Festival en el lugar de la Aparición de Śrīla Bhakti Rakṣaka Śrīdhara Deva Gosvāmī Mahārāja, Śrīpata Hapaniya y Gran Festival por la Aparición de las Deidades Śrī Śrī Guru-Gaurāṅga-Rādhā-Gopīnāthajīu.

Todas las Glorias a Śrī Guru y a Śrī Gaurāṅga.

“Un día en Hapaniya.”

Octubre del 1989, Festival del Advenimiento de Oṁ Viṣṇupāda Paramahaṁsa Parivrajakācārya-varya Sarva–śāstra-siddhānta-vit Asttotara-sata-Śrī Śrīmad Bhakti Rakṣaka Śrīdhara Deva-Gosvāmī Mahārāja.

(Como fue publicado en Śrī Caitanya Sarasvatī, Vol. 1, editado por Śrīpāda Svarūpānanda Prabhu.)

Una charla ofrecida por O Viṣṇupāda Śrīla Bhakti Sundar Deva-Gosvāmī Mahārāja, Sevaite Presidente Ācārya del Śrī Caitanya Sārasvata Mah y sus filiales alrededor del mundo.

Ofrezco mis reverencias a mis respetables hermanos y hermanas espirituales, y a los aldeanos de Sri Hapaniya. Hoy, felizmente vinimos a Śrī-Pat Hapaniya Dhāma. Nuestro destino es Goloka, aunque puede que no sepamos donde está Goloka. Sin embargo, debemos saber que la morada de Goloka se ha manifestado personalmente en este mundo como la morada del Divino Maestro, la residencia de los devotos y el Templo donde se adoran las Deidades. Hoy, ya sea que lo percibamos o no, hemos arribado a este lugar santo el cual no es diferente de Goloka-dhāma.

Hace muchos años, trajimos a nuestro Divino Maestro de vuelta aquí, a Hapaniya, el lugar de su Advenimiento. Tuvimos un propósito, al igual que los residentes de esta aldea, todos querían tener una vez más la compañía de Guru Mahārāja, ya que habían transcurrido muchísimos años desde que Guru Mahārāja dejara su familia para aceptar la orden de vida de renuncia, sannyasa, y luego fuera a predicar por toda la India. Posteriormente Śrīla Bhakti Siddhānta Sarasvatī Ṭhākura partió de este mundo, y Guru Mahārāja permaneció en Vṛndāvana, Gokula y Śrī Navadvīpa Dhāma. Los miembros de su familia, especialmente sus hermanos Sriyukta Mani Babu y Sriyukta Amar Babu, trataron lo mejor que pudieron de traer a Guru Mahārāja de vuelta a su ‘pueblo natal’ Hapaniya, sin embargo, él no tuvo la intención de venir y nunca accedió a su propuesta.

Más tarde, por la petición de los hermanos espirituales de Guru Mahārāja: Parama-Pūjyapāda Śrīla Jayāvar Mahārāja, Paramahaṁsa Mahārāja, Madhusūdana Mahārāja, etc., de todos los Vaiṣṇavas que tenían mucho respeto y afecto por él, finalmente accedió a venir aquí por uno o dos días.

Mi intención implícita a través de todo esto fue localizar el lugar exacto donde Guru Mahārāja había nacido. Pensé que únicamente él podría indicarlo. Nadie más podría hacerlo debido a que todos eran más jóvenes que él. Él era el mayor de todos los que quedaban de su familia en la aldea, y además, su memoria era la más perspicaz de todas. Por lo tanto, consideré que solo él podía señalar con precisión el lugar de su nacimiento.

Cuando Jāyāvar Mahārāja y otros hermanos espirituales de Guru Mahārāja, y yo mismo, le hicimos la petición a Guru Mahārāja de que volviera una vez más aquí, también Kṛṣṇa dāsa Bābājī Mahārāja apoyó con gran entusiasmo nuestra propuesta. Personalmente, manifestó mucho anhelo de que Guru Mahārāja viniera.

Nuestros muy venerados Sriyukta Mani Babu y Sriyukta Amar Babu manifestaron mucho entusiasmo. Igualmente, Sriyukta Satyen Babu, Sriyukta Bon Babu, muchos otros distinguidos brāhmaas y almas piadosas de esta aldea, junto con sus familias, todos mostraron mucho afán. Jóvenes y ancianos, todos, hasta un caballero anciano musulmán, que vivía cerca también expresó su deseo sincero de que Guru Mahārāja fuera traído una vez más de vuelta aquí. De este modo, todos propiciaron a Guru Mahārāja, y por fin accedió.

Un día memorable.

Cuando Guru Mahārāja llegó aquí, le pedí que señalara el lugar de su nacimiento. Guru Mahārāja accedió contento a hacerlo, y el preciso lugar, directamente frente a nosotros, donde ahora presiden misericordiosamente Śrī Śrī Guru-Gaurāṅga-Rādhā-Gopīnāthajīu, fue señalado por él como el lugar exacto de su nacimiento.

Ese día colectamos 6 mil rupias para construir aquí un modesto lugar de adoración, que indicara el sitio.

Todos los venerables hermanos espirituales de Srila Guru Maharaja que también se encontraban presentes, misericordiosamente me dieron sus contribuciones. Luego, a petición de Kṛṣṇa dāsa Bābājī Mahārāja, Jayāvar Mahārāja y otros, Mani Babu registró un título de propiedad de ese lugar y me lo entregó. Aunque ese fue un principio muy modesto, me sentí enormemente estimulado con las bendiciones y la asociación de los hermanos espirituales de Guru Mahārāja y de mis hermanos espirituales. Sriyukta Amar Babu aceptó la completa responsabilidad del proyecto, y de una manera muy humilde tratamos de levantar un pequeño templo solo para la adoración de la fotografía de Guru Mahārāja. Originalmente, no había templo para la Deidad, ni ningún Nat-Mandir.

Gradualmente, los devotos fueron cada vez más entusiastas en dar contribuciones, y después de ocho años consideré que con el permiso de nuestro Guru Mahārāja, sería posible construir un Templo e instalar Deidades aquí.

Guru Mahārāja también se sintió muy contento al escuchar que yo quería instalar Deidades. Dijo: “Estoy seguro de que no tendrás dificultad en ocupar un buen sacerdote, invitar a los Vaiṣṇavas y organizar un gran festival para la instalación de las Deidades. Pero después de eso, ¿cómo alimentarás a tus Deidades? No es un asunto de uno o dos años, es un servicio eterno. Por lo tanto, primero trata de hacer un arreglo permanente para la adoración de las Deidades”.

Nacimiento de un Asrama.

Por las bendiciones de Guru Mahārāja y mediante el afecto de mis hermanos espirituales, hubo suficientes facilidades para que hiciera los arreglos para las ofrendas y la adoración regular de las Deidades. Así que, tomando las instrucciones de Guru Mahārāja, con la guía de sus hermanos espirituales, instalamos las Deidades de Śrī Śrī Guru-Gaurāṅga-Rādhā-Gopīnāthajīu.

A partir de entonces, celebramos cuatro grandes festivales cada año, y continuamos con la adoración diaria de las Deidades, conforme a las regulaciones de las Escrituras.

Guru Mahārāja le dio el nombre de Rādhā-Gopīnāthajīu a las Deidades. Este nombre nos trae siempre el recuerdo de Madhavendra Puri.

Mādhavendra Purī recibió las abundantes bendiciones y el prasādam de arroz dulce de Gopīnāthajīu en Remuna. Así que, Guru Mahārāja expresó que ya que la Deidad se había manifestado aquí como Gopīnāthajīu, teníamos que ver que le fuera ofrecido todos los días un buen arroz dulce (Paramanna).

Gradualmente, se manifestaron el Templo y el Nat-Mandir, por las bendiciones de Guru Mahārāja y el afecto de los devotos. El hermano de Guru Mahārāja, Śrīpāda Amar Babu, junto con su familia, constantemente sirve a este Math. Guru Mahārāja nombró a este Maṭh el “Śrī Caitanya Sārasvata Aśrama”, y hasta el presente, marcha muy feliz y perfectamente, bajo la guía de Amar Babu. Al igual que en el Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh, diariamente son llevadas a cabo todas las funciones espirituales, y los devotos y los aldeanos vienen de todas partes para ver a Gopīnāthajīu. Cientos de aldeanos llegan para los festivales tales como Rādhāstami y Kṛṣṇa-janmastami. En Janmastami, vienen para la adoración de Gopīnāthajīu, y observan ayuno todo el día. Al siguiente día, para el gran festival conocido como Nandotsava, a este Maṭh asisten de cinco a seis mil personas, y felizmente toman prasadam. Todos ellos cooperan muy bien con nosotros. De esta manera, el servicio a Gopīnāthajīu se ha vuelto muy glorioso. También nos sentimos muy felices debido a que se han cumplido las instrucciones de Guru Mahārāja de hacer estos programas de servicio. Hoy, ustedes han visto también el nuevo terreno que adquirimos, y el estanque al cual hemos llamado “Santi-sarovara”. Ahora, allí estamos cultivando nuestras propias cosechas. Los devotos del Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh visitan este sitio de manera regular, especialmente para Gaura-purnima, Guru-pūjā y Janmastami, y se sienten muy felices al ver el servicio a Gopīnāthajīu y de tomar Su Prasādam, y experimentan éxtasis trascendental. De ese modo, nuestro servicio está siempre progresando con la bondadosa asistencia de los devotos.

Hoy muchos de ustedes vinieron de nuevo, y este año mi programa es un poco diferente. La forma de Guru Mahārāja es trascendental, nunca mundana, y en el sagrado Día de Su Advenimiento lo adoramos de la misma manera que al Señor Kṛṣṇa o a Mahāprabhu. Por lo tanto, pienso que después del festival del Día de Aparición, el cual observamos ayer en Navadvīpa, el día de hoy debemos observar aquí un festival para Guru Mahārāja, de la misma manera que el Nandotsava, el festival celebrado por Nanda Mahārāja el día posterior al Nacimiento de Kṛṣṇa. Todo aquí es trascendental, y si podemos tener la visión para verlo, nos beneficiaremos espiritualmente. De este modo, tratamos de satisfacer el deseo de los Vaiṣṇavas excelsos.

El nombre de esta aldea es “Hapaniya”, lo cual significa “agua dulce”. Un lugar que produce agua dulce es llamado “Hapaniya”. Paniya significa “aquello que se bebe”. Hoy bebimos aquí agua de cocos verdes y experimentamos su dulzura. A causa de estos cocos llenos de agua dulce, este lugar ha sido llamado “Hapaniya”.

Un hijo de ese suelo.

Otro sentimiento se despierta también en mí cuando me encuentro en Hapaniya, el de ser hijo de esta aldea. Tal vez en el pasado fui un residente de esta aldea. No sé por qué, pero cuandoquiera que vengo aquí me siento parte de esta aldea. Tal vez se debe al afecto de los miembros de la familia de Guru Mahārāja. Vine aquí por primera vez cuando tenía 17 años. En ese entonces, Mani Babu, Amar Babu y sus familias fueron muy afectuosos conmigo y derramaron sus bendiciones sobre mí; y la hermana de Guru Mahārāja, que ahora vive en el Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh de Navadvīpa, me aceptó como su hijo. Con tantas cosas combinadas me siento como un hijo de esta aldea. He estado yendo y viniendo a esta aldea desde hace unos 42 años.

Guru Mahārāja mismo era tan afectuosos conmigo, que no le gustaba que estuviera lejos de él ni siquiera unas cuantas horas. A veces, cuando iba a Calcuta, Guru Mahārāja enviaba en bicicleta a un hermano espiritual, por un atajo, para que me interceptara en el puente y me pidiera que regresara. “Trae de regreso a Govinda Mahārāja; no me siento bien”. Esto sucedió muchas veces. A veces, aunque hubiera un trabajo importante en Calcuta, enviaría a alguien en bicicleta con la orden: “Tráelo inmediatamente de regreso”. Pero cuandoquiera que tenía que venir a Hapaniya, Guru Mahārāja, muy felizmente me otorgaba siempre el permiso. Aunque no se encontrara con muy buena salud, su humor cambiaba y se mostraba muy complacido. Siempre me animaba a venir a Hapaniya. Pero muchas vece cuando me dirigía a Calcuta, me llamaba para que me regresara. Por lo tanto, estoy muy apegado a Hapaniya Dhama.

Tras la manifestación de la Deidad, a veces Guru Mahārāja me preguntaba, cuando estaba a punto de salir rumbo a Hapaniya: “¿A dónde vas?”. Yo le contestaba: “Voy a mi Maṭh”. Guru Mahārāja disfrutaba de ello, y riendo decía: “¡Oh! ¿Hapaniya es tu Maṭh? Está bien. Puedes ir”. El humor de Guru Mahārāja era muy dichoso si yo ofrecía servicio a la Deidad de Rādhā-Gopīnāthajīu. Es por esto que me he vuelto cada vez más entusiasta en servir a la Deidad. También, muchos de mis hermanos espirituales. Especialmente puedo mencionar que Śrīpāda Yudhamanyu Seva Vikrāma Prabhu y Śrīpāda Aravinda Locana Seva Sundar Prabhu me asisten muchísimo en el servicio (seva) de Hapaniya. Muchos otros hermanos espirituales también me ayudan. Cuandoquiera que los devotos escuchan que su contribución la utilizamos para Hapaniya, sus corazones sienten paz y felicidad.

Aquí disfrutamos muy libremente. Cuando estoy en Calcuta tengo responsabilidades importantes, y en el Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh tampoco me veo libre de ansiedad. Pero en Hapaniya, experimento mucha paz en el corazón. He venido aquí semanal o quincenalmente. Aunque no permanezco mucho tiempo, aprecio estar aquí.

Así que ahora llegaron hasta este mismo lugar, Hapaniya, donde Guru Mahārāja se manifestó al mundo, donde todos los árboles, todos los animales, todos los hombre, las mujeres, todo es trascendental. Incluso los vegetales son trascendentales. Pero es necesario comer con un cuerpo trascendental, de otro modo, ¿cómo podemos digerir?

Ese día que venimos aquí con Guru Mahārāja, tuvimos una humilde reunión en este mismo sitio. Solo se levantó una lona por encima de nosotros, a manera de refugio. Nos sentamos en el piso, y Guru Mahārāja se sentó en una silla. Habló sobre varios ślokas. En ese entonces, fue mi gran fortuna escuchar por primera vez un śloka especial de mi Guru Mahārāja. Él quería inyectar en nuestros corazones el sentimiento de que habíamos llegado a la sagrada morada.

Él nos dijo: “Aquí todo es trascendental y muy auspiciosos. Si pueden verlo de esa manera, se beneficiaran. Recuperarán su vida trascendental, y también, obtendrán el servicio a Śrīmatī Rādhārāṇī”. De esta manera, aquí Guru Mahārāja nos dio sus bendiciones ese día, y siempre hemos de recordarlo. He tratado de hablar un poco acerca de las Glorias de Guru Mahārāja, para Su satisfacción, y sé que si puedo ver el significado de su śloka, mi oración alcanzará su destino muy fácilmente.

Ahora están ofreciendo a las Deidades. Después del Bhoga-ārati tomaremos felizmente el Prasādam de Rādhā-Gopīnāthajīu, Giridhārījīu y nuestro Guru Mahārāja. Este es mi deseo y mi oración. Mis reverencias a todos ustedes los aldeanos, los sannyāsīs y los brahmacārīs, etc.

¡Jaya Oṁ Viṣṇupāda Paramahaṁsa-Parivrajakācārya-varya Astottara-sata-śrī Śrīmad Bhakti Rakṣaka Śrīdhara Deva Gosvāmī Mahārāja; ki, jaya!

¡Tadiya Avirbhava-bhumi Śrīpata Hapaniya; ki, jaya!

¡Jaya Śrī Śrī Guru-Gaurāṅga-Rādhā-Gopīnāthajīu!

¡Tadiya Bhoga-ārati; ki jaya!

¡Jaya Śrīpāda Ananga Mohana Prabhu; ki jaya!

¡Jaya Gauri Mātādevī; ki jaya!

¡Jaya Śrī Upendracandra Vidyarātna; ki, jaya!

¡Jaya samaveta Vaiṣṇava-Maṇḍala; ki, jaya!

¡Samaveta Bhakta-vṛnda; ki, jaya!

¡Harināma-saṅkīrtana; ki, jaya!

¡Gaura-premanande, Hari bol!

 

Comentarios