Festival por la Aparición del Āchārya y Sevaite-Presidente del Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh, Ananta-śrī-vibhūṣita Oṁ Viṣṇupāda Paramahaṁsa-kula-cūḍāmaṇy Viśva-vareṇya Śrī Śrīmad Bhakti Nirmala Āchāryya Mahārāja.

Sucesor Sevaite-Presidente-Ācārya del Śrī Caitanya Sārasvata Mah.

pūjya-śrī-guru-varga-vandita-mahābhāvānvitāyā sadā
paurvāparya-paramparā-prachalita-prājya-pramūrtāk
te
bhakter nirmala-nirjharasya nibh
ta sarakaka sādaram
vande śrī-gurudevam ānata-śirā āchārya-varyam nijam

“Me inclino en reverencia eterna a mi Gurudeva, el mejor de los Ācāryas, Śrīla Bhakti Nirmal Ācāryya Mahārāja. Él es el siempre vigilante, guardián incondicional de la corriente de la devoción pura cuya forma más elevada fluye de nuestro más adorable Śrī Rūpānuga Guru-varga, en su dedicación exclusiva a Mahābhāva, Śrīmatī Rādhārāṇī.”

preraka prāchya pāśchātya śiyānā bhakti-vartmai
bhakti-nirmalam-ācharyya-swāmina
pranamāmy aham

“Ofrezco mis respetuosas reverencias a Svāmī Bhakti Nirmal Ācāryya, quien está inspirando enérgicamente a todos los discípulos de Oriente y Occidente en el camino de la devoción pura.” 

tāra priya manonita, ācāra-pracāre rata bhakti-nirmala śrī-Ācāryya nāma

“El más querido discípulo y elegido como sucesor de Śrīla Bhakti Sundar Govinda Dev-Gosvāmī Mahārāja quien está siempre devotamente dedicado en practicar y predicar Su concepción divina de la devoción pura, es conocido por el nombre de Śrīla Bhakti Nirmala Ācāryya Mahārāja.”

Una breve biografía.

Oṁ Viṣṇupāda Śrīla Bhakti Nirmal Ācārya Mahārāja es el Sucesor Presidente Sevaite-Ācārya del Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh, nombrado públicamente por Śrīla Bhakti Sundar Govinda Dev-Gosvāmī Mahārāja en su declaración de la gran asamblea internacional en Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh en su Śrī Vyāsa-Pūjā, el día 4 de diciembre del 2009.

Śrīla Ācārya Mahārāja entró en las puertas del Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh en 1992, y pesar de ser tanto abogado como un profesor cualificado, inmediatamente cortó toda relación con las obligaciones externas y puso su cabeza con una fe firme y convicción a los  pies de loto de Śrīla Govinda Mahārāja, con una intensidad que nunca ha vacilado.

Desde el comienzo mismo de su adhesión al Maṭh, Śrīla Ācārya Mahārāja ha servido con gran sinceridad, entusiasmo y energía, y dentro de sólo dos años Śrīla Govinda Mahārāja, personalmente comenzó a confiarle mayores responsabilidades y un papel dentro de la gestión del Maṭh.

En 1999, a petición reiterada de Su Divina Gracia Śrīla Govinda Mahārāja, Śrīla Ācārya Mahārāja aceptó la orden de vida sannyāsa. A partir de ese momento temprano Śrīla Govinda Mahārāja comenzó a expresar su consideración de Śrīla Ācārya Mahārāja como el candidato más adecuado para el futuro puesto de sucesor Sevaite Presidente Ācārya del Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh.

Con los años, Śrīla Ācārya Mahārāja sirvió intensa y fielmente a Śrīla Govinda Mahārāja en todos los aspectos del funcionamiento del Templo. Śrīla Govinda Mahārāja lo ocupó en ayudar con la construcción de los cuatro pisos del edificio del Centenario Memorial ‘Seva-Kuñja’ de Śrīla B.R. Śrīdhara Dev-Gosvāmī Mahārāja, que abrió sus puertas en 1995.

Al estar complacido de ver su capacidad y estado de ánimo, Śrīla Govinda Mahārāja confió a Śrīla Ācārya Mahārāja toda la construcción y el desarrollo que ha tenido lugar en el Math desde entonces. Estos proyectos incluyen el Śrī Govinda-kuṇḍa y el Mandir en el centro del Kuṇḍa, cumpliendo así un deseo acariciado tanto por Śrīla Śrīdhara Mahārāja y Śrīla Govinda Mahārāja; los tres pisos del Seva Āśrama junto al Kuṇḍa, y la casa de huéspedes de cinco pisos adyacente ‘Sevak Bhavan’, con más de sesenta habitaciones para peregrinos y huéspedes.

Śrīla Ācārya Mahārāja construyó el hermoso templo y āśrama en Śrīpat Bamunpara, y él complació enormemente Śrīla Gurudeva Śrīla Govinda Mahārāja, por hacer nuestra gran Maṭh en Ekachakra, el lugar de Aparición de Śrī Nityānanda Prabhu. Śrīla Govinda Mahārāja manifestó que por esto, Śrīla Gurudeva era capaz de servir a Śrī Nityānanda Prabhu durante sus últimos días antes de desaparecer de este mundo.

Además, Śrīla Ācārya Mahārāja supervisa varios proyectos y centros más pequeños asociados al Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh, mientras que el mismo está constantemente comprometido en la práctica, y la amplia predicación. Él regularmente dirige de pueblo en pueblo la predica en Bengala Occidental, da conferencias públicas frecuentes, y por medio de estas actividades entusiastas muchos miles de peregrinos se unen ahora a los principales festivales anuales del Śrī Caitanya Sārasvata Maṭh.

Śrīla Ācārya Mahārāja también ha seguido y desarrollado la peregrinación anual Kārtika a Govardhan y Vṛndāvana, y la peregrinación anual Ratha-Yātrā de Śrī Purī, en la que  asisten devotos tanto de India como del extranjero.

Śrīla Ācārya Mahārāja también ha ampliado su prédica a nivel internacional. Śrīla Govinda Mahārāja llevó a Śrīla Ācārya Mahārāja con él en una serie de Viajes Mundiales, y en años posteriores, cuando Śrīla Govinda Mahārāja estaba físicamente imposibilitado para ir él mismo en varias ocasiones, envió a Śrīla Ācārya Mahārāja en su nombre, teniendo en cuenta que su discípulo más querido podría hacer lo que él ya no podía hacer.

Śrīla Ācārya Mahārāja sigue dando gran alimento a los seguidores de todo el mundo del Śrī Caitanya Sārasvata Math. Junto con los sannyāsīs mayores de la Misión, bendecido por Śrīla Govinda Mahārāja para ayudar a guiar a los devotos occidentales, el estado de humor devocional sin igual de Śrīla Ācārya Mahārāja y la predica dinámica, tanto en la India como en el extranjero es una inspiración muy valiosa y refugio para todos los buscadores sinceros de todo el mundo.

Una Autobiografía.

…Tuvimos una gran familia unida, compuesta de unas 150 personas, y cantábamos el Santo Nombre, pero sólo en días especiales. La familia no seguimos la tradición Gauīya-Vaiṣṇava. Mi padre era un hombre político a quien no le gustaba la religión. Mi madre era de una familia religiosa, pero ella no lo era  en una concepción adecuada.

Recuerdo que cuando tenía unos 10 años me levantaba todos los días muy temprano por la mañana, me punía un dhotī, e iba a nuestro pequeño templo familiar para leer el ‘Śrīmad Bhāgavad-gītā’. A mi padre no le gustaba y castigó a mi madre por esto; pero aun así yo iba, en secreto.

Luego, al cabo de unos años, me fui a estudiar a un colegio y después a la Universidad. Cuando la terminé y pasé los exámenes de post-grado, empecé a enseñar matemáticas en un colegio. El hermano de mi madre me dijo: “¿Por qué no te quedas en Bangladesh? Todas las personas aquí son musulmanas, pero no todas son religiosas. Tu puedes ir a la India.”

Me quedé unos días en la casa paterna, donde mi tío se hospedaba, y luego mi tío me consiguió un trabajo en Calcuta. Él era un comisionado de impuesto sobre la renta en Calcuta, una persona muy prominente, y conocía a un principal de la universidad. Así es como me dieron el trabajo de profesor de tiempo parcial. Allí comencé a dar conferencias sobre matemáticas y física.

Entonces, mi tío materno me dijo que su padre, quien es mi abuelo, siempre había querido que me convirtiera en un abogado o un juez, y él me animó para empezar a estudiar leyes. Así, estudié en la noche y enseñé durante el día, todo en la misma universidad. Estudié así durante tres años y recibí el grado LLB (Licenciado en Derecho), después de lo cual lleve mis prácticas con un abogado de alto nivel en la Corte de Alipore, y veces en el Tribunal Superior de Calcuta. Y continué dando conferencias en la universidad.

En ese momento yo tenía unos 27 años de edad. Mi madre siempre me castigaba y me presionaba para casarme. Todos mis hermanos y primos ya se habían casado, pero internamente ya había decidido que yo no iba a hacerlo. Había visto cómo la gente de la familia sufría mucho, y yo no quería hacer eso. Yo pensé: “Yo puedo cuidar de mí mismo, puedo cocinar mi propia comida, entonces ¿por qué iba yo a querer ganar dinero con tanto trabajo y gastarlo en alguna señora? ¿Para qué?”

Un día llegué de la corte y vi que mi madre no había cocinado para mí. Ella me dijo: “No te vas a casar, ¿quién va a cocinar para ti?” Ella me castigó de nuevo ese día y me escapé de la casa.

Alquilé una casa cerca de Navadvīpa, en Śrīrampura, Distrito de Burdwan. Está a cinco minutos, a pie, de la estación de tren de Navadvīpa. Hice un gran centro en esa casa, ‘Centro de Entrenamiento Desafiador’, y enseñé ahí, privadamente. Enseñé a chicos (desde 15 años de edad hasta graduados; postgrado) las matemáticas, la física, la química, la gramática del inglés, gramática bengalí, geografía, historia. Hice un tablero de muestra donde escribí que podía enseñar todas las materias, y cuando lo vieron quedaron impresionados: “¡Oh, un profesor que puede enseñar todas las asignaturas! ¡Yo quiero ir!”

A veces, algunos chicos y chicas de la universidad venían y me preguntaban acerca de mi grado. Yo les dije que era M. Sc. (Maestro de Ciencias) en matemáticas;  luego, ellos me desafiaron para explicar la gramática del inglés, y se las explique fácilmente. Así, de esta manera, comencé a enseñar allí. Dentro de los 15 días después de la apertura de ese centro, yo ya estaba enseñando a 250 estudiantes. Me gustaba empezar temprano en la mañana, a las 5 a.m., y continuar hasta las altas horas de la noche, hasta las 12. En ese tiempo gané mucho dinero (alrededor de 200.000 rupias) -50 rupias por estudiante. También ejercí la abogacía en la Corte de Kṛṣṇa-Nāgara de vez en cuando, ya que tenía certificado de ley.

Luego, una vez no pude dormir en toda la noche. Cuando ya me estaba dando un poco de sueño, alguien me llamó: “¡Govinda Mahārāja está solo! Cuida de Él.” Y estuve pensando e indagando: “¿Quién es Govinda Mahārāja? ¿Quién es Él?” Yo no sé…Era como ‘ākāśa-dhvani’, un sonido que viene del cielo. Y toda la noche ese sonido siguió viniendo a mí.

Al día siguiente era domingo. Era un día de fiesta y yo no enseñé ese día (algunos estudiantes fueron, pero yo los regresé). Nunca me lavaba los dientes fuera, pero ese día tomé mi cepillo de dientes y me fui, vistiendo un punjabi. Caminé desde Śrīrampura hasta el puente de Gaurāṅga-Setu, y todo el tiempo me quedé pensando: “¿Quién es ese Govinda Mahārāja? ¿Quién es ese? ¿Qué era ese sonido que escuché?” Desde el puente vi las cúpulas del templo y me pregunté: “¿Qué templo es este? Quiero ir a verlo.” Y llegué al templo.

La puerta principal no siempre estaba abierta como ahora, ya que en ese tiempo todos los caminos eran de lodo, sin ladrillos ni nada, y cuando un coche o un tractor pasaban, había lodo por todas partes. Por lo tanto, me senté al lado de esa puerta de hierro con chapa de acero, donde ahora está la tienda de libros (en ese tiempo todavía no estaba). Yo estaba sentado y pensativo.

Una hora más tarde, un brahmacārī salió. Me vio y me preguntó: “¿Quién eres?” Yo le dije que vivía cerca y que era de un pueblo cerca de Kolkata. Me preguntó a qué me dedicaba, y yo le dije que era profesor particular y abogado. Luego, él se fue.

Después vi a un brahmacārī de edad avanzada -el gerente del templo en ese tiempo. Había alguien pescando en el Govinda-Kuṇḍa, y ese brahmacārī se escondía para agarrar al pescador. Atrapó a ese chico y lo castigó tanto. El muchacho le rogó que le devolviera su gancho, disculpándose y prometiéndo no volver a hacerlo…

Luego, a las 3:00 en punto, el brahmacārī regresó. Más tarde me enteré de que había venido desde Hapaniya Dhāma. En ese momento yo nunca había oído hablar de Hapaniya. Se sorprendió al verme de nuevo:

-“¡Todavía estás sentado aquí! ¿Ya tomaste prasādam?”

“¿Qué es prasādam?”

-“¡Comida! Es nuestra comida.”

“¡Oh, nadie me dijo que podía conseguir algo de comida!…” Yo ni siquiera sabía lo que era prasādam y estaba muy hambriento -Vine temprano en la mañana, pero ya eran las tres, y no había comido nada.

Él me llevó consigo. En ese momento, el lugar del prasādam estaba donde ahora está la sala de almacenamiento, y había un plato con prasādam reservado para él. Él me dio un plato y puso la mitad de su prasādam en el mío. Yo le dije: “¡Prabhu, es muy poco para usted!” Pero él insistió, y yo comí. Después de eso, él me mostró los alrededores del templo y me habló sobre el mismo. No había tantos edificios en esa época. Me mostró el templo principal, el samādhi-mandir de Śrīla Śrīdhara Mahārāja y algunos otros edificios.

Después, él me dijo: “Tú eres un chico bueno y educado. ¿Por qué no te quedas en el templo? Tú no te vas a casar, entonces ¿por qué vas a volver a tu casa y a enseñar a las personas? ¿Para qué ganas dinero? Tu puedes permanecer en el templo.” Y le preguntó al gerente del templo si me podía quedar. En un principio el gerente no estaba de acuerdo: “Él es un abogado, ¿qué va a hacer aquí?” Pero el brahmacārī dijo: “¡Oh, él hará algún servicio!…” Y el director estuvo de acuerdo: “Llévenlo con Dāmodara Mahārāja.” Dāmodara Mahārāja estaba a cargo de la casa de huéspedes y me dio una habitación (que era la habitación número 11, ahora es la número 13) y un colchón. (Estuve tres o cuatro años sin una sábana o una almohada. Yo sólo tenía ese colchón de coco en el suelo, nada más, y no pedí nada.) También me dieron un dhotī. Así es como me moví en el templo.

Después de que me uní, en tres o cuatro días, un devoto me castigó:

-“¿A qué has venido aquí?”

“No lo sé.”

-“Entonces, ¡por qué estás aquí, si no sabes!”

“Quiero hacer algo de servicio, quiero quedarme en el templo. Aquel brahmacārī dijo que podía quedarme aquí. Me dijo que podía hacer lo que ellos estaban haciendo.”

-“¿Quién es el Guru aquí?”

“No lo sé.”

-“Entonces, ¿por qué estás aquí si ni siquiera sabes el nombre del Guru?”

“Ok, Prabhu, yo no lo sé. Dígame el nombre del Guru.”

Él dijo el nombre del Gurudeva y me acordé del mensaje del cielo. Él me estaba llamando. Alguien me enviaba a Él: “Él es tu maestro espiritual.” Así que, todo lo que me dijeron que hiciera lo hice, y yo estaba esperando a que ese hombre viniera.

Entonces, Gurudeva regresó de su primera gira mundial (era 1992). Llegó pronto, después de unos días. Todo el mundo fue a ofrecerle daṇḍavat, también yo fui detrás para hacerlo. Alguien le dijo: “Este es un chico nuevo”, y luego Él me vio. Dio una clase y me senté ahí, siempre detrás. Solo escuché y no hice pregunta alguna.

Él me preguntó: “¿Qué servicio estás haciendo?” Le dije que el director del Mah me había enviado a los campos de cultivo. Gurudeva dijo: “Bien. ¿Irás solo allí, ahora?”

“Sí, voy solo.”

-“¿Conoces toda nuestra tierra?”

“Sí. Conozco toda la tierra.” Después de que el director fue conmigo el primer día, él ya no regresó, comprendió que no tenía que supervisarme.

-“Muy bien, ¿sabes el nombre de los pueblos donde se encuentran nuestras tierras?”

“Sí.”

-“Dime los nombres de los pueblos.”

“Nrisinghajuli y Bonorpukur.” Él estaba muy contento.

-“¿Sabes el nombre del sirviente que vive ahí?” Le dije el nombre, y Él también estuvo muy feliz.

Él le dijo al director del templo: “Cuida a este muchacho.” Y después de unos días me dio la iniciación y el nombre ‘Vinoda Rañjan Dāsa’. Ese día recibí un dhotī más. Hasta ese día yo había estado usando el mismo dhotī durante un mes. Cuando fui a descansar en la tarde lo lavé y puse a secar, mientras tanto, me puse mis pantalones.

Durante dos meses no pude dormir bien, siempre soñé con las matemáticas, la física, escribiendo en la pizarra, la solución de los problemas. Y yo estaba pensando en mi habitación, mi cama grande, mi almirah, mi gran colchón, mi ventilador, mi maletín, mi maleta, el dinero, todas estas cosas, y un día simplemente tiré la llave en el Govinda-Kuṇḍa.

Entonces, lo siguiente fue mi ropa. Cuando vi mis pantalones, mi punjabi, me acordé de nuevo de mi casa anterior, así que cuando obtuve un dhotī más después de la iniciación, decidí quemar mi ropa vieja. No podía pedir una vela o cerillos porque pensarían que estaría fumando. Así, esperé cuando no había electricidad, alguien me trajo una vela y quemé mi ropa con la misma.

Es así como poco a poco removí el medio ambiente ilusorio. Y cada día escuché Hari-kathā. Clase de la mañana, clase de la noche, clase de la tarde – Yo estaría sentado allí. Escuché felizmente clases del ‘Caitanya-Bhāgavata’ y del Caitanya-Caritāmta, pero cuando Dāmodara Mahārāja o algún devoto de edad avanzada leían el Bhāgavatam en la tarde, yo no podía entender, era difícil para mí.

… A veces, Māyā también vendría. Una vez un hombre se acercó a mí y me dijo: “¿Por qué has venido al templo a esta edad? Usted todavía puede casarse, ¡usted puede ganar dinero!” Yo pensé: “Él no es un hombre del templo, él está en contra del templo. Él se está quedando en el templo, pero difundiendo malas ideas.” Yo siempre estaba observando todo, quién está haciendo, y que está haciendo…

Recuerdo cuando Gurudeva acababa de llegar, Él me preguntó: “¿Deseas alojarte en el templo?”

“Sí.”

-“¿A quién vas a adorar, a Gaura o a Kṛṣṇa? ¿Te gusta más el Līlā de Gaura o el Līlā de Kṛṣṇa?”

Yo no sabía qué contestar. Sabía de ambos, Gaura y Kṛṣṇa, así que dije: “A ambos”.

-“Sí, esa es la respuesta correcta.”

Un día, en 1999, en casa de Ramā Didi, Gurudeva me preguntó: “Vinoda, ¿quieres casarte?”

Me sorprendió: “¿Para qué? Yo no he venido al templo para casarme. Tenía miedo de casarme, así que me vine al templo.”

-“¡Oh, tú no te casaras!, ¡entonces puedes tomar sannyāsa!”

“Yo le daré mi respuesta mañana, después de 24 horas.”

Y después de 24 horas me presenté, le ofrecí mis daṇḍavat y me fui inmediatamente. Yo estaba esperando. Entonces, pasaron 48 horas, pasaron 72 horas, y, finalmente, Gurudeva dijo: “¡Tú estás haciendo tiempo, pero no está dando una respuesta!”

Ramā Didi, la hermana de Śrīla Śrīdhara Mahārāja, también le dijo a Gurudeva: “Ahora tienes que preparar a alguien quien será el Ācārya después de ti.” Entonces, Gurudeva me dijo a la vez: “Tu puedes tomar sannyāsa.”

En ese momento le dije a Gurudeva: “Gurudeva, Usted puede decir que yo soy como su cabra. Usted puede cortarme la cabeza o la cola, no hay problema. Entonces, lo que me diga que haga, estoy de acuerdo. Estoy descualificado, pero si Usted piensa que yo estoy cualificado para tomar sannyāsa, puede dármelo.”

Ustedes saben que después de tomar  sannyāsa yo me dediqué a predicar. Antes de tomar sannyāsa también fui a muchos lugares para predicar, y para colectar. Tomé tanta responsabilidad por ello. Es servicio a Gurudeva -si alguien no lo está haciendo, yo tengo que hacerlo. Ese es mi humor. Antes de mí ellos también predicaron, pero solo iban para colectar algo de arroz, y yo pensé: ¿por qué ir de casa en casa y sólo colectar 1 o 2 kilos de arroz? Si voy a predicar a otros lugares, por consecuencia, también más arroz vendrá.

Cuando llegué al Maṭh, en ese tiempo sólo 250 personas se unieron al parikramā. Así que yo también pensé: “Si voy a predicar, la gente tiene que venir. Es una buena concepción –la concepción de Mahāprabhu, la concepción de Gurudeva. Śrīdhara Mahārāja dio tantos libros, es como ‘alimento para peces’, cuando hay alimento en un estanque, los peces deberán llegar”.

…Recuerdo que en 1993, mi primer servicio de construcción fue el goshala. Anteriormente, era un lugar pequeño y las vacas estaban siempre abarrotadas. Nuestro campo estaba allí, pero no había muro de frontera. Gurudeva me dijo: “haz este trabajo, es necesario para las vacas”. Pero al mismo tiempo, Gurudeva también le dijo a Dāmodara Mahārāja: “No le des dinero a él. Quiero ver cómo se las arregla”. Así que tuve que pedir prestado dinero a otros para hacer el muro de frontera…

En realidad, todo lo que he hecho es por la mano de Gurudeva, soy sólo un instrumento…

____________________________________________

vea también:

Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj, ejemplo de entrega y devoción a Gurudev.

Comentarios