Desaparición de Śrīyukta Ramā Rāṇī Bhaṭṭācārya.

Poco después de la salida del sol, el sábado 10 de julio de 1999, la hermana de Śrīla Bhakti Rakṣaka Śrīdhara Dev-Gosvāmī Mahārāja, Śrīyukta Ramā Rāṇī Bhaṭṭācārya, partió de este mundo después de ser hospitalizada por un corto tiempo. Conocida cariñosamente como “Ramā Piśimā”*, se había mantenido estable, aunque algo delicada de salud durante varios años, hasta  antes de ser admitida en el hogar local de ancianos en Navadvīpa. Un día  después de que perdió el conocimiento, lucía muy tranquila y graciosamente  recostada  en su cama. Los médicos hicieron todo lo que pudieron, pero después de dos días más, Ramā Piśimā partió en paz de este mundo.

Acompañado por sakīrtana, su cuerpo fue llevado al Maṭh con mucho honor. Oraciones tradicionales fueron cantadas y se realizaron  rituales aquí en el templo, antes de que se le  llevara al ghat o crematorio local. Sus cenizas fueron colocadas al cuidado de la Madre Ganges, en presencia de un contingente considerable de devotos y familiares.

Ramā Piśimā es muy recordada con cariño por innumerables devotos que aquí han tenido su dulce asociación, y en particular por los que tuvieron la oportunidad de haberla servido. Cualquiera que haya visto a Ramā Piśimā, automáticamente recordaron a Śrīla Śrīdhara Mahārāja, sobre todo a algunas características muy similares, en particular, su cara, sus manos y  sus auspiciosos pies.

Śrīla Govinda Mahārāja acortó su estancia en Jagannātha Purī, para presidir la fiesta en su honor que, según la costumbre local, y que tiene lugar diez días después del fallecimiento. En este festival se contó con la presencia de muchos de sus familiares, así como una afluencia de devotos de nuestra Maṭh, de sus hogares y nuestros otros templos.

Que Ramā Piśimā de sus bendiciones para ayudarnos fielmente a recorrer el camino tan claramente preparado para nosotros por Śrīla Bhakti Rakṣaka Śrīdhara Dev-Gosvāmī Mahārāja, y puesto a disposición del mundo, actualmente por Śrīla Bhakti Sundar Govinda Dev-Gosvāmī Mahārāja. Su recuerdo vivirá, sin duda, por siempre.

* Piśimā significa “Tía”.

Comentarios