En homenaje a Sriman Yudhamanyu Prabhu Seva Vikram

 

por Sripad Bhakti Kamal Tyagi Maharaj

 

El día de hoy, 26 de febrero del 2017, devotos de todo el mundo quedaron impactados por la repentina partida de Sriman Yudhamanyu Prabhu Seva Vikram, el muy querido servidor y amigo de nuestro amado Srila Gurudev ocurrida anoche durante la propicia celebración del Maha Shivaratri.

 

Ya que estuve pensando en Prabhu a lo largo del día, hoy naturalmente me sentí inspirado para poner por escrito algunas de las dulces memorias que vinieron a mi mente (aunque, por favor, les ruego me disculpen si no recuerdo de forma precisa los detalles involucrados conforme escribo).

 

Podemos decir que la vida espiritual de Yudhamanyu Prabhu empezó una mañana, en 1972, cuando estaba sentado como un vivaz estudiante universitario en una de sus clases en la Universidad del Estado, en Portland, listo para la rutina de otro día de estudio. Poco sabía que su vida estaba a punto de tomar un milagroso giro cuando un conferenciante entró y fue invitado a dirigirse al público. La misericordia sin causa de Sriman Mahaprabhu tuvo su efecto ese día mientras Srila A. C. Bhaktivedanta Swami Prabhupad hablaba y por primera vez Yudhamanyu Prabhu escuchaba el divino mensaje de Sri Chaitanya Mahaprabhu de los labios de un devoto puro, sentado junto con sus compañeros de grupo.

 

Prabhu visitó posteriormente el Templo que los seguidores de Srila Prabhupad habían establecido en el área, y su corazón se derritió cuando un devoto corrió tras él unas cuantas cuadras por la calle mientras él se retiraba, para asegurarse de que recibiera un plato de deliciosa halava prasadam.

Yudhamanyu Prabhu pronto llegó a ser un discípulo de Srila A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupad, y por años él vigorosamente sirvió a la Misión de Srila Prabhupad distribuyendo libros, colectando fondos y viajando en el desarrollo numerosas veces por todo el país. En medio de situaciones con alguna simpática negligencia de los códigos civiles en favor del servicio al Señor, Prabhu no dudó en arriesgarse con el fin de satisfacer a su Gurudev y proteger a los devotos. En una ocasión, el deber le exigió que tomara de una ferretería ‘un rápido préstamo” de un par de pinzas cortacadenas para quitar unas esposas que de algún modo habían llegado hasta las muñecas de un devoto que había salido corriendo hacia la camioneta que él manejaba y quien le pidió que huyera tan rápido como era posible.

Después de que Srila A. C. Bhaktivedanta Swami Maharaj partió de este mundo, Yudhamanyu Prabhu se esforzó por mantenerse ocupado en el servicio de su Gurudev y el Señor, y buscó la mejor asociación que pudiera encontrar. Eventualmente llegó a escuchar los discursos que le fueron grabados a Srila Bhakti Raksak Sridhar Dev Goswami Maharaj y sintió dentro de su corazón la confirmación de que su vida espiritual progresaría mejor bajo la guía de Srila Guru Maharaj.

En 1982, Yudhamanyu Prabhu visitó por primera vez a Srila Guru Maharaj en el Sri Chaitanya Saraswat Math de Sri Nabadwip Dham, y durante su primer encuentro hubo un memorable intercambio. Srila Guru Maharaj le preguntó a Prabhu durante cuánto tiempo había practicado la Conciencia de Krisna, y como posteriormente recordaría Yudhamanyu Prabhu en numerosas ocasiones, él orgullosamente respondió: «Por diez años».

Srila Guru Maharaj le preguntó: «Puesto que tu Guru Maharaj ha abandonado este mundo, ¿bajo el cuidado de quién has estado ocupado en servir?»

Yudhamanyu Prabhu contestó: «De nadie. Desde entonces, [desde que Prabhupad partió, en 1977] he continuado practicando por mi cuenta [1977-1982]».

Srila Guru Maharaj le dijo: «Entonces tú has practicado por cinco años» (Es decir, de 1972 a 1977) y le empezó a explicar la importancia de practicar la Conciencia de Krisna bajo la guía de un Vaisnava mayor.

 

Como el tiempo lo ha mostrado vivamente, este intercambio causó una impresión profunda en Yudhamanyu Prabhu, y si hay algo que recordemos de él ahora, es su casto, intenso y sincero servicio a Srila Guru Maharaj y Srila Gurudev.

 

Yudhamanyu Prabhu hizo el servicio de difundir las enseñanzas de Srila Guru Maharaj en Sudáfrica en la primera parte de los años ochenta. Mientras se encontraba allí encaró una brusca oposición de miembros de la sociedad a la que solo aspiraba servir para que escucharan y predicaran acerca de Srila Bhakti Raksak Sridhar Dev Goswami Maharaj ya que Srila Prabhupad había querido que su sociedad y sus líderes recibieran guía de parte de Srila Sridhar Maharaj. Una vez, mientras distribuía libros de Srila Guru Maharaj en un área muy transitada, fue agredido por personas que tenían ropas y nombres de devotos, quienes lo dejaron en el piso, golpeado y sangrado, debido a que se encontraba en “su lugar” de distribución de libros. En su siguiente visita al Math de Sri Nabadwip Dham, cuando Srila Guru Maharaj y Srila Gurudev le pidieron un reporte de su servicio en Sudáfrica, les relató esto, así como también otros eventos. Después de platicar intensamente en bengalí acerca de esto, la respuesta que Srila Guru Maharaj y Srila Gurudev le dieron a él fue: «Te envidiamos debido a que recibiste una oportunidad de sacrificar algo de tu sangre para el servicio de Sriman Nityananda Prabhu»

 

En una ocasión mientras viajaba entre India y Sudáfrica, Yudhamanyu Prabhu tuvo una breve escala en las Islas Mauricio, y mientras estaba allí olvidó, con algunos devotos que conoció, una caja de libros publicados por el Math, cuyo autor era Srila Guru Maharaj. Esa caja de libros vino a dar nacimiento al Sri Chaitanya Saraswat Math de las Islas Mauricio y, como resultado los devotos que recibieron esos libros en ese entonces, hasta el día de hoy continúan en el servicio a nuestro Guru-varga.

Yudhamanyu Prabhu regresó posteriormente a los Estados Unidos y continuó su servicio dentro de la Comunidad de devotos en California. Cuando recibió noticias de que el Math en India se encontraba en un periodo de seria dificultad financiera, organizó un grupo de devotos para colectar fondos y pronto entregó una considerable donación al Math. Srila Guru Maharaj a menudo enseñó que el servicio atrae una remuneración conforme hay una necesidad urgente de ese servicio, y en este caso Srila Guru Maharaj derramó una abundante misericordia en Yudhamanyu Prabhu por su perfecta aplicación de esta enseñanaza y le concedió el título de ‘Seva Vikram’ (‘Aquel que lleva a cabo un poderoso servicio’). Debido a esto Srila Gurudev describió a Yudhamanyu Prabhu como un ‘servidor muy íntimo’ de Srila Guru Maharaj y recordó que Srila Guru Maharaj había comentado: «El grupo de Yudhamanyu Prabhu es mi grupo».

 

También Yudhamanyu Prabhu recibió de Srila Guru Maharaj tres reglas muy valiosas para regular cómo los fondos deber ser colectados por los devotos, que siguen siendo aplicables ahora y siempre en cada Templo y comunidad de devotos en la línea de Srila Guru Maharaj:

 

1) los fondos deben ser colectados con el espíritu de que la colecta es para el beneficio de las personas que dan y no para la ganancia o el interés de los que colectan

 

2) todos los fondos que se colecten deben realmente ser usados para el servicio del Señor y no para otro propósito, y

 

3) los fondos no deben ser colectados en alguna forma que pueda acarrear una mala fama a la Comunidad Vaisnava.

 

Yudhamanyu Prabhu continuaba sirviendo en la comunidad Vaisnava de California cuando Srila Gurudev asumió el papel de Acharya del Sri Chaitanya Saraswat Math, y Prabhu se mantuvo como un pilar principal entre los devotos cuando la comunidad sufrió la desafortunada pérdida de su Templo y liderazgo al final de los años ochenta. Yudhamanyu Prabhu estaba determinado en satisfacer los deseos que Srila Guru Maharaj y Srila Gurudev tenían para la comunidad de California, y Srila Gurudev a menudo recordaba el momento cuando por primera vez yendo en un auto entró a la propiedad situada en el 2900 N. Rodeo Gulch Road. Al ver la belleza de Gupta Govardhan, puso un pie fuera del auto y dijo: «¡Cómprenla!» Yudhamanyu Prabhu inmediatamente exclamó: «¡Jay Govinda Maharaj!»

Srila Gurudev dijo que a partir de allí se sintió obligado a establecer el Ashram allí, y desde ese día, Yudhamanyu Prabhu y Srimati Jivana Didi se dedicaron a desarrollar el Sri Chaitanya Saraswat Seva Ashram de Soquel y aceptaron la difícil responsabilidad de adquirir y mantener el Ashram. Srila Gurudev le dio la responsabilidad a Yudhamanyu Prabhu de dirigir la Misión en California, y Yudhamanyu Prabhu lo hizo con lo mejor de su capacidad.

 

Yudhamanyu Prabhu también acompañó a Srila Gurudev en muchas de sus giras mundiales y tuvo la fortuna de ser aceptado por Srila Gurudev como su querido amigo y asistente en muchos de sus maravillosos Pasatiempos.

 

Con el tiempo, Yudhamanyu Prabhu tuvo la oportunidad de viajar a China y consideró que eso sería una buena oportunidad para difundir la Misión de Sriman Mahaprabhu. Srila Gurudev describió esto (el 13 de febrero del 2006):

 

  • «Cualquiera que fuera la orden de Guru Maharaj, yo la llevaría a cabo. Esa era mi naturaleza. Tenía esa clase de inspiración, y por medio de eso yo obtuve muy, muy buen resultado. Lo que Guru Maharaj deseara —esa era la cuestión principal—; no hubo dudas.
  • He visto que en nuestra sociedad muchos tienen este tipo de mentalidad. Ayer se fue Yudhamanyu Prabhu. ¿Conocen a Yudhamanyu Prabhu? Yudhamanyu no hace preguntas. Muchas veces le he preguntado: «¿Tienes alguna pregunta?»
  • Él contesta: «No, Maharaj».
  • Pero cuando yo le digo algo a Yudhamanyu Prabhu, él me dice: «¿Usted desea eso?» Esa es su única pregunta: «¿Usted desea eso o no?» Él no tiene otra pregunta. Yudhamanyu solo tiene siempre esa única pregunta. Estoy sorprendido. Él es americano y un gran hombre, y ha estado practicando la Conciencia de Krisna por mucho tiempo, pero su hábito es un hábito muy perfecto. Él me aceptó como el Acharya de la sociedad, de manera que lo que yo le digo, para él eso es definitivo. Yo le hago muchas preguntas, pero su única pregunta es: «¿Usted desea eso o no?»
  • Antes de que fuera a China, él me preguntó: «Tengo la oportunidad de ir a China, pero, ¿lo desea usted o no?»
  • Yo dije: «¡Sí, deseo que todos vayan allí! Ve, pero tú conoces mi meta: debe estar contigo la Conciencia de Krisna».
  • Él aceptó y fue a China, y ha habido un resultado muy bueno: está solo, y está difundiendo la Conciencia de Krisna de manera muy dichosa».

Con las bendiciones de Srila Gurudev, Yudhamanyu Prabhu comenzó con su estilo personal, humilde y encantador de compartir la Conciencia de Krisna con estudiantes universitarios. Con el tiempo, trajo muchas almas afortunadas a los pies de loto de Srila Gurudev en India y Tailandia, y Srila Gurudev se sintió sumamente complacido con esto. En una ocasión, él señaló: «Este es nuestro orgullo. Estamos yendo de arriba abajo por todo el mundo. Ahora, incluso en China, tenemos también algo, tal vez sea una gota, pero es Conciencia de Krisna pura». En otra ocasión Srila Gurudev hizo notar que: «Nada me sorprende en este mundo, excepto una cosa: que en China estén cantando Hare Krisna». Esta sola afirmación es suficiente para entender cuán querido era Yudhamanyu Prabhu para Srila Gurudev y cuán satisfecho estaba con el servicio de Prabhu.

Además, Srila Gurudev mostró un gran afecto y una liberal misericordia sin precedente para con las almas afortundas que Yudhamanyu trajo de China junto con él, mencionándole en un ocasión a Prabhu que: «Nunca deseo escuchar ‘China’ y ‘estricto’ en la misma frase».

Tras la partida de Srila Gurudev, Yudhamanyu Prabhu continuó su servicio en China en medio de numerosos obstáculos y riesgos sociales. Mediante sus duraderos lazos con Srila Bhakti Pavan Janardan Maharaj, él continuó intentando traer almas afortunadas a la línea de la devoción pura y hoy muchos ya recibieron esa conexión. Prabhu también hospedó a numerosos devotos de todo el mundo que llegaron felizmente para apoyarlo en su servicio en China, mientras también de manera regular regresaría a California donde él es muy amado por los principales devotos de Soquel, Hasyapriya Prabhu y Sarvabhavana Prabhu, así como también por incontables devotos de toda la comunidad.

 

Personalmente, mi más memorable contacto con Yudhamanyu Prabhu sucedió un día al principio del año 2009, en Dum Dum Park. Estábamos platicando justo antes de que Srila Gurudev diera darshan, y fuimos y nos sentamos junto enfrente de Srila Gurudev. Sentí vergüenza cuando me forzó a sentarme en frente de él bajo el pretexto de honrar la ropa [azafrán] que yo usaba. Mientras Srila Gurudev daba su charla ese día (el 29 de enero del 2009), él dijo:

«Una cosa siempre me causa una súper felicidad. Cuando le pido a Yudhamanyu Prabhu: “Prabhu, haz esto o aquello”, entonces él dice: “¿Usted desea eso?” Y entonces eso ocurre. De esa forma. Él no tiene otra pregunta que: “¿Usted desea eso o no?” —Esta es nuestra meta»

 

  • aslisya va pada-ratam pinastu mam
  • adarsanan marma-hatam karotu va
  • yatha tatha va vidadhatu lampato

 

  • mat-prana-nathas tu sa eva naparah
  • (Sri Chaitanya-charitamrta: Antya-lila, 20.47)
  • «Él puede hacer cualquier cosa. Tiene el derecho; pero Yo soy siempre el servidor del servidor de Su servidor. No tengo otro ego».

Mientras Srila Gurudev decía esto, él me miró a mí y a Yudhamanyu Prabhu mientras movía su mano para indicar que Prabhu era un ejemplo notable del significado del verso que citó. Después del darshan, cuando salimos, Yudhamanyu Prabhu me llevó a un lado y casi como un niño me preguntó: «¿Qué era ese verso que Gurudev citó mientras me señalaba? ¿Qué significa?» Yo agaché la cabeza de vergúenza. Pensé: «¿Cómo me atreveré a ‘explicarle’ con mi árido intelecto el significado de un verso que su corazón ya conoce tan bien? ¿Qué valor tiene conocimiento alguno en comparación con la verdadera sinceridad, entrega y sacrificio?» Acepté eso como una gran lección que era la gracia de ambos, Srila Gurudev y de Prabhu Yudhamanyu, para conmigo, y guardé eso con mucho afecto en el corazón.

 

Hoy todos están entristecidos por la pérdida de quien ha sido un gran servidor de nuestro Guru-varga y un amigo tan bondadoso con nosotros: Sriman Yudhamanyu Prabhu. El que haya fallecido en su Prabhu-datta-desh [campo de prédica] nos recuerda la respuesta de Srila Guru Maharaj a la carta que Srila A. C. Bhaktivedanta Swami Maharaj Prabhupad le escribió preguntando si debería regresar a India antes de que partiera de este mundo. Así como Srila Guru Maharaj le aconsejó a Srila Swami Maharaj que servir en su Prabhu-datta-desh no era diferente de Vrindavan, así Yudhamanyu Prabhu dejó este mundo ‘en el campo’ de su servicio y sin duda que él está bien, en camino hacia ese morada de conciencia divina.

Como dice el refrán: «Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde». La suave, accesible y modesta naturaleza suya, amigable, su algunas veces humorística y a veces dolorosa actitud de autodesprecio, su constante humildad y respeto a los demás por reconocer las cualidades en ellos, su encantador humor y pronunciación lenta, su charla breve y dulce, su sencillas citas de JFK, su sumergirse en el estilo de un orador motivacional, su gesto de las manos en posición de karate mientras comentaba algo, su gentileza (y el humor sentido cuando reflexionamos que llamamos a alguien ‘gentil’ cuando su nombre ‘Yudhamanyu’, es traducido como «guerrero furioso’) y, por encima de todo su constante prioridad y esfuerzo en servir a Sri Guru, Sri Gauranga y a todos los Vaisnavas —al recordar estas y una multitud de otras cualidades suyas, los rasgos de su carácter, citas y hechos, nos sentimos tristes de haber perdido la presencia entre nosotros de un devoto tan maravilloso, pero también alegres al reflexionar que tuvimos tan maravillosa asociación en nuestra vida—.

Ya que devotos queridos a Srila Gurudev, uno tras otro están ausentándose de este mundo mortal, no podemos sino sentir una pérdida irreparable. Pero como Sriman Mahaprabhu hizo notar en relación a Srila Haridas Thakur: «Obtuvimos esa asociación por la misericordia del Señor, y ahora por la voluntad del Señor perdimos esa asociación». Krisna da, Krisna quita y Krisna conoce cuál es el mayor beneficio para todos. Sin embargo, tomemos esto como otro recordatorio del valor no únicamente de una vida humana preciosa y breve sino del valor de la asociación de los santos Vaisnavas y el servicio a ellos.

 

tai bali dusta mana vaisnava-pade anuksana

krpa-bhiksa kara nirantara

tadera karuna-bale bhakti-dhana yabe mile

sevanande ha-be vibhora

sei sumangala-dvara se charana vina ara

na bhaviha, na kara chintana

palaibe saba anartha labha habe paramartha

hrdaya ha-ibe vrndavana

 

(Vaisnava-krpa-bhiksa: 5–6)

 

«De modo que te digo, oh, mente perversa: Siempre y sin cesar, mendiga por misericordia a los pies de los Vaisnavas. Mediante su gracia, alcanzarás la riqueza de la devoción y tendrás éxtasis en la alegría del servicio. Los pies de los Vaisnavas son la entrada al bien máximo: no pienses —ni siquiera consideres— nada aparte de ellos. Todos tus anarthas se desvanecerán, alcanzarás la meta final y tu corazón llegará a ser Vrindavan».

(Parte de un poema publicado en Sri Gaudiya Darshan, en 1964)

Comentarios