Herā-pañcamī: Śrī Śrī Lakṣmī Vijaya-utsava, en Śrī Purī Dhāma.

“La Opulencia de Vraja”

(Svarūpa Dāmodara explica la supremacía de la tierra natal de Kṛṣṇa a Śrīvāsa hākura)

Śrīla Bhakti Sundar Govinda Dev-Gosvāmī Mahārāja a menudo citó y disfrutó esta sección del ‘Śrī Caitanya-caritāmta’ (Madhya-līlā, Capítulo 14, Versos 106-257), el cual es hablado durante el festival ‘Lakmī-Vijaya’ en el día del ‘Hera-Pañcamī’ en Śrī Purī Dhāma.

— Sabiendo que se acercaba el festival de Herā-pañcamī, el rey Pratāparudra habló con gran atención con Kāśī Miśra.

— «Mañana se celebrará la ceremonia de Herā-pañcamī, también llamada Lakṣmī-vijaya. Organiza un festival como nunca antes se haya celebrado.»

SIGNIFICADO: El festival de Herā-pañcamī se celebra cinco días después del festival de Ratha-yātrā. El Señor Jagannātha ha dejado a Su esposa, la diosa de la fortuna, y Se ha ido a Vṛndāvana, que es el templo de Guṇḍicā. Sintiendo separación del Señor, la diosa de la fortuna decide ir a ver al Señor a Guṇḍicā. La celebración de la llegada de la diosa de la fortuna a Guṇḍicā es Herā-pañcamī. A veces, los ativāīs escriben, incorrectamente, Harā-pañcamī. La palabra herā significa «ver», y se refiere a que la diosa de la fortuna va a ver al Señor Jagannātha. La palabra pañcamī se refiere al «quinto día», y se emplea porque se celebra el quinto día de la Luna.

— El rey Pratāparudra dijo: «Organiza el festival de un modo tan suntuoso que Śrī Caitanya Mahāprabhu, al verlo, quede maravillado y plenamente complacido.

— «Usa tantas telas estampadas, campanillas, sombrillas y cāmaras como puedas encontrar, tanto en mi almacén como en el almacén de la Deidad.

— «Reúne todo tipo de banderas y campanillas, grandes y pequeñas. Después adorna el palanquín y dispón varios grupos de música y de danza que lo acompañen. De esa forma, decora el palanquín de forma muy atractiva.

— «También debes doblar la cantidad de prasādam. Haz una cantidad que sobrepase incluso la del festival de Ratha-yātrā.

— «Organiza el festival de manera que Śrī Caitanya Mahāprabhu pueda ir con Sus devotos a visitar a la Deidad libremente y sin dificultad.»

— Por la mañana, Śrī Caitanya Mahāprabhu fue con Sus devotos personales a ver al Señor Jagannātha en Sundarācala.

— A continuación, Śrī Caitanya Mahāprabhu y Sus devotos personales regresaron a Nīlācala llenos de ansiedad por ver el festival de Herā-pañcamī.

— Kāśī Miśra recibió a Caitanya Mahāprabhu con mucho respeto y, llevando al Señor y a Sus acompañantes a un lugar escogido, les hizo sentarse.

— Después de sentarse, Śrī Caitanya Mahāprabhu quiso escuchar acerca de una determinada melosidad de servicio devocional; por eso, sonriendo dulcemente, comenzó a hacer preguntas a Svarūpa Dāmodara.

— «Aunque el Señor Jagannātha disfruta de Sus pasatiempos en Dvārakā-dhāma, y aunque allí, de modo natural, manifiesta una generosidad sublime, una vez al año tiene ilimitados deseos de ver Vṛndāvana.»

— Señalando los jardines vecinos, Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Todos esos jardines son exactamente como Vṛndāvana; por eso el Señor Jagannātha siente un gran deseo de verlos de nuevo.

— «Externamente da la excusa de que quiere participar en el festival de Ratha-yātrā, pero en realidad quiere marcharse de Jagannātha Purī para ir a Sundarācala, al templo de Guṇḍicā, una réplica de Vṛndāvana.

— «Allí, en los floridos jardines, el Señor disfruta noche y día de Sus pasatiempos. Pero, ¿por qué no lleva consigo a Lakṣmīdevī, la diosa de la fortuna?

— Svarūpa Dāmodara contestó: «Mi querido Señor, por favor, escucha la razón de eso. Lakṣmīdevī, la diosa de la fortuna, no puede ser admitida en los pasatiempos de Vṛndāvana.

— «En los pasatiempos de Vṛndāvana, las únicas que asisten a Kṛṣṇa son las gopīs. Excepto las gopīs, nadie puede atraer Su mente.»

— El Señor dijo: «Poniendo como excusa el festival de los carros, Kṛṣṇa va allí con Subhadrā y Baladeva.

— «Todos los pasatiempos con las gopīs que tienen lugar en estos jardines son éxtasis muy íntimos del Señor Kṛṣṇa. Nadie los conoce.

— «En los pasatiempos de Kṛṣṇa no hay nada de malo. Siendo así, ¿por qué se enfada la diosa de la fortuna?»

— Svarūpa Dāmodara contestó: «Cuando una muchacha se enamora, su naturaleza es enfadarse tan pronto como descubre alguna desatención por parte de su amado».

— Mientras Svarūpa Dāmodara y Śrī Caitanya Mahāprabhu hablaban, la procesión de la diosa de la fortuna pasó a su lado. Ella iba montada en un palanquín dorado llevado por cuatro hombres y adornado con muchas joyas.

— El palanquín iba rodeado también por personas con sombrillas, abanicos cāmara y banderas; iba precedido por músicos y bailarinas.

— Las sirvientas llevaban cántaros de agua, abanicos cāmara y cajas para nueces de betel. Había cientos de sirvientas, todas ellas vestidas de forma muy atractiva y con collares muy valiosos.

— Con actitud airada, la diosa de la fortuna llegó a la puerta principal del templo acompañada de muchos miembros de su familia, todos los cuales exhibían una opulencia extraordinaria.

— Cuando llegó la procesión, las sirvientas de la diosa de la fortuna comenzaron a apresar a los principales sirvientes del Señor Jagannātha.

— Las sirvientas ataron a los sirvientes de Jagannātha, les esposaron y les hicieron postrarse a los pies de loto de la diosa de la fortuna. En verdad, les arrestaron como a ladrones a quienes se despoja de todas sus riquezas.

— Cuando se postraron a los pies de loto de la diosa de la fortuna, los sirvientes quedaron casi inconscientes. Castigados, fueron objeto de bromas y de lenguaje soez.

— Cuando los acompañantes de Śrī Caitanya Mahāprabhu vieron a las sirvientas de la diosa de la fortuna mostrarse tan desvergonzadas, se cubrieron la cara con las manos y sonrieron.

— Svarūpa Dāmodara dijo: «En los tres mundos no hay orgullo egoísta como éste. Yo, por lo menos, nunca he visto ni oído nada semejante.

— «Una mujer que se siente olvidada y desengañada, por orgullo egoísta se quita todas las alhajas y, muy triste, se sienta en el suelo, haciendo rayas con las uñas de los pies.

— «He escuchado que Satyabhāmā, la más orgullosa de las reinas de Kṛṣṇa, mostraba ese tipo de orgullo y también las gopīs de Vṛndāvana, que son el receptáculo de todas las melosidades trascendentales.

— «Pero, en el caso de la diosa de la fortuna, veo un tipo de orgullo distinto. Ella manifiesta sus propias opulencias, e incluso va con sus soldados a atacar a su esposo.»

— Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Por favor, háblame de los distintos tipos de orgullo egoísta que se manifiestan en Vṛndāvana». Svarūpa Dāmodara contestó: «El orgullo de las gopīs es como un río que tiene cientos de afluentes.

— «Las características y las modalidades del amor son distintas en distintas mujeres. El enfado debido a los celos también adopta diversas formas y cualidades.

— «No es posible una exposición completa de los distintos tipos de enfado por celos que manifiestan las gopīs, pero unos cuantos principios pueden servir de guía.

— «Tres son los tipos de mujeres que sienten ese enfado debido a los celos: las mujeres sobrias, las mujeres inquietas, y las mujeres sobrias y, a la vez, inquietas.

— «La heroína sobria, cuando ve a su héroe acercarse en la distancia, inmediatamente se levanta para recibirle. Cuando él está cerca, inmediatamente le ofrece un lugar para sentarse.

— «La heroína sobria oculta su enfado en el corazón, y por fuera habla con palabras dulces. Cuando su amado la abraza, ella le devuelve el abrazo.

— «La amante sobria tiene un comportamiento muy simple. Oculta el enfado producto de los celos en el corazón, pero, con sonrisas y palabras dulces, rechaza las insinuaciones de su amado.

— «En cambio, la heroína inquieta a veces riñe a su amado con palabras crueles, a veces le tira de las orejas y a veces le ata con un collar de flores.

— «La heroína en quien se combinan sobriedad e inquietud, siempre hace bromas con palabras equívocas. A veces alaba a su amado, a veces le insulta, y a veces permanece indiferente.

— «También se puede clasificar a las heroínas en cautivadas, intermedias y desvergonzadas. La heroína cautivada no sabe mucho de las enrevesadas complejidades del enfado que se debe a los celos.

— «La heroína cautivada, simplemente se cubre la cara y llora sin parar. Cuando su amado le dice unas palabras dulces, vuelve a sentirse satisfecha.

— «Las heroínas intermedia y desvergonzada pueden dividirse en sobrias, inquietas, o sobrias e inquietas a la vez. Todavía pueden hacerse otras tres divisiones de sus características.

— «Algunas de esas heroínas son muy habladoras, otras son mansas y otras equilibradas. Cada heroína, conforme a su propio carácter, aumenta el éxtasis amoroso de Śrī Kṛṣṇa.

— «Las gopīs, aunque unas son habladoras, otras mansas y otras equilibradas, son todas trascendentales e intachables. Ellas complacen a Kṛṣṇa con sus características particulares.»

— Escuchando las palabras de Svarūpa Dāmodara, Śrī Caitanya Mahāprabhu sintió una felicidad ilimitada; una y otra vez le pedía que continuase hablando.

— Dāmodara Gosvāmī dijo: «Kṛṣṇa es el amo y señor de todas las melosidades trascendentales, y es quien saborea todas las melosidades trascendentales, y Su cuerpo está hecho de bienaventuranza trascendental.

— «Kṛṣṇa está lleno de amor extático y siempre subordinado al amor de Sus devotos. Las gopīs son muy expertas en el amor puro y en los intercambios de melosidad trascendental.

— «En el amor de las gopīs no hay defecto ni adulteración; por eso, ellas dan a Kṛṣṇa el placer más elevado.

— «“El Señor Śrī Kṛṣṇa, que es la Verdad Absoluta, disfrutó de Su danza rāsa cada noche durante la estación del otoño. Él realizaba esta danza bajo la luz de la Luna, con plenitud de melosidades trascendentales. Empleaba palabras poéticas y Se rodeaba de mujeres que sentían muchísima atracción por Él.”

— «Las gopīs pueden dividirse en dos grupos: el ala derecha y el ala izquierda. Las dos alas llevan a Kṛṣṇa a saborear melosidades trascendentales con diversas manifestaciones de amor extático.

— «De todas las gopīs, Śrīmatī Rādhārāṇī es la principal. Ella es una mina de joyas de amor extático y la fuente de todas las melosidades conyugales trascendentales purificadas.

— «Rādhārāṇī es adolescente, y Su carácter es equilibrado. Ella está siempre profundamente absorta en amor extático y siempre siente con la actitud de una gopī del ala izquierda.

— «Como es una gopī del ala izquierda, tiene siempre a flor de piel Su genio de mujer, pero Kṛṣṇa obtiene bienaventuranza trascendental de Sus actividades.

— «“El curso de los amoríos entre un chico y una chica es por naturaleza retorcido, como los movimientos de una serpiente. Debido a ello, entre un chico y una chica surgen dos tipos de enfado: enfado con causa, y enfado sin causa.”»

— Escuchando estas explicaciones, Śrī Caitanya Mahāprabhu veía crecer el océano de Su bienaventuranza trascendental. Por eso dijo a Svarūpa Dāmodara: «Sigue hablando, sigue hablando». Así, Svarūpa Dāmodara continuó.

— «El amor de Śrīmatī Rādhārāṇī es un éxtasis muy avanzado. Todos Sus tratos son completamente puros y están libres de todo rastro material. En verdad, Sus tratos son diez veces más puros que el oro.

— «Cuando Rādhārāṇī tiene oportunidad de ver a Kṛṣṇa, Su cuerpo se adorna de repente con diversas alhajas de éxtasis.

— «Entre los ornamentos trascendentales del cuerpo de Śrīmatī Rādhārāṇī están los ocho signos trascendentales, sāttvikas, los treinta y tres vyabhicārībhāvas, comenzando con harṣa, el júbilo de amor natural, y los veinte bhāvas o adornos emocionales extáticos.

— «Algunos de los signos cuya explicación crítica se da en los versos siguientes son kilakiñcita, kuṭṭamita, vilāsa, lalita, vivvoka, moṭṭāyita, maugdhya y cakita.

— «Cuando el cuerpo de Śrīmatī Rādhārāṇī manifiesta los adornos de muchos signos extáticos, en el océano de la felicidad de Kṛṣṇa inmediatamente se manifiestan olas trascendentales.

— «Escucha ahora una explicación de algunos éxtasis, comenzando con kila-kiñcita. Con esos adornos extáticos, Śrīmatī Rādhārāṇī encanta la mente de Kṛṣṇa.

— «Cuando Śrī Kṛṣṇa ve a Śrīmatī Rādhārāṇī y quiere tocar Su cuerpo, Le prohíbe ir al lugar por donde se cruza el río Yamunā.

— «Acercándose a Ella, Kṛṣṇa prohíbe a Śrīmatī Rādhārāṇī recoger flores. A veces también La toca frente a Sus amigas.

— «En esas ocasiones, surgen los signos extáticos de kila-kiñcita. Primero hay júbilo de amor extático, que es la causa original de esos signos.

— «“Orgullo, ambición, sollozos, sonrisas, envidia, temor y enfado son los siete signos de éxtasis amoroso que se manifestaron en un jubiloso echarse atrás. Esos signos reciben el nombre de kila-kiñcita-bhāva”.

— «Hay otros siete signos de éxtasis trascendental; cuando se combinan en el plano del júbilo, el conjunto recibe el nombre de mahā-bhāva.

— «Lo siete elementos que componen mahā-bhāva son: orgullo, ambición, miedo, llanto artificial seco, enfado, envidia y dulces sonrisas.

— «Hay ocho signos de amor extático en el plano del júbilo trascendental; cuando se combinan y Kṛṣṇa los saborea, la mente del Señor está completamente satisfecha.

— «En verdad, se los compara a una combinación de yogur, azúcar cande, ghī, miel, pimienta negra, alcanfor y cardamomo, que, cuando se mezclan, son muy dulces y sabrosos.

— «El Señor Śrī Kṛṣṇa Se siente miles de miles de veces más satisfecho cuando ve la cara de Rādhārāṇī iluminada con esa combinación de amor extático que cuando Se une directamente con Ella.

— «“Que la visión del éxtasis kila-kiñcita de Śrīmatī Rādhārāṇī, que es como un ramo de flores, traiga buena fortuna a todos. Cuando Śrī Kṛṣṇa obstruyó el paso de Rādhārāṇī al dāna-ghāṭi, en el corazón de Ella surgió la risa. Sus ojos, de pronto brillantes, derramaron lágrimas frescas quedando así enrojecidos. Debido a Su dulce relación con Kṛṣṇa, Sus ojos estaban llenos de entusiasmo, y cuando Su llanto se apagó, parecía aún más hermosa.”

— «“Agitada por las lágrimas, Śrīmatī Rādhārāṇī tenía los ojos teñidos de rojo, como el horizonte oriental al salir el Sol. Sus labios comenzaron a moverse con júbilo y deseo lujurioso. Sus cejas se curvaron, y Su cara de loto sonrió dulcemente. Al ver aquella emoción manifestada en la cara de Rādhārāṇī, el Señor Śrī Kṛṣṇa Se sintió un millón de veces más feliz que cuando La abrazaba. En verdad, la felicidad del Señor Śrī Kṛṣṇa no tiene nada de mundano.”»

— Al escuchar esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se sintió muy feliz, y, absorto en esa felicidad, abrazó a Svarūpa Dāmodara Gosvāmī.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu pidió entonces a Svarūpa Dāmodara: «Por favor, habla de los adornos extáticos que embellecen el cuerpo de Śrīmatī Rādhārāṇī, con los cuales encanta la mente de Śrī Govinda».

— Ante este ruego, Svarūpa Dāmodara siguió hablando. Todos los devotos de Śrī Caitanya Mahāprabhu se sintieron muy felices de escucharle.

— «A veces, cuando está sentada o cuando va a Vṛndāvana, Śrīmatī Rādhārāṇī ve a Kṛṣṇa.

— «Los diversos signos de éxtasis que se manifiestan en ese momento se denominan vilāsa.

— «“Los diversos signos de éxtasis que se manifiestan en la cara, los ojos y las demás partes del cuerpo de la mujer, así como la manera en que se mueve, está de pie o se sienta cuando se encuentra con su amado, se denominan vilāsa.”»

— Svarūpa Dāmodara dijo: «Timidez, júbilo, ambición, respeto, temor y las características de las gopīs del ala izquierda son signos de éxtasis que se combinan para agitar a Śrīmatī Rādhārāṇī.

— «“Cuando Śrīmatī Rādhārāṇī vio al Señor Kṛṣṇa directamente ante Ella, detuvo Su paso y adoptó una actitud de enfrentamiento. Aunque escondía Su rostro tras el ligero velo azul de Su vestido, Sus ojos, grandes, curvados y resplandecientes, se turbaron. Así Se adornó con las galas de vilāsa, y Su belleza aumentó para dar placer a Śrī Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios.”

— «Cuando Śrīmatī Rādhārāṇī está ante Kṛṣṇa, Su figura aparece doblada en tres lugares: el cuello, la cintura y las piernas, y Sus cejas danzan.

— «Cuando la cara y los ojos de Śrīmatī Rādhārāṇī reflejan un despertar de los diversos rasgos extáticos apropiados para una actitud femenina encantadora, se manifiesta el adorno lalita.

— «“Cuando los rasgos corporales se curvan de forma delicada y experta, y cuando las cejas están muy inquietas y hermosas, el adorno que se manifiesta es el encanto femenino, que recibe el nombre de lalita-alaṅkāra.”

— «Si ocurre que el Señor Śrī Kṛṣṇa ve a Śrīmatī Rādhārāṇī embellecida con esos adornos lalita, los dos desean ansiosamente estar juntos.

— «“Cuando Śrīmatī Rādhārāṇī estaba engalanada con el adorno de lalita-alaṅkāra, en Su cuello, Sus rodillas y Su cintura se manifestó una atractiva curva, sólo para aumentar el amor de Śrī Kṛṣṇa. La causa de ello fue Su timidez y Su aparente deseo de evitar a Kṛṣṇa. Los inquietos movimientos de Sus cejas podrían vencer al poderoso arco de Cupido. Para aumentar la alegría de Su amado, Su cuerpo estaba embellecido con los adornos de lalita-alaṅkāra.”

— «Cuando Kṛṣṇa avanza hacia Ella y sujeta ávidamente el borde de Su sārī, Śrīmatī Rādhārāṇī en realidad Se siente muy complacida, pero externamente trata de impedírselo.

— «Esa actitud extática de Śrīmatī Rādhārāṇī se denomina kuṭṭamita. Cuando se manifiesta ese adorno extático, Ella externamente trata de evitar a Kṛṣṇa y aparenta estar enfadada, pero por dentro Se siente muy feliz.

— «“Cuando Kṛṣṇa Se aferra al borde de Su sārī y al velo que Le cubre la cara, Ella externamente parece ofendida y enfadada, pero en el corazón Se siente muy feliz. Los sabios eruditos llaman kuṭṭamita a esa actitud.”

— «Aunque Śrīmatī Rādhārāṇī contenía a Kṛṣṇa con la mano, internamente pensaba: “Que Kṛṣṇa satisfaga Sus deseos”. De ese modo, por dentro estaba muy complacida, aunque por fuera mostraba enfado y oposición.

— «Śrīmatī Rādhārāṇī manifiesta externamente un tipo de llanto sin lágrimas, como si estuviese ofendida. Luego sonríe dulcemente y reprende al Señor Kṛṣṇa.

— «“En realidad, Ella no desea detener los esfuerzos de Kṛṣṇa por tocar Su cuerpo con las manos; aun así, Śrīmatī Rādhārāṇī, cuyos muslos son como la trompa de un bebé elefante, protesta ante Su atrevimiento y, sonriendo dulcemente, Le reprende. En esas ocasiones, llora sin que ninguna lágrima corra por Su encantador rostro.”

— «De ese modo, Śrīmatī Rādhārāṇī Se adorna y embellece con diversos signos de éxtasis, que atraen la mente de Śrī Kṛṣṇa.

— «No es en absoluto posible narrar los ilimitados pasatiempos de Śrī Kṛṣṇa, aunque Él mismo trata de hacerlo en Su encarnación de Sahasra-vadana, Śeṣa Nāga, el de las mil bocas.»

— En ese momento, Śrīvāsa Ṭhākura sonrió y dijo a Svarūpa Dāmodara: «Mi querido señor, escucha, por favor. ¡Mira la gran opulencia de mi diosa de la fortuna!

— «En lo que a opulencia se refiere, en Vṛndāvana no hay más que unas pocas flores y ramitas, algunos minerales de las colinas, unas plumas de pavo real y la planta guñjā.

— «Jagannātha decidió visitar Vṛndāvana, y así lo hizo. Al saberlo, la diosa de la fortuna sintió inquietud y celos.

— «Ella se preguntaba: “¿Por qué el Señor Jagannātha abandona toda esta opulencia para ir a Vṛndāvana?”. Para hacer de Él el hazmerreír de todos, la diosa de la fortuna dispuso una decoración muy suntuosa.

— «Entonces, las sirvientas de la diosa de la fortuna dijeron a los sirvientes del Señor Jagannātha: “¿Por qué abandona vuestro Señor Jagannātha la gran opulencia de la diosa de la fortuna, y, por unas cuantas hojas, flores y frutas, Se va a ver el jardín de flores de Śrīmatī Rādhārāṇī?

— «“Vuestro amo es tan experto en todo… ¿Por qué hace estas cosas? Ahora traed a vuestro amo ante la diosa de la fortuna.”

— «De ese modo, las sirvientas de la diosa de la fortuna apresaron a los sirvientes de Jagannātha, les ataron por la cintura y les llevaron ante la diosa de la fortuna.

— «Cuando las sirvientas de la diosa de la fortuna llevaron a los sirvientes del Señor Jagannātha ante los pies de loto de su ama, los sirvientes del Señor fueron multados y obligados a someterse.

— «Las sirvientas la emprendieron a bastonazos con el carro del Ratha, y trataron a los sirvientes del Señor Jagannātha prácticamente como a ladrones.

— «Finalmente, todos los sirvientes del Señor Jagannātha se sometieron a la diosa de la fortuna con las manos juntas, asegurándole que al día siguiente traerían al Señor Jagannātha ante ella.

— «Así apaciguada, la diosa de la fortuna regresó a sus habitaciones. ¡No tenéis más que ver! La opulencia de mi diosa de la fortuna está más allá de toda descripción.»

— Śrīvāsa Ṭhākura se dirigió entonces a Svarūpa Dāmodara: «Tus gopīs se dedican a hervir leche y a batirla para hacer yogur, pero mi señora, la diosa de la fortuna, se sienta en un trono de joyas y piedras preciosas».

— Śrīvāsa Ṭhākura, que disfrutaba de los sentimientos de Nārada Muni, bromeó de esta forma. Al escucharle, todos los sirvientes personales de Śrī Caitanya Mahāprabhu sonrieron.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo entonces a Śrīvāsa Ṭhākura: «Mi querido Śrīvāsa, tu naturaleza es idéntica a la de Nārada Muni. Te está influenciando directamente la opulencia de la Suprema Personalidad de Dios.

— «Svarūpa Dāmodara es un devoto puro de Vṛndāvana. Él ni siquiera sabe qué es la opulencia, pues está simplemente absorto en servicio devocional puro.»

— Svarūpa Dāmodara replicó entonces: «Mi querido Śrīvāsa, por favor, escúchame con atención. Tú has olvidado la opulencia trascendental de Vṛndāvana.

— «La opulencia natural de Vṛndāvana es como un océano. Frente a ella, la opulencia de Dvārakā y de Vaikuṇṭha no es ni una gota.

— «Śrī Kṛṣṇa es la Suprema Personalidad de Dios, pleno de toda opulencia, y Sus opulencias sólo se manifiestan de forma completa en Vṛndāvana-dhāma.

— «Vṛndāvana-dhāma está hecho de piedra de toque trascendental. Toda su superficie es fuente de toda clase de piedras preciosas, y allí la piedra cintāmaṇi se usa para adornar los pies de loto de las sirvientas de Vṛndāvana.

— «Vṛndāvana es un bosque natural de enredaderas y árboles de deseos; de esos árboles de deseos, los habitantes no quieren nada más que las frutas y las flores.

— «En Vṛndāvana hay una ilimitada cantidad de vacas que satisfacen todos los deseos [kāmadhenus]. Van pastando de bosque en bosque y solamente dan leche. La gente no quiere nada más.

— «En Vṛndāvana, el habla natural de la gente suena como música, y su forma natural de moverse parece una danza.

— El agua de Vṛndāvana es néctar, y la refulgencia brahmajyoti, que rebosa bienaventuranza trascendental, se percibe allí directamente en su propia forma.

— «Allí las gopīs también son diosas de la fortuna, y superan a la diosa de la fortuna que habita en Vaikuṇṭha. En Vṛndāvana, el Señor Kṛṣṇa está siempre tocando Su flauta trascendental, que es Su querida compañera.

— «“Las doncellas de Vṛndāvana, las gopīs, son diosas de la fortuna en grado sumo. El disfrutador de Vṛndāvana es la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa. Allí los árboles son todos árboles cumplidores de deseos, y la tierra está hecha de piedra de toque trascendental. Toda el agua es néctar, hablar es una canción, caminar, una danza, y la compañía constante de Kṛṣṇa es Su flauta. La refulgencia de bienaventuranza trascendental se percibe por todas partes. Por lo tanto, Vṛndāvana-dhāma es la única morada digna de saborearse.”

SIGNIFICADO: Esta cita es del Brahmā-sahitā (5.56).

— «“Las ajorcas tobilleras de las doncellas de Vrajabhūmi están hechas de piedra cintāmaṇi. Los árboles son árboles cumplidores de deseos, y producen las flores con que se adornan las gopīs. También hay vacas cumplidoras de deseos [kāma-dhenus], que dan ilimitadas cantidades de leche. Esas vacas constituyen la riqueza de Vṛndāvana. De ese modo, la opulencia de Vṛndāvana se manifiesta en forma bienaventurada.”»

SIGNIFICADO: Este verso, de Bilvamaṅgala Ṭhākura, se cita en el Bhakti-rasāmta-sīndhu (2.1.173).

— Śrīvāsa Ṭhākura comenzó entonces a danzar lleno de amor extático. Hacía ruidos con las palmas de las manos en las axilas, y se reía en voz muy alta.

— De este modo, Śrī Caitanya Mahāprabhu escuchó esas disertaciones acerca de la melosidad trascendental pura de Śrīmatī Rādhārāṇī. Absorto en éxtasis trascendental, el Señor Se puso a danzar.

— Mientras Śrī Caitanya Mahāprabhu danzaba con amor extático y Svarūpa Dāmodara cantaba, el Señor dijo: «¡Sigue cantando! ¡Sigue cantando!». Entonces, el Señor Se puso a escuchar con gran atención.

— Así pues, escuchando las canciones de Vṛndāvana, despertó el amor extático de Śrī Caitanya Mahāprabhu. De ese modo, el Señor inundó Puruṣottama, Jagannātha Purī, de amor por Dios.

— Finalmente, la diosa de la fortuna regresó a sus habitaciones. Mientras Śrī Caitanya Mahāprabhu danzaba, fue transcurriendo el tiempo y pasó el mediodía.

— Después de tanto cantar, los cuatro grupos de saṅkīrtana se fueron sintiendo fatigados, pero el amor extático de Śrī Caitanya Mahāprabhu se había duplicado.

— Mientras danzaba absorto en el amor extático de Śrīmatī Rādhārāṇī, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se manifestó en la forma de Rādhārāṇī. Al ver esto desde un lugar alejado, Nityānanda Prabhu ofreció oraciones.

— Al ver el amor extático de Śrī Caitanya Mahāprabhu, Nityānanda Prabhu, en lugar de acercarse a Él, Se quedó a una cierta distancia.

— Solamente Nityānanda Prabhu podía sujetar a Śrī Caitanya Mahāprabhu, pero los sentimientos de éxtasis del Señor no se interrumpían. Al mismo tiempo, no se podía continuar con el kīrtana.

— Svarūpa Dāmodara informó entonces al Señor de que todos los devotos estaban fatigados. Al ver esa situación, Śrī Caitanya Mahāprabhu recobró la conciencia externa.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu entró entonces en el jardín de flores con todos Sus devotos. Tras descansar allí durante algún tiempo, tomó Su baño del mediodía.

— Entonces llegaron toda clase de alimentos ofrecidos a Śrī Jagannātha en grandes cantidades, así como muchos otros ofrecidos a la diosa de la fortuna.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu terminó Su almuerzo. Al atardecer, después de bañarse, fue a ver al Señor Jagannātha.

— Al ver al Señor Jagannātha, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se puso inmediatamente a cantar y danzar. Después, acompañado por Sus devotos, el Señor disfrutó jugando en el lago Narendra-sarovara.

— Después, Śrī Caitanya Mahāprabhu entró en el jardín de flores y comió. De ese modo, realizó continuamente todo tipo de pasatiempos durante ocho días.

— Al día siguiente, el Señor Jagannātha salió del templo y, montando en el carro, regresó a Su propia morada.

— Como antes, Śrī Caitanya Mahāprabhu y Sus devotos volvieron a cantar y danzar con gran placer.

— Durante el Pāṇḍu-vijaya, transportaron al Señor Jagannātha a pulso; mientras Le llevaban, un haz de cuerdas de seda se rompió.

— Cuando Se traslada la Deidad de Jagannātha, cada cierta distancia se Le posa en cojines de algodón. Cuando se rompieron las cuerdas, los cojines de algodón se rompieron también con el peso del Señor Jagannātha, y el algodón salió despedido por el aire.

— Rāmānanda Vasu y Satyarāja Khāna habían venido de Kulīna-grāma, y Śrī Caitanya Mahāprabhu, con mucho respeto, les dio las siguientes órdenes a.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu ordenó a Rāmānanda Vasu y a Satyarāja Khān que adorasen aquellas cuerdas, y que, cada año, trajesen cuerdas de seda de su aldea.

— Tras decirles esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu les mostró las cuerdas de seda rotas diciendo: «Tomadlas como muestra. Vosotros debéis hacer unas cuerdas mucho más fuertes».

— Śrī Caitanya Mahāprabhu informó entonces a Rāmānanda Vasu y a Satyarāja Khān de que aquella cuerda era la morada del Señor Śeṣa, que Se expande en diez formas y sirve a la Suprema Personalidad de Dios.

— Al recibir esas órdenes del Señor sobre cómo ofrecer aquel servicio, los afortunados Satyarāja y Rāmānanda Vasu se sintieron muy complacidos.

— A partir de entonces, cada año, cuando se limpiaba el templo de Guṇḍicā, Satyarāja y Rāmānanda Vasu venían con los demás devotos y, muy complacidos, traían cuerdas de seda.

— Fue así como el Señor Jagannātha regresó a Su templo y Se sentó en Su trono, mientras Śrī Caitanya Mahāprabhu regresaba con Sus devotos a Su alojamiento.

— De ese modo, Śrī Caitanya Mahāprabhu mostró la ceremonia de Ratha-yātrā a Sus devotos y representó con ellos los pasatiempos de Vṛndāvana.

— Los pasatiempos del Señor Caitanya son ilimitados y no tienen fin. Ni siquiera Sahasra-vadana, el Señor Śeṣa, puede encontrar el límite de Sus pasatiempos.

— Orando a los pies de loto de Śrī Rūpa y Śrī Raghunātha, siempre deseando su misericordia, yo, Kṛṣṇadāsa, narro el Śrī Caitanya-caritāmṛta, siguiendo sus pasos.

 

 

Comentarios