Desaparición de Śrīla Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī.

Śrī Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī nació alrededor de 1503 en Bengala Oriental. Su padre, Śrī Tapana Miśra, era un gran devoto de Śrī Caitanya Mahāprabhu, que procedía de la localidad de Rāmapura a orillas del río Padmā en Bengala Oriental. Mahāprabhu conoció a Tapana Miśra cuando fue a Bengala Oriental durante su carrera como profesor de sánscrito. Luego Tapana Miśra otra vez se encontró con Él en Vārāṇasī.

Tapana Miśra había estudiado muchas escrituras, pero seguía desconcertado sobre el propósito de la vida y qué hacer para alcanzarlo. Él tuvo un sueño en el que fue instruido por un brāhmaa para ir ante Nimāi Paṇḍita y  le fueran aclaradas estas cuestiones por Él. Cuando Tapana Miśra le dijo al Señor sobre su sueño, Nimāi respondió que el ‘Harināma-sakīrtana’ era tanto el propósito de la vida como el medio para alcanzarlo. Tapana Miśra expresó su deseo de ir a vivir a Navadvīpa cerca del Señor, pero Mahāprabhu le dijo que fuera a Benarés en su lugar, asegurando que Él lo vería allí un día. Por lo tanto, varios años después, cuando pasó a través de Benarés en Su camino de regreso de Vṛndāvana, Mahāprabhu, estando en Vārāṇasī, se quedó en la casa de Candraśekhara Vaidya y solía ir a cenar con Tapana Miśra; ahí, Raghunātha a menudo masajeaba los pies del Señor.

Por el orden de Śrī Caitanya Mahāprabhu, Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī fue brahmācharī toda la vida. Su servicio era el canto constante de ‘Hare Kṛṣṇa’ y la lectura del ‘Śrīmad-Bhāgavatam’. En Jagannātha Purī, Raghunātha satisfizo al Señor Gaurāṅga por su excepcional cocina y actuaciones del kīrtana, lo que le trajo el título de ‘Kīrtana Ācārya’.

Cuando llegó a Vṛndāvana, los Vaiṣṇavas (incluyendo a Śrī Rūpa y Sanātana Gosvāmīs) escuchaban regularmente su canto de los ślokas del ‘Bhāgavata’ en cuatro melodías tan dulces como un cuco*. Su recitación era sin igual; incluso Vyāsadeva lo disfrutaba. Él cumplió la orden del Señor Caitanya de predicar las glorias y la importancia incomparable del Grantha-rāja ‘Śrīmad-Bhāgavatam’.

Sus lágrimas de amor puro por Rādhā-Govinda mojaron las páginas. Raghunātha Bhaṭṭa estaba tan absorto en el Kṛṣṇa-kathā, que nunca oyó ni habló temas mundanos, qué decir de criticar a los devotos. Creía que todos los Vaiṣṇavas están sirviendo sinceramente al Señor de acuerdo a su realización, y por lo tanto, uno debe pasar por alto sus faltas.

Bajo su inspiración, un discípulo adinerado construyó un magnífico templo en Vṛndāvana para Śrī-Śrī Radha-Govindajī. Incluso, después de cuatrocientos cincuenta años, este Templo de piedra roja intrincadamente tallado a mano, sigue siendo el templo más hermoso en Vṛndāvana y de todo el norte de India. Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī sirvió fielmente a Govindajī durante cuarenta años.

Él era un erudito en todas las materias, aunque no escribió ningún libro como los otros Gosvāmīs. Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī aprendió todas las Śāstras simplemente por audición. Ante el temor de que los musulmanes pudieran profanar la forma sagrada de Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī, Śrī Jīva Gosvāmī quemó su cuerpo. Las cenizas fueron colocadas en dos samādhis, uno en el Rādhā-kuṇḍa, otro en el Área de los 64 Samādhis. En el Nitya-līlā de Rādhā-Govindajī Él sirve como Rasa-mañjarī (o Rāga-mañjarī), una de las Aṣta-mañjarīs de Śrī Rādhā.

*Un tipo de ave.

Raghunātha va a Purī.

Fuera de impaciencia por ver al Señor, Raghunātha Bhaṭṭa se apresuró hacia Purī después de visitar Bengala. Estuvo acompañado por un sirviente que llevaba su equipaje. Durante el viaje, se encontró con un cierto Rāmadāsa Viśvāsa, un devoto del Señor Rāma, iniciado en la sucesión discipular de los Rāmānandīs, y muy versado en la poética sánscrita y otras escrituras. Fue miembro acomodado de la casta Kāyastha** que tenía una posición importante en la tesorería del gobierno como le fue confiado por el Shah***. Rāmadāsa estaba viajando a Purī ya que quería renunciar a sus enredos materiales y visitar a Jagannātha Deva. Estaba cantando constantemente el Rāma-mantra. Sabiendo que Raghunātha era un brāhmaa, tomó muchas molestias para rendirle servicio, a veces masajeando sus pies, a veces llevando su equipaje en la cabeza. Raghunātha estaba un tanto avergonzado de que un hombre tan rico e importante estuviera rindiéndole tal servicio de baja categoría, pero Rāmadāsa trató de disipar sus dudas diciendo: “Yo soy un śūdra humilde y tú eres un brāhmaa. Es mi deber servirte. Siento la mayor alegría en tener esta oportunidad de servirte.”

Cuando Raghunātha llegó a Purī, se postró en el suelo ante los pies del Señor. El Señor reconoció a Raghunātha y con gran emoción lo levantó y lo abrazó. Él le preguntó por Tapana Miśra y Candraśekhara Vaidya, y luego lo envió a ver a Jagannātha, diciéndole que regresara a comer con Él después. Mahāprabhu le ordenó a Govinda para que hiciera los arreglos de vivienda para Raghunātha, presentándole a Svarūpa Dāmodara y a Sus otros asociados.

Durante los ocho meses que Śrī Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī permaneció en Nīlācala (Purī), a veces tenía la oportunidad de invitar a Mahāprabhu a comer. Él tendría la oportunidad de cocinar deliciosos platos de vegetales para el placer del Señor. Era un cocinero experto y el Señor estaba especialmente satisfecho por el humor devocional en el que preparaba estas comidas. Raghunātha tenía la fortuna suficiente para ser capaz de tomar los remanentes del Señor. Rāmadāsa Viśvāsa también conoció a Mahāprabhu durante este tiempo, pero el Señor podía ver a través de él. Vio que Rāmadāsa albergaba deseos de liberación y que estaba orgulloso de su aprendizaje, y por eso no le mostró tanta misericordia como lo hizo con Raghunātha.

Después de que Raghunātha había estado en Purī durante ocho meses, el Señor le dijo que regresara a Kaśī para servir a sus padres Vaiṣṇavas, quienes eran ya ancianos y estaban enfermos. También le dijo que no se casara. Entonces, el Señor le hizo un regalo con Sus propias kaṇṭhī-mālās, le cual puso en torno al cuello de Raghunātha, diciéndole que viniera a Purī de nuevo.

**Casta de los escribientes.

***Título que recibían los monarcas de Irán.

Śrī Caitanya-Caritāmta, Ādi-līlā, Capítulo 10: El tronco, las ramas y ramas secundarias del árbol de Śrī Caitanya Mahāprabhu, Versos 154-158.

— Los devotos destacados de Vārāṇasī fueron el médico Candraśekhara, Tapana Miśra y Raghunātha Bhaṭṭācārya, el hijo de Tapana Miśra. Cuando el Señor Caitanya fue a Vārāṇasī, después de visitar Vṛndāvana, vivió por dos meses en la casa de Candraśekhara Vaidya, y aceptó prasādam en casa de Tapana Miśra.

— Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu estaba en casa de Tapana Miśra, Raghunātha Bhaṭṭa, que entonces era un niño, lavaba los platos del Señor y Le daba masajes en las piernas.

— Más tarde, cuando era un joven, Raghunātha visitó a Śrī Caitanya Mahāprabhu en Jagannātha Purī, y permaneció allí durante ocho meses. A veces le ofrecía prasādam al Señor.

— Más tarde, por orden de Śrī Caitanya, Raghunātha fue a Vṛndāvana, y se quedó allí, bajo el refugio de Śrīla Rūpa Gosvāmī.

— Mientras estuvo con Śrīla Rūpa Gosvāmī, su ocupación consistía en recitar el Śrīmad-Bhāgavatam para que él lo escuchase. Como resultado de esa recitación del Bhāgavatam, alcanzó la perfección del amor por Kṛṣṇa, debido al cual estaba siempre enloquecido.

Śrī Caitanya-Caritāmta, Antya-līlā, Capítulo 13: Pasatiempos con Jagadānanda Paṇḍita y Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī, Versos 89-139. 

Cuando Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī, una vez completada su educación, fue de Vārāṇasī a Jagannātha Purī, en el camino se encontró con Rāmadāsa Viśvāsa Paṇḍita. Viśvāsa Paṇḍita estaba muy orgulloso de su educación, pero, por ser un impersonalista, no fue bien recibido por Śrī Caitanya Mahāprabhu. El capítulo termina con un resumen de la vida de Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī.

— Por esa época, Raghunātha Bhaṭṭācārya, el hijo de Tapana Miśra, abandonó todos sus deberes y se fue de casa, con intención de ir a ver a Śrī Caitanya Mahāprabhu.

— Acompañado de un sirviente que le llevaba el equipaje, Raghunātha Bhaṭṭa partió de Vārāṇasī y viajó por el camino que pasa por Bengala.

— En Bengala se encontró con Rāmadāsa Viśvāsa, que pertenecía a la casta kāyastha. Era uno de los secretarios del rey.

— Rāmadāsa Viśvāsa poseía una gran erudición en todas las Escrituras reveladas. Daba lecciones acerca del famoso libro Kāvya-prakāsa y era conocido como adorador y devoto avanzado de Raghunātha [el Señor Rāmacandra].

— Rāmadāsa, que había renunciado a todo, iba a ver al Señor Jagannātha. En el camino, recitaba el santo nombre del Señor Rāma las veinticuatro horas del día.

— Al encontrarse con Raghunātha Bhaṭṭa en el camino, se puso el equipaje de Raghunātha en la cabeza y cargó con él.

— Rāmadāsa ofreció diversos servicios a Raghunātha Bhaṭṭa, hasta el punto de darle masaje en las piernas. Raghunātha Bhaṭṭa titubeaba a la hora de aceptar todo aquel servicio.

— «Tú eres un caballero respetable, un sabio erudito y un gran devoto —dijo Raghunātha Bhaṭṭa—. Por favor, no trates de servirme. Simplemente vayamos juntos en buena compañía.»

— Rāmadāsa contestó: «Yo soy un śūdra, un alma caída. Servir a un brāhmaṇa es mi deber y mi principio religioso.

— «Así pues, no estés tan receloso. Yo soy tu sirviente, y, cuando te sirvo, mi corazón se llena de júbilo.»

— De ese modo, Rāmadāsa llevó el equipaje de Raghunātha Bhaṭṭa y le sirvió con sinceridad. Día y noche, recitaba sin cesar el santo nombre del Señor Rāmacandra.

— Viajando de ese modo, Raghunātha Bhaṭṭa pronto llegó a Jagannātha Purī. Una vez allí, fue a ver a Śrī Caitanya Mahāprabhu y, con gran placer, se postró a Sus pies de loto.

— Raghunātha Bhaṭṭa se postró, derecho como un palo, a los pies de loto de Śrī Caitanya Mahāprabhu. El Señor entonces le abrazó, sabiendo bien quién era.

— Raghunātha ofreció reverencias respetuosas a Śrī Caitanya Mahāprabhu de parte de Tapana Miśra y Candraśekhara; también el Señor preguntó por ellos.

— «Es muy bueno que hayas venido —dijo el Señor—. Ahora ve a ver al Señor Jagannātha, el de ojos de loto. Hoy tomarás prasādam aquí, en Mi casa.»

— El Señor dijo a Govinda que se encargase del alojamiento de Raghunātha Bhaṭṭa y entonces lo presentó a todos los devotos, comenzando por Svarūpa Dāmodara Gosvāmī.

— De ese modo, Raghunātha Bhaṭṭa pasó ocho meses seguidos con Śrī Caitanya Mahāprabhu y, por la misericordia del Señor, sentía que su felicidad trascendental aumentaba cada día.

— Cada cierto tiempo, cocinaba arroz con hortalizas estofadas e invitaba a Śrī Caitanya Mahāprabhu a su casa.

— Raghunātha Bhaṭṭa era un cocinero experto. Todo lo que cocinaba sabía como el néctar.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu aceptaba con gran satisfacción toda la comida que preparaba. Una vez satisfecho el Señor, Raghunātha Bhaṭṭa comía Sus remanentes.

— Cuando Rāmadāsa Viśvāsa fue a ver a Śrī Caitanya Mahāprabhu, el Señor no le dio ninguna muestra especial de misericordia, aunque era su primer encuentro.

— En su corazón, Rāmadāsa Viśvāsa era un impersonalista que deseaba fundirse en la existencia del Señor, y estaba muy orgulloso de su erudición. Śrī Caitanya Mahāprabhu, que es la omnisciente Suprema Personalidad de Dios, puede entender el corazón de todos, de modo que sabía todo esto.

— Rāmadāsa Viśvāsa estableció entonces su residencia en Jagannātha Purī y dio lecciones sobre el Kāvya-prakāśa a la familia Paṭṭanāyaka [los descendientes de Bhavānanda Rāya].

— Pasados ocho meses, al despedirse de Raghunātha Bhaṭṭa, Śrī Caitanya Mahāprabhu le prohibió categóricamente casarse. «No te cases», dijo el Señor.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo a Raghunātha Bhaṭṭa: «Cuando regreses a casa, sirve a tus ancianos padres, que son devotos, y trata de estudiar el Śrīmad-Bhāgavatam de labios de un vaiṣṇava puro que haya comprendido a Dios».

— Śrī Caitanya Mahāprabhu concluyó: «Ven de nuevo a Nīlācala [Jagannātha Purī]». Tras estas palabras, el Señor puso Su propio collar de cuentas en el cuello de Raghunātha Bhaṭṭa.

— Entonces el Señor le abrazó y Se despidió de él. Sobrecogido de amor extático, Raghunātha Bhaṭṭa se echó a llorar debido a la inminente separación de Śrī Caitanya Mahāprabhu.

— Tras pedir permiso a Śrī Caitanya Mahāprabhu y a todos los devotos, comenzando por Svarūpa Dāmodara, Raghunātha Bhaṭṭa regresó a Vārāṇasī.

— Conforme a las instrucciones de Śrī Caitanya Mahāprabhu, durante cuatro años sirvió a sus padres continuamente. Además, estudiaba regularmente el Śrīmad-Bhāgavatam con un vaiṣṇava autorrealizado.

— Entonces sus padres murieron en Kāśī [Vārāṇasī], y él se desapegó, de modo que regresó con Śrī Caitanya Mahāprabhu, abandonando toda relación con su hogar.

— Como anteriormente, Raghunātha pasó otros ocho meses seguidos con Śrī Caitanya Mahāprabhu, al cabo de los cuales, el Señor le dio la siguiente orden.

— «Mi querido Raghunātha, siguiendo Mi orden, ve a Vṛndāvana y vive allí bajo la tutela de los gosvāmīs Rūpa y Sanātana.

— «En Vṛndāvana, debes recitar el mantra Hare Kṛṣṇa las veinticuatro horas del día y leer continuamente el Śrīmad-Bhāgavatam. Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, muy pronto te concederá Su misericordia.»

— Tras decir esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu abrazó a Raghunātha Bhaṭṭa y, por la misericordia del Señor, Raghunātha se llenó de amor extático por Kṛṣṇa.

— En un festival, Śrī Caitanya Mahāprabhu había recibido betel sin especias y un collar de hojas de tulasī de catorce codos de largo [algo más de seis metros]. Era un collar que había llevado el Señor Jagannātha.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu dio el collar y el betel a Raghunātha Bhaṭṭa, quien, considerándolos una Deidad de adoración, los guardó con mucho cuidado.

— Tras pedir permiso a Śrī Caitanya Mahāprabhu, Raghunātha Bhaṭṭa partió hacia Vṛndāvana. Al llegar allí, se puso bajo la tutela de Rūpa y Sanātana Gosvāmīs.

— Cuando recitaba el Śrīmad-Bhāgavatam en compañía de Rūpa y Sanātana, Raghunātha Bhaṭṭa se veía abrumado de amor extático por Kṛṣṇa.

— Por la misericordia de Śrī Caitanya Mahāprabhu, experimentaba los signos del amor extático: lágrimas, temblores y la voz entrecortada. Los ojos se le llenaban de lágrimas y se le ahogaba la voz, de modo que no podía recitar el Śrīmad-Bhāgavatam.

— Su voz era tan dulce como la del cuclillo, y sabía recitar cada verso del Śrīmad-Bhāgavatam con tres o cuatro melodías distintas. Así, sus recitaciones eran muy dulces para el oído.

— Cuando recitaba o escuchaba acerca de la belleza y la dulzura de Kṛṣṇa, se sentía sobrecogido de amor extático y se olvidaba de todo.

— De ese modo, Raghunātha Bhaṭṭa se entregó plenamente a los pies de loto del Señor Govinda, y esos pies de loto se volvieron su vida misma.

— Más tarde, Raghunātha Bhaṭṭa ordenó a sus discípulos que construyeran un templo para Govinda. Él mismo preparó diversos ornamentos para Govinda, entre ellos una flauta y pendientes en forma de tiburón.

— Raghunātha Bhaṭṭa ni escuchaba ni hablaba de nada del mundo material. Simplemente hablaba de Kṛṣṇa y adoraba al Señor día y noche.

— Jamás prestaba oídos a las blasfemias contra algún vaiṣṇava, ni a los comentarios acerca de la mala conducta de algún devoto. Lo único que sabía era que todo el mundo estaba ocupado en el servicio de Kṛṣṇa; no entendía nada más.

— Cuando estaba absorto en el recuerdo del Señor Kṛṣṇa, Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī tomaba el collar de tulasī y el prasādam del Señor Jagannātha que Śrī Caitanya Mahāprabhu le había dado, los ataba juntos y se los ponía en el cuello.

— De este modo, he hablado de la poderosa misericordia de Śrī Caitanya Mahāprabhu, por la cual Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī se sentía constantemente sobrecogido de amor extático por Kṛṣṇa.

— En este capítulo he hablado de tres temas: la visita de Jagadānanda Paṇḍita a Vṛndāvana, el episodio en que Śrī Caitanya Mahāprabhu escuchó la canción de la deva-dāsī del templo de Jagannātha, y la misericordia de Śrī Caitanya Mahāprabhu, por la que Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī alcanzó el amor extático por Kṛṣṇa.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu [Gaurahari] concede el amor extático por Kṛṣṇa a todo el que escuche estos temas con amor y fe.

— Orando a los pies de loto de Śrī Rūpa y Śrī Raghunātha, siempre deseando su misericordia, yo, Kṛṣṇadāsa, narro el Śrī Caitanya-caritāmṛta, siguiendo sus pasos.

La siguiente descripción de Śrī Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī, también se da en el ‘Śrī Bhakti-Ratnākara’:

“Al mirar a la tumba samādhi de Raghunātha Bhaṭṭa, mi corazón se rompe y mis ojos están inundados de lágrimas. Pero, ¿quién no se alegra en cuanto oye las glorias de Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī? Él era un maestro tan experto de todas las Escrituras que incluso Bṛhaspati aclamaría de alegría al escuchar las explicaciones de Raghunātha acerca de la doctrina Vaiṣṇava. No hay nada que se pueda comparar a sus discursos sobre el ‘Bhāgavata’. Hasta el propio Vyāsa desea sentarse y escucharlo hablar, sabiendo que esto le traerá felicidad. Incluso, los dioses quedaron atónitos al observar sus prácticas devocionales. Cuando los devotos escucharon a Śrīnivāsa Ācārya glorificar a Śrī Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī de esta manera, cayeron al suelo y ofrecieron sus respetos. Luego continuaron hacia el templo de Govindajī.”

Śrī Raghunātha Bhaṭṭa Gosvāmī desapareció en aproximadamente 1579 o 1580 d. de C.

Comentarios