El Santo Nombre de Krsna – Srila Bhakti Rakshak Sridhar Deva Goswami Maharaj

Todas las Glorias a Sri Guru y Sri Gouranga

El Santo Nombre de Krsna

Extraido del libro: El Volcan Dorado del Amor Divino, de Su divina Gracia Srila Bhakti Rakshak Sridhar Deva Goswami Maharaj, el cual adjuntamos para descargar gratuitamente en la siguiente imagen:

El Volcan dorado del Amor Divino, Vida y preceptos de Sri Chaitanya Mahapprabhu, por Srila Bhakti Rakshak Sridhara Maharaj

cheto-darpana-marjanam bhava-maha-davagni-nirvapanam

vitaranam-sreyah-kairava-chandrika vidya-vadhu-jivanam

anandambudhi-vardhanam prati-padam purnamrtasvadanam

sarvatma snapanam param vijayate sri-Krishna-sankirtanam

Sri Chaitanya Mahaprabhu es el pionero del sankirttana  de Sri KrishnaÉl dijo: “he venido a inaugurar el canto del Santo Nombre de Krishna, y ese Nombre llegará a todos los confines del universo (prthivita ache yata nagaradi-grama sarvatra pracara haibe mora nama).

“¿Cuál es el significado de sankirttana? Samyak  significa “pleno” y kirttana “cantando”. Juntas, estas dos palabras forman la palabra sankirttana que significa generalmente “canto congregacional del Santo Nombre de Krishna.” Pero samyak significa pleno no sólo en cantidad sino en calidad. Cantidad plena significa extensa en número: congregacional. Calidad total significa alabanza plena. La alabanza plena sólo puede significar la glorificación de Krishna y no otros dioses.

Entonces, Sankirttana significa kirttana total, una canción en alabanza al todo, la Verdad Absoluta; todo lo demás es sólo una representación parcial y por lo tanto defectuosa en cierta medida. Por lo tanto, Krishna debe ser alabado. Sus glorias deben ser cantadas, porque Él lo es todo. Él es el maestro, el dispensador de ambos lo bueno y lo malo, el Controlador Absoluto de todo. Todo es debido a Él. La satisfacción de toda la vida se alcanza solamente con Él. Al igual que un caballo puede tener las riendas para controlar sus movimientos, pero si las dejamos sueltas correrá libremente, la oración libre de cualquier deseo mundano irá hacia la Causa Suprema, Krishna.

La palabra sri  significa Laksmidevi: la potencia de Krishna. Esto significa que en el sankirttana, Krishna es adorado junto con su potencia, ya que la potencia de Krishna está incluida en Él.

Sri Chaitanya Mahaprabhu dice que el sankirttana  de Sri Krishna debe prosperar en todo el mundo; debe ser victorioso sin ningún obstáculo (param vijayate sri Krishna sankirtanam). Debe ser un flujo espontáneo, desenfrenado y natural. Debería ser exclusivo, independiente y sin reservas. Y esta alabanza de Krishna debe ser cantada congregacionalmente — ésta vibración es beneficiosa para todo el mundo. Solo a través de la entrega y devoción pura podemos dedicarnos al sankirttana de Sri Krishna

Limpiando el espejo de la mente

¿Por cuáles diferentes etapas pasaremos al cantar el Santo Nombre de Krishna? En la primera etapa se limpia el espejo de la mente. Si el espejo del sistema mental se encuentra cubierto de polvo, no podremos ver las cosas claramente y el consejo de las Escrituras no podrá reflejarse apropiadamente allí. ¿Cuáles son las distintas clases de polvo que cubren el espejo de la mente? Nuestros ilimitados, efímeros y organizados deseos se consideran polvo y nuestra mente y corazón están cubiertos por muchas capas de este polvo. Por eso no podemos ver las cosas apropiadamente; ellas no pueden reflejarse en nuestra mente en la forma debida porque ésta se encuentra cubierta por los ilimitados deseos ordinarios de la vida mundana (bhukti-mukti-siddhi-kami–sakali ‘asanta).

Así pues, el primer efecto del sankirttana de Sri Krishna es la limpieza de la mente. El sistema social védico (varnasrama-dharma) ha sido instituido con este propósito. Si desempeñamos nuestros deberes sociales correctamente, sin ninguna atracción por los resultados, lograremos la purificación de nuestra conciencia; pero el primer beneficio del nama-sankirttana nos da el resultado final del varnasrama-dharma: La purificación del corazón y la mente. Enton­ces podremos comprender el consejo védico correctamente.

El siguiente efecto del canto del Santo Nombre es que extingue el incendio en el bosque del nacimiento y la muerte repetidos. Estamos forzados a entrar en la creación y a morir una y otra vez. La oleada mundana captura el alma que se asocia con diferentes etapas de esa vibración. Esto se detiene con el segundo efecto del sankirttana de Sri Krishna y nos liberamos.

Con el primer paso, se purifica la inteligencia. Con el segundo, el Santo Nombre lleva a cabo nuestra liberación de la gran conflagración de las tres miserias, que son: adhyatmika, las miserias del cuerpo y la mente, como la enfermedad y la ansiedad mental; adhibhautika, las miserias que provienen de nuestros vecinos, ya sean hombres, animales, insectos o muchos otros seres vivientes; y adhidaivika, las catástrofes naturales, como las hambrunas, las inundaciones y los terremotos. Tenemos que sufrir a causa de estas tres clases de miserias que arden como fuego en nuestro corazón. Pero todo se extingue para siempre por el segundo paso del nama-sankirttana, que nos proporciona alivio.

La meta suprema de la vida

La siguiente etapa es sreyah kairava chandrika-vitaranam: El Santo Nombre nos otorga la meta suprema de la vida. Después de eliminar esos dos compromisos negativos, comienza nuestro compromiso positivo, que final­mente nos lleva a la realidad, a la verdad que es eterna, auspiciosa y hermosa.

El canto del Santo Nombre de Krishna nos lleva a ese bienestar que está por encima de este mundo de dificultades y en términos generales logramos la meta suprema, la fortuna más elevada y el beneficio más grande. Si analiza­mos esto detalladamente, encontramos que en esta etapa el Santo Nombre nos lleva a una íntima relación personal con Krishna, la cual incluye neutrali­dad, servidumbre, amistad y afecto filial (rasa santa, dasya, sakhya y vatsalya). Sreya abarca la gracia de Nityananda Prabhu, ya que es por su gracia que se nos permite adorar a Radha y Krishna en Vrindavana (nitaiyer karuna habe braje radha krishna pabe).

La etapa que sigue es anandambudhi-vardhanam. Cuando llegamos al nivel apropiado mientras cantamos el nombre de Krishna, descubrimos el océano transcendental, que está por encima de todas las demás clases de experiencias. El nombre viene para imponerse sobre nosotros de acuerdo con nuestro grado de entrega. Y cuando nuestra entrega es completa, sentimos una nueva clase de gozo extático. Experimentamos un infinito océano de felicidad, que no es estático sino siempre dinámico. Allí encontramos una nueva vida y una nueva clase de bienaventuranza, que nunca se vuelve insípida ni estática, sino que a cada momento nos da prueba del ilimitado océano del éxtasis.

La completa purificación del ser

El último efecto es que toda nuestra existencia se purifica. Esta clase de disfrute no contamina, sino que purifica. Disfrute significa explotación. El disfrute mundano origina una reacción y la contaminación ataca a quien disfruta. Pero aquí, debido a que el agresor es Krishna, el resultado es la purifi­cación. Todo el disfrute que proviene del centro, del deseo autocrático de Krishna, nos purifica por completo.

En este verso, las palabras sarvatma-snapanam quieren decir que todas las diferentes fases del ser que uno pueda concebir, de inmediato se satisfacen y purifican plenamente al cantar el Santo Nombre de Krishna. También existe otro significado para saratma-sanapanam. Si alabamos a Krishna en congre­gación, nos purificaremos según nuestra capacidad. Tanto el que canta, como la audiencia, así como cualquiera que entre en contacto con el sonido tras­cendental, se purificarán. Snapanam quiere decir “purificante”. Esa vibración purifica a todos y a todo lo que entra en contacto con ella.

Así que Mahaprabhu dice: “Continúen con el sankirtana, el canto en congregación del Santo Nombre de Krishna”. Por supuesto que el sankirtana debe ser genuino y por eso es necesario la asociación con los santos. No es un esfuerzo empírico. Estamos esforzándonos por tener una relación con la morada superior e incondicional que pueda descender para ayudarnos aquí. Necesitamos tener esa conexión con la realidad superior, porque es de suma importancia. El Santo Nombre de Krishna no es simple sonido físico. No sólo proviene de los labios, sino que tiene un aspecto más grande y elevado (nama aksara bahiraya bate tabu name kabhu naya). Es totalmente espiritual. Nos encontramos en el plano marginal de la existencia, de modo que se necesita una conexión más elevada para que la ola descienda desde ese reino superior, llegue hasta nosotros y a la vez esparza su influencia por fuera.

Dondequiera que vaya, el sankirtana del Santo Nombre de Krishna producirá estos siete resultados. Este es el significado del primer verso de Mahaprabhu. El primer efecto es que el Santo Nombre limpia al alma que ha sido atacada por la suciedad de los deseos de la vida mundana. El segundo efecto es que da mukti, la liberación, una perfecta independencia de las fuerzas materiales. El tercer efecto trae la verdadera fortuna: La apertura del tesoro del alma. El Santo Nombre de Krishna despierta paulatinamente la riqueza innata del alma. Aquí, Sri Caitanya Mahaprabhu incluye otras relaciones con el Absoluto Personal. Al describir el siguiente paso, Él asume el humor de la devoción conyugal, en donde uno se ofrece sin reservas para el disfrute de Krishna, entregándolo todo incondicionalmente para Su máximo placer.

“¡Necesito millones de bocas!”

El siguiente efecto es el gusto de saborear Su extática asociación. En Vrindavana, en la morada de Krishna, aquél que puede cantar apropiadamente el Nombre de Krishna se expresará con una clase de ego muy singular:

 

tunde tandavini ratim vitanute tundavali-labdhaye

karna-kroda-kadambini ghatayate karnarbudebhyah sprham

cheta-prangana-sangini vijayate sarvendriyanam krtim

no jane janita kiyadbhir amrtaih krsneti varna-dvayi

Cuando aparece en los labios de un devoto, el Santo Nombre de Krishna comienza a bailar alocadamente. Después, el Nombre toma posesión y lo mani­pula como si la persona dueña de esos labios perdiera todo control sobre ellos. Y el devoto dice: “¿Cuánto podría recoger del éxtasis del Santo Nombre con una sola boca? Necesito millones de bocas para saborear Su ilimitada dulzura. Jamás sentiré satisfacción alguna cantando con una sola boca”.

Cuando el sonido “Krishna” penetra en el oído, Él siente que ese trascenden­tal sonido se despierta en su corazón. “¿Qué son dos oídos?” piensa. “Esta es la injusticia más grande del creador. ¡Necesito millones de oídos! De ese modo, si puedo escuchar el dulce Nombre de Krishna, Mi corazón podrá sentir alguna satisfacción. Quiero millones y millones de oídos para escuchar el dulce Nombre de Krishna”.

Este es el sentimiento de un devoto cuando su atención es atraída por el Santo Nombre. Luego, se desmaya, olvidándose de sí mismo al sumergirse en un océano de éxtasis y bienaventuranza. Y con gran desilusión dice: “No pude comprender la calidad y la cantidad de la sustancia del Nombre de Krishna. Estoy perplejo. ¿Qué clase de delicada dulzura contiene este Nombre?” De esa manera se maravilla aquél que canta el Nombre.

La Canción Mística de la Flauta de Krishna

La vibración sonora puede hacer milagros. El sonido tiene la más elevada potencia para cautivar. El sonido puede hacer o deshacer. Puede lograr cual­quier cosa; posee esa capacidad intrínseca. Procede del plano más sutil, más allá del éter. Ese sonido universal es dulzura y bondad absolutas. ¡Cuánto poder encierra! ¡Cómo nos cautiva! Podemos flotar como una brizna de hierba en la corriente de ese dulce sonido, de tal manera, que ni siquiera podamos recordar nuestra propia personalidad. Allí podemos perdernos, pero no morir; el alma es eterna. Zambulléndonos de arriba hacia abajo, la corriente de ese dulce sonido nos arrastra. Somos menos calificados que la paja, que una brizna de hierba, y el sonido de Krishna es tan grande y dulce que puede jugar con nosotros a Su antojo. No podemos ni empezar a conce­bir cuánto poder hay en el Nombre, el sonido que es idéntico a la dulzura y bondad absolutas.Esto nos enseñó Sri Caitanya Mahaprabhu, quien dijo: “Canten apropia­damente el Santo Nombre, la representación sonora de la dulzura absoluta”. Esa dulzura también se puede encontrar en la canción de la flauta del Señor. El sonido de la flauta de Krishna tiene el gran poder místico de encantar y complacer a todos y a todo. Al escuchar el sonido de la flauta de Krishna, la corriente del Yamuna se paraliza. El dulce sonido de la flauta de Krishna cautiva a los árboles, a los pájaros y a los animales. Todo se llena de asombro al entrar en contacto con la dulce vibración de la flauta de Krishna.

Sri Caitanya Mahaprabhu dice: “No descuiden el sonido que es idéntico a Krishna”. Todo está allí en el Santo Nombre: La dulzura y la bondad absolutas. Y el Santo Nombre se presenta ante nosotros de una manera muy accesible; no se necesita nada para adquirirlo, ni dinero ni energía física. Todas estas cosas son innecesarias. ¿Qué se requiere? Sinceridad.

Aquél que simplemente acepte este sonido divino con sinceridad, se enri­quecerá tanto, que nadie podrá concebir tanta bondad y avance. Y cual­quiera puede obtenerlo a muy bajo precio, pero deberá cantar sinceramente, con todo su corazón. Por supuesto, tal sinceridad presupone que hay que acudir a un agente apropiado, a un santo, para recibir el Santo Nombre de él.

El Sri Krishna-sankirtana ha sido aclamado por Sri Caitanya Mahaprabhu, quien inauguró el movimiento de sankirtana viniendo como Radha y Govinda combinados. Su consejo es sumamente valioso y necesario para enseñarnos que con espíritu sincero debemos unirnos a este Sri Krishna-sankirtana, el sonido transcendental más purificante que confiere la libera­ción, da toda satisfacción y nos proporciona un logro tan positivo, que nos perdemos en el océano de la bienaventuranza y la dulzura inconcebible.

Esta es la gracia de Sriman Mahaprabhu y Él proclama: “Que el Sri Krishna-sankirtana se extienda por este mundo mortal para que pueda beneficiar a todos ilimitadamente, ya que éste es el más grande y elevado beneficio para el mundo entero. Lo abarca todo y nos libera de toda clase de dificultades, situándonos en el nivel más elevado de realización”.

Sólo el nama-sankirtana puede ayudarnos en la actual degradada era de Kali. Por supuesto que el nama-sankirtana es beneficioso en todas las eras, pero se recomienda especialmente en Kali-yuga, porque en esta era todos los demás intentos encontrarán oposición por numerosas fuerzas. Los problemas y las olas de este mundo material no pueden oponerse al nama-sankirtana; así que debemos aceptarlo. Si nos consagramos a él exclusivamente, obten­dremos la satisfacción más elevada de la vida. No hay necesidad de ningún otro esfuerzo, pues todas ellas son defectuosas y parciales. El nama-sankir­tana es lo más universal, encantador y beneficioso, y puede llevarnos a la meta más elevada. Esto es lo único que puede satisfacer a todos.

De esta manera se puede ayudar a todas las almas que ahora están desvin­culadas de Krishna. No hay necesidad de ningún otro movimiento. Sri Caitanya nos dice: “Dedíquense a esto exclusivamente. Es algo que lo abraza y satis­face todo. Y podrán lograrlo con la mínima molestia y la mínima energía. Que florezca en este Kali-yuga, que florezca para el bien de todo el universo, para restablecer a todas las almas en su posición normal”.

En el último verso del Srimad-Bhagavatam, se presenta la conclusión del libro como sigue:

nama sankirttanam yasya

sarva papa pranasanam

pranamo duhkasamanas

namami harim param

Papa se refiere a todas las anomalías, a todas las cosas indeseables: El pecado. El disfrute material y la liberación también se incluyen entre las anomalías, entre las actividades pecaminosas. ¿Por qué se considera pecaminosa la liberación? Porque es una condición anormal. Nuestra ocupa­ción natural es la de servir a Krishna, pero eso no ocurre en la salvación. La simple salvación, que no abarca el servicio a Krishna, es una posición anormal y por consiguiente, también pecaminosa. Ignorar nuestro deber natural y mantenernos apartados debe ser considerado pecaminoso.

El Regalo Espiritual de Vyasa

El último verso del Srimad-Bhagavatam dice: “El Santo Nombre de Krishna puede aliviarnos de todos los pecados indeseables, de todas las características inmundas y de todas las miserias. Postrémonos ante Él”. Al pronunciar este verso, el Srimad-Bhagavatam termina; ese gran tratado enmudece. La última palabra del Bhagavatam es nama-sankirtana. El Bhagavatam le ha dado suma importancia al canto del Santo Nombre y Sri Caitanya Mahaprabhu lo desarrolló a partir de ese punto. La última obra del compilador de la literatura védica, Srila Vyasadeva, llevó el teísmo hasta esa etapa y lo entregó al mundo, anunciando: ¡Canten el nombre de Krishna! ¡Háganlo! No se necesita nada más. ¡Tómenlo!” La verdadera conclusión del Srimad-Bhagavatam, el más grande regalo espiritual de Vyasadeva, es: “Canten el Santo Nombre de Krishna y comiencen su vida en esta oscura era con la concepción teísta más amplia y completa”.

El Néctar de lo Nectarino

Rupa y Sanatana Goswami.
Los más íntimos y queridos asociados de
Sri Chaitanya Mahaprabhu

Podemos considerarnos afortunados por haber llegado al borde de este pensamiento sumamente útil y generoso, por habernos acercado tanto como para tocarlo, aceptarlo y dejarnos llevar por sus olas según nuestra capacidad. Después de haber pasado por tantas concepciones y por el encanto de diver­sas perspectivas, las hemos dejado todas atrás y hemos llegado a las orillas del océano del nama-sankirtana. Ahora podemos sumergir nuestros cuerpos en este océano y comenzar a nadar en las olas del nama-sankirtana, el néctar de lo nectarino, por la gracia de nuestro Guru y la misericordia de los Vaishnavas.

Esta es Su propiedad y nosotros somos sus esclavos. ¡Tenemos la osadía de lanzarnos a este océano nectarino del nama-sankirtana y nadar en él! La

Bhaktivinoda Thakura escribió en sánscrito su comentario sobre el Siksastakam, así como su traducción al Bengalí; su presentación es sumamente origi­nal. Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura Prabhupada también aportó un comentario sobre el Siksastakam. Ambos deben estudiarse cuidadosamente para comprender estos puntos de una manera más completa. Sin embargo, en estas pláticas simplemente expongo aquello que siento en mi corazón. Expreso todo lo que viene a mi mente sobre estos versos, pues es el resultado de lo que he asimilado de Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura, Bhaktivi­noda Thakura, Rupa Gosvami, Sanatana Gosvami, Sri Caitanya Mahaprabhu y todos los Acaryas predecesores. Por la misericordia de ellos, he podido almacenar estas cosas y estoy tratando de dar la esencia.

La concepción Krishna lo conquista todo

Al aceptar el sendero de la devoción, se inicia una transformación completa en nuestro sistema interno y se desvanece paulatinamente nuestro encanto por el mundo exterior. Hay una guerra interna y cuando la concepción Krishna penetra en el corazón de un devoto, todos los demás pensamientos e ideas tienen que retirarse gradualmente. Esto se explica en el Srimad-Bhagavatam (2.8.5):

pravistah karna-randhrena

svanam bhava-saroruham

dhunoti samalam krsnah

salilasya yatha sarat

Cuando llega la estación otoñal, desaparece el lodo del agua. Del mismo modo, cuando la concepción Krishna entra en nuestro corazón, todas las demás concepciones y aspiraciones tendrán que retirarse gradualmente, dejando a Krishna en posesión de todo. Cuando una verdadera gota de conciencia de Krishna entra en el corazón, todas las fuerzas contrarias tendrán que irse y Krishna conquistará y tomará posesión de todo.

Esa es la naturaleza de la conciencia de Krishna. Nada puede competir con ella, ni siquiera la supuesta devoción a los semidioses ni la fe en credos como el cristianismo, el islamismo y otros. Todas las demás concepciones del teísmo tendrán que retirarse, dejando el campo libre a la concepción Krishna, la belleza dulce y absoluta.

La belleza, la dulzura y el encanto pueden capturar y derrotar al poder. En realidad, anhelamos la belleza y la dulzura, la misericordia, el afecto, el amor divino (prema). El olvido de nosotros mismos para compensar a los demás con nuestra propia energía y generosidad, finalmente conquistará a todo el mundo. Satisface más dar que recibir. Amor Divino significa morir para vivir: No vivir para sí mismo, sino vivir para los demás. La más generosa forma de vida, el olvido de sí mismo en extremo, se encuentra en la conciencia de Krishna.

La conciencia de Krishna es tan hermosa, que aquel que la desarrolla olvida su propia identidad y también su existencia. Se olvida de sí por completo. ¡Es tan atractiva! ¿Quién se atreverá a pelear contra Krishna? Todo aquel que venga a luchar en su contra será desarmado. Si de alguna manera Krishna entra en el corazón, no puede haber más que un resultado: Que Él tome posesión de todo. Cuán benévola, generosa y dulce persona es Krishna, la hermosa realidad.

Comentarios