¿Es difícil ser devoto?

 

 

Extracto de una plática de Su Divina Gracia, Srila Bhakti Kusum Ashram Maharaj,

ofrecida en Kolkata, India, en marzo del 2013.

Publicación para honrar el sagrado Día de Aparición

(Vyasa Puja)

de nuestro amado Guardián y bienqueriente eterno

Presidente Acharya de

la Iglesia del Señor Chaitanya,

tal como ha sido presentada por Srila Saraswati Thakur.

Devota: Hemos escuchado acerca de cantar cien mil veces el Santo Nombre; pero, es muy complicado ser devoto y muy complicado mantenerse en el servicio. ¿Qué nos puede aconsejar?

Srila Ashram Maharaj: Hay algo de cierto en eso, pues ciertamente no es fácil desbaratar el ego; ese es nuestro problema: ¿cómo deshacerse de ese ego?

Cuando visitamos Godruma, fuimos a la casa que habitaba Srila Bhaktivinoda Thakur, y luego a los lugares de Hari Hara y Suvarna Bihar, y finalmente al lugar llamado Nrisimha Palli. Ahí terminamos ese recorrido. En esa ocasión, el primer sitio que visitamos fue Surabhi Kunja, donde hay un templo en construcción, y allí se leyó el Pasatiempo del Señor Indra, acerca de cómo había ofendido al Señor Krisna y como Krisna lo había perdonado.

Indra había mandado un diluvio sobre Vrindavan; sus intenciones eran muy nefastas porque quería dañar a los habitantes de ese lugar, quienes ya no le estaban rindiendo tributo. Él se enojó mucho y llevó a cabo tal acción (hizo caer una fuerte lluvia por varios días sobre la aldea de Vrindavan), pero Krisna solucionó esta situación utilizando como un paraguas a la colina de Govardan. Cuando Indra se dio cuenta de su error pidió perdón a Krisna.

Lo que sigue en ese Pasatiempo es muy interesante y muy bueno de entender para todos nosotros. Indra quedó con el sentimiento de que: «Yo ofendí a Krisna. Si bien Él ya me perdonó, con el tipo de mentalidad que tengo fácilmente puedo volver a cometer una tontería».

Indra no estaba tranquilo; entonces escuchó que Krisna aparecería en Nabadwip como Mahaprabhu, así que se dirigió a este lugar y se quedó ahí para adorar al Señor. Finalmente obtuvo el darshan de Mahaprabhu, pues él ya no quería cometer una ofensa.

Similarmente, Madhai estaba muy afligido después de que Mahaprabhu, Nityananda y Sus devotos lo redimieron de su ofensa, sin embargo, él se sintió satisfecho. Él tuvo la actitud penitente de pensar que, no obstante sus malas acciones, el Señor no lo había matado sino que le había ofrecido el tesoro más divino. Las oraciones de Madhai son muy ejemplares, y lejos de pensar en Madhai y Jagai como dos ofensores, pensamos en ellos comos dos devotos: Madhavananda Prabhu y Jagadananda Prabhu; dos personalidades que a la postre se convirtieron en Asociados de Mahaprabhu.

Nosotros recibimos las bendiciones del Señor y Sus devotos; es necesario recibir la gracia de sus devotos. Si podemos satisfacer a Sri Gurudev y los Vaisnavas, el Señor estará muy complacido, pero si no logramos hacerlo, entonces nunca podremos avanzar en nuestra vida espiritual. De una manera muy misericordiosa y tomando en consideración nuestra actitud muy poco devocional, ellos han reducido el número de rondas que debemos cantar diariamente.

Es difícil ser devoto debido a que nuestro ego es muy grande. Tenemos que ir poco a poco disolviendo ese ego; aunque la tarea parezca fenomenal no hay que desanimarnos. El Señor dice que esta energía ilusoria suya es imposible de superar, y se manifiesta en la forma de mi ego. He alimentado y nutrido este ego durante tantos años; él me ha susurrado al oído qué debo hacer, todo para hacerlo crecer, darle vigor y desarrollarlo, y yo lo he escuchado y le he hecho caso. Pero ahora hemos venido a los pies de loto de los Vaisnavas, hemos escuchado sus oraciones, las canciones que compusieron, y ellos nos han dado esta esperanza. Ya no deseamos escuchar esa voz que nos dicta hacer grande este ego, sino todo lo contrario, entendemos que hay que disolverlo. Esa es la dificultad, aunque la realidad es que no es tan difícil.

Hay momentos en que no nos parece difícil la vida espiritual, en los que parece que estamos en éxtasis, en la bienaventuranza completa, sin embargo, cuando se acaba eso y llega la zozobra, entonces, perdemos la fe y nos cuestionamos. Aun así, siempre habrá algún practicante que con mucha bondad vendrá a ayudarnos para que no nos quedemos en ese momento de dificultad, pues la mente estará muy renuente a continuar y preferirá quedarse donde veamos más cosas negativas que positivas.

Las palabras y consejos de los Vaisnavas —los devotos de Gurudev— nos proporcionan alguna iluminación, y es necesario para nosotros superar el momento de dificultad. No hay que cometer ofensas. En los capítulos que leímos acerca de Jagai y Madhai, se nos explica que ellos eran afortunados porque a pesar de haber sido pecaminosos, ellos no habían cometido ofensas, y eso les ayudó para ser convertidos por el Señor.

A veces parece muy duro, sin embargo, tenemos que continuar. La energía ilusoria es muy difícil de superar, pero aquellos que se entregan al devoto del Señor pueden cruzar muy fácilmente sobre esa ilusión.

Este universo se considera un océano de dificultades, pero hay algo bueno para esto —si te entregas al Señor, la gran dimensión de ese gran océano se reducirá, tal como si un océano de agua se redujese a la cantidad de agua que puede contener la huella de un ternero.

No debemos descansar en nuestra propia capacidad para poder seguir dentro de la asociación y gracia de los Vaisnavas; ellos tienen esa capacidad. Nos han dado el canto del Mahamantra Hare Krisna.

La Era presente es considerada un océano de malas cualidades, pero hay algo bueno, y eso es el canto del Santo Nombre de Krisna. Podemos cantarlo mentalmente, de manera individual con la japa, pero también podemos hacerlo en grupo, y esa es la mejor forma.

En una ocasión hubo una discusión entre devotos donde alguien afirmaba que nadie cantaba el numero de rondas indicado, pero al respecto un devoto afirmó que en el Math se hace mucho énfasis para participar en esos programas donde se canta el Santo Nombre, lo cual no es de menor calidad que en la forma individual. A veces no le damos importancia a esto.

Srila Gurudev (Srila Govinda Maharaj) manifestó que uno de sus versos preferidos del Sri Sri Prapana-Jivanamritam es el que menciona: «Para aquel que en cuyo corazón ha sido sembrada la semilla de la devoción, que es desinteresado y penitente, quien denuncia su impotencia para abandonar la complacencia de sus sentidos, mientras que al mismo tiempo considera que esa es la fuente de su sufrimiento, pero quien simultáneamente se ocupa de las actividades devocionales, —para esa alma muy pronto va a aparecer el Señor como un sol en su corazón y va a reducir a cenizas toda esa montaña de actividades pecaminosas».

Ahí tenemos que poner nuestra esperanza y no en nuestra propia capacidad, pues con seguridad encontraremos difícil sobreponernos a las dificultades y terminaremos por deprimirnos. La invitación es que pongamos nuestra confianza en la promesa que el Señor ha hecho y no que la pongamos en nuestra propia capacidad.

El hecho de que en esta Era exista esa buena cualidad y que haya una propaganda del Santo Nombre, nos lleva a considerar quién trajo ese Santo Nombre: Sri Chaitanya Mahaprabhu.

En los parikramas escuchamos de cómo hubo muchas personalidades que estuvieron deseosas de recibir el darshan del Señor, sin embargo, nosotros nos sentimos deseosos de recibir cualquier otro tipo de darshan, como estar en un partido de futbol y en otras cosas. Vemos que nuestra atracción se encuentra muy distante de la que esas personalidades poseían. Las canciones Vaisnavas nos dan un ejemplo de cómo limpiar diariamente el corazón. Cuando limpiamos el Nath Mandir de Ekachacra, alguien comentó que rápidamente ese lugar se volvería a cubrir de polvo, pero no debemos verlo así, sino más bien, debemos pensar: ¡Bendito polvo que me permite estar ocupado en el servicio!

Necesitamos continuar haciendo eso. Cuanto me sienta muy desesperanzado tengo que recordar que yo nada más me estoy viendo a mí mismo; sin embargo, tengo que ver el corazón del Vaisnava.

No podemos quejarnos de que no ha habido una campaña decidida. Sri Nityananda Prabhu, quien no es un alma cualquiera sino el Señor Mismo, fue a mendigar de puerta en puerta y se postró en el suelo. Existe esa campaña. Él no nos ha olvidado; nosotros sí lo olvidamos, pero Él no.

Hay Pasatiempos en los que Mahaprabhu le dice a Sus devotos, tales como Murari Gupta, Srivas Thakur, Advaita Acharya y Haridas Thakur: «Tú pensaste que estabas solo, que tenías dificultades, pero Yo dejé Mi mundo espiritual y vine a ver qué estaba pasando. ¿Recuerdas cuando tuviste todo tipo de dificultades?, ¿te acuerdas de eso? En ese entonces Yo estuve a tu lado, pero tú no me pudiste ver».

Esa es nuestra fortuna. Vinimos a este lugar de una forma muy vil. Era muy fácil que aprobáramos el examen, sin embargo, lo reprobamos de una forma muy vergonzosa. Y nosotros fuimos los menos; la mayoría contestó bien, y ahora nos encontramos aquí, pero Él no ha abandonado la búsqueda amorosa en pos de Su sirviente perdido.

El barrer todos los días la casa es como limpiar el corazón diariamente. Debido a que diario aparecen cosas malas tenemos que barrerlas con las canciones Vaisnavas. Es difícil, no podemos afirmar lo contrario; todos hemos pasado por momentos en los que nuestra esperanza se ha ido al suelo, sin embargo, siempre debemos buscar la ayuda de alguien o ayudar a alguien que se encuentre así, con el entendimiento de que nuestro futuro es alentador.

Esa es la parte difícil del proceso devocional. La parte que sigue ya no tiene dificultad; pero primero hay que disolver el ego, que es lo que nos ha traído aquí, y eso no podremos hacerlo sin la bendición de Sri Guru, Sri Gauranga y los Vaisnavas. Tenemos que pedirles que nos ocupen en el servicio a ellos y que siempre podamos mantener nuestra fe. Esta es una campaña de alivio para todos aquellos que nos encontramos en una situación de sufrimiento.

Debemos tener paciencia, como el caso de la madre que espera nueve meses para ver su bebé. Hay que darle su debido tiempo al proceso, para que se limpie nuestro corazón.

No tenemos la capacidad de imaginar el bien que nos espera en ese futuro, pero ahí tiene su lugar la fe; debemos tener fe: Sraddha Devi… Por lo tanto, Srila Govinda Maharaj enfatizaba que debemos ser sinceros y fieles; eso es todo: sinceridad y fidelidad. Eso es todo lo que pedía de sus devotos.

Cuando pasan los años y vemos que los devotos siguen en su servicio tratando de poner la instrucción del Señor Supremo en su corazón, no podemos más que sentir respeto. Es como una batalla muy extenuante, de conquistarse a uno mismo, no a otros, sino a uno mismo. Tenemos muchas cosas a nuestro favor, y solamente se nos suplica que tengamos paciencia pues el resultado va a venir. No debemos de pensar que lo que he empezado no tiene base o está mal hecho.

transcripción:  Krisna Prema Tarangini Didi

 

Comentarios