin embargo, describen con palabras selectas. Oh, Señor, no soy capaz de nada. Todo está hecho de Tu misericordia. ¿Quién más sino Tú puede liberar a las entidades vivientes?» Las lágrimas rodaban en la cara de Advaita Acharya mientras hablaba.

«Ahora, lleva a cabo la adoración a Mí», dijo el Señor. Habiendo recibido la instrucción, Advaita Acharya Prabhu comenzó a adorar los pies de loto del Señor con gran éxtasis. Primero, lavó los pies de loto del Señor con aguas perfumadas y luego los cubrió con aceite excelentemente perfumado. Él sumergió tulasi mañjaris en la pasta de sándalo y las colocó en los pies de loto del Señor. Luego, mientras lágrimas de amor fluían sin restricción de Sus ojos, Él empezó a ofrecer adoración con flores, esencias, incienso, olíbano y lámparas.

Luego, ofeció una lámpara de cinco flamas mientras cantaba oraciones, tras lo cual todos glorificaron jubilosamente al Señor. Él continuó la adoración al Señor en forma estricta conforme a los mandatos de las Escrituras, ofreciendo dieciséis tipos de parafernalia, así como también guirnaldas de flores, ropas y ornamentos. Luego, glorificó al Señor con el verso: «Oh, mi Señor, Tú eres el bienqueriente de las vacas y los bráhmanas, y de toda la sociedad humana y el mundo».

Advaita Acharya Prabhu ofreció Su adoración con este verso y luego empezó a recitar versos de las Escrituras en alabanza al Señor Supremo: «Todas las glorias, todas las glorias al Señor del corazón de todos, el Señor Vishvambhar. ¡Todas las glorias al Señro Gaurachandra, el océano de la misericordia! ¡Todas las glorias al Señor Chaitanya Mahaprabhu, la fuente de todas las Encarnaciones! Él viene para confirmar que Sus devotos siempre están en lo correcto. ¡Todas las glorias a Él, quien siempre siente gran alegría al contemplar la exquisita belleza de Laksmi Devi! ¡Todas las glorias al Señor que está decorado con la marca de Srivatsa y que está decorado con la joya Kaustubha!

»¡Todas las glorias al Señor Vishvambhar quien está propagando el canto del Mahamantra: Hare Krisna Hare Krisna Krisna Krisna Hare Hare; Hare Rama Hare Rama Rama Rama Hare Hare. Todas las glorias a Él, pues manifiesta los Pasatiempos de un devoto puro solo para enseñar a las entidades vivientes el proceso del servicio devocional con entrega a Él.

»Todas las glorias a Sri Mahaprabhu quien yace en el lecho de Ananta Shesha. Todas las glorias, todas las glorias al único Supremo Refugio de todas las entidades vivientes. Oh, mi Señor, Tú eres el Señor Vishnu. Tú eres Krisna y eres Narayan. Eres eterno y has aparecido como Matsya, Kurma, Varaha y Vamana. Eres el Señor Ramachandra, la vida de Madre Janaki, y quien destruye a todos los demonios. Le diste una bendición a la Chandala Guhaka, y liberaste a Madre Devahuti.

»Apareciste como el Señor Nrishimhadev solo para proteger a Tu amado Prahlad Maharaj, y en esa Encarnación aniquilaste a su padre, Hiranyakasipu. Eres la joya más preciosa de los Vedas, y el mejor de los bráhmanas. Has aparecido en Nilachala en Tu forma de Deidad para recibir la adoración de las entidades vivientes.

»Los cuatro Vedas te buscan y aunque te escondes de ellos, has misericordiosamente aparecido aquí en Nabadwip. Oh, Señor, eres muy experto en ocultarte, pero Tus devotos puros son igual de expertos en descubrite y revelarte. Has aparecido para propagar el canto de los Santos Nombres de Krisna, en congregación. Esto no tiene precedentes y en toda la creación, no hay nada igual a Ti.

»El néctar de Tus pies de loto sacía y embriaga al Señor Shiva y a Parvati. Ramaa, la Dios de la Fortuna, continuamente ofrecer servicio a Tus pies de loto, con gran cuidado, y grandes sabios cantan incesantemente en alabanza a Tus pies de loto.

»El Señor Brahma te adora con gran respeto y reverencia, y todos los Sruti, Smriti y shastras puránicos, glorifican Tus pies de loto. En Tu forma de Vamana, con Tus pies de loto cubriste el universo entero hasta Satyaloka, y Bali Maharaj entregó Su vida y alma, poniendo su cabeza a Tus pies.

»El sagrado Ganga emana de Tus pies de loto, y el Señor Shiva se siente enormemente afortunado en sostener sobre Su cabeza las aguas del Ganga».

La inteligencia de Advaita Acharya es millones de veces más grande que la de Brihaspati. Así, Él estaba plenamente consciente de la posición absoluta y trascendental del Señor Chaitanya. Humedecido por Sus propias lágrimas, Advaita Acharya Prabhu glorificó al Señor y cayó postrado ante Él, buscando el refugio de Sus pies de loto.

El Señor Gauranga es la Suprema Personalidad de Dios, la Superalma que reside en el corazón de cada entidad viviente. Él levantó Sus pies de loto y los colocó sobre la cabeza de Advaita Acharya Prabhu. Viendo esto, los devotos empezaron a glorificar al Señor con sonidos de victoria. Ellos, colmados de júbilo, llenaron el espacio con el sonido del Santo Nombre del Señor: «¡Hari! ¡Hari!»

Los devotos perdieron el control de sí mismos. Algunos de ellos rodaron por el suelo, muchos aplaudieron de manera tumultuosa, mientras otros se abrazaban y algunos solo gritaban fuertemente. Advaita Acharya y Su esposa sintieron que todos Sus deseos estaban ahora satisfechos debido a que el Señor Chaitanya había colocado Sus pies de loto sobre la cabeza de Advaita.

El Señor Chaitanya instruyó a Advaita Acharya Prabhu: «¡Oh, Naada! Canta Mis glorias y baila en el kirtan». Felizmente, Advaita Acharya Prabhu comenzó a bailar con gran devoción. Alguien empezó un kirtan dulce, melodioso, y Advaita Acharya Prabhu continuó bailando con éxtasis en frente del Señor Chaitanya. A veces, Su baile era enloquecido y en otras, Él bailaba graciosamente con movimientos delicados.

A veces, Él se sentía muy humilde y se movía sosteniendo una paja entre sus dientes. A veces, giraba y saltaba en el aire, y luego al caer en el suelo, rodaba hacia un lado y al otro. En otros momentos, Él respiraba profunda y rápidamente, y caía inconsciente con éxtasis.

Una diversidad de humores devocionales lo invadieron mientras bailaba con éxtasis, reciprocando espontáneamente con el humor del kirtan. Finalmente, se calmó silenciosamente como un sumiso servidor del Señor. Es imposible trasmitir este inconcebible y trascendental Pasatiempo.

Advaita Acharya Prabhu entonces corrió al lado del Señor Chaitanya. Viendo al Señor Nityananda, arqueó Sus cejas, y Nityananda Prabhu empezó a reírse. Advaita Acharya Prabhu dijo: «Es maravilloso que estés aquí Nitai. Por mucho tiempo no hubo rastro de Ti. Ahora, si tratas de ir a alguna parte, Yo te ataré». A veces, Advaita se dirigía a Nityananda como “Prabhu” y a veces como “borracho”.

El Señor Nityananda reía con el comportamiento de Advaita Achraya Prabhu. Aunque ahora, en el Chaitanya-lila, Ellos han aparecido en dos formas diferentes, en los Pasatiempos de Sri Krisna, ellos son la misma Personalidad. Ya he hablado previamente de cómo Nityananda sirve a Chaitanya de diversas maneras, con gran satisfacción.

Para este propósito, Él se expandió en muchas formas. En algunas formas, Él describe las glorias del Señor. En otras, Él medita en el Señor, dentro de Su corazón. A veces, Él se manifiesta como la sombrilla del Señor y la cama, mientras que, en otra forma, Él canta dulcemente el Santo Nombre del Señor.

Únicamente los más afortunados pueden entender que en esta Encarnación Nityananda Prabhu y Advaita Acharya Prabhu no son diferentes. En el curso de Sus Pasatiempos, cualesquiera argumentos o diferencias que tienen entre Ellos son todos el inconcebible y trascendental comportamiento del Señor Supremo. La manera en que Ellos sirven al Señor Chaitanya con gran éxtasis es similar, en humor, al servicio de Ananta Shesha y el Señor Shiva. Esas personas ignorantes —quienes no entienden el significado de las riñas de Nityananda Prabhu y Advaita Acharya Prabhu, y de porqué adoptan una posición contraria uno frente al otro—, y que critican a uno y alaban al otro, ellas están destinadas a perecer.

El baile de Advaita Acharya Prabhu fascinó a todos los devotos y llenó su corazón con alegría extática. Cuando el Señor Chaitanya le instruyó a Advaita Acharya Prabhu que dejara de bailar, Él de inmediato fue a sentarse, aceptando la instrucción del Señor con el máximo respeto. El Señor Chaitanya entonces enguirnaldó a Advaita Acharya con una guirnalda de Su propio cuello, y sonriendo dijo: «Pide una bendición, Advaita Acharya».

Advaita Acharya permaneció en silencio, pero el Señor Visvambhar insistió que pidiera una bendición. Advaita Acharya contestó: «¿Qué más bendición puedo pedir?»

«Lo que quise, ya lo he recibido. Ya que has mirado personalmente Mi baile, el deseo de Mi corazón ha sido satisfecho. ¿Qué más puedo pedir de Mi Señor? Te he visto en persona —eso es lo que importa—. Tú lo sabes todo; Tú has visto todo con Tu opulencia trascendental. Tú sabes lo que deseo y lo que no deseo».

Inclinando Su cabeza a un lado, el Señor Visvambhar dijo: «He aparecido debido a Ti. Propagaré el canto del Santo Nombre en cada hogar de manera que el universo entero pueda bailar, cantar Mis glorias. Prometo que distribuiré Krisna-prema a todos. Ese servicio devocional que es deseado, adorado y en el que medita el Señor Brahma, el Señor Shiva y Narada Muni, ahora será otorgado gratuitamente».

Advaita Acharya Prabhu dijo: «Si distribuyes Krisna-prema, entonces, dáselo también a las mujeres, los sudras, los caídos y la gente ignorante. Sin embargo, esas personas pecaminosas que se han embriagado con la erudición, la riqueza y la familia material, etc. y que en consecuencia no respetan a Tus devotos o el proceso del servicio devocional a Ti, que ardan en el fuego del infierno. Que todos los demás, incluyendo los chandalas, bailen en éxtasis, cantando Tu Santo Nombre».

Apreciando las palabras de Advaita Acharya, el Señor gritó fuertemente: «Todo lo que has dicho es Verdad. Que el mundo entero sea testigo de Tu misericordia sobre las ignorantes y caídas almas condicionadas».

Mientras la baja clase de los chandalas está bailando en éxtasis, cantando el nombre del Señor, los bráhmanas eruditos como los Bhattas, los Misras, los Chakravartis y otros, solo están criticando al Señor Chaitanya. Esos eruditos ateos han estudiado atentamente las Escrituras y se sienten orgullosos, pensando que las dominan, pero su orgullo ciertamente ha destruido su inteligencia y su entendimiento correcto de los Vedas. Esa gente critica al Señor Nityananda sin entender Sus Pasatiempos trascendentales, llamando así a su propia muerte.

He descrito en este capítulo como el universo entero recibió Krisna-prema por la misericordia de Sri Advaita Acharya Prabhu. Las discusiones esotéricas entre el Señor Chaitanya, el Señor Nityananda y Advaita Acharya Prabhu únicamente le son conocidas a Sri Saraswati, la Diosa de la Sabiduría. Ella aparece en los labios de todos los devotos puros del Señor y canta las ilimitadas glorias y Pasatiempos del Señor.

Ofrezco mis reverencias a los pies de loto de todos los Vaisnavas de manera que Yo pueda quedar libre de todo pecado y ofensas.

Sri Krisna Chaitanya y el Señor Nityananda son mi vida y alma. Yo, Vrindavan Das, humildemente ofrezco este canto a Sus pies de loto.

 

Comentarios