Desaparición de Śrīla Murāri Gupta.

Murāri Gupta era Hanuman en el Rāmacandra-līlā; Purandara era Aṅgada y Govindānanda Sugrīva. (Gaura-gaoddeśa-dīpikā 91)

La palabra gupta significa ‘oculto’, por lo que el nombre de Murāri Gupta indica que Murāri (Śrī Caitanya Deva) en secreto había establecido su residencia permanente en su corazón. (Caitanya-Bhāgavata 2.10.31)

Murāri Gupta tuvo nacimiento en una familia de médicos ayurvédicos en el distrito de Sylhet.

Murāri Gupta es un médico de las enfermedades físicas. Él fue uno de los muchos asociados de Mahāprabhu que aparecieron en Sylhet. (Caitanya-Bhāgavata 1.2.35)

Los nombres de sus padres son desconocidos. Él era algo mayor que Mahāprabhu. Cuando su familia se mudó de Sylhet para establecer su residencia en Navadvīpa, vivían en el mismo barrio que Śrī Caitanya, por lo que Murāri fue compañero de Nimāi en muchos de sus pasatiempos infantiles. También está escrito en el ‘Caitanya-Caritāmta’ que Murāri observó los pasatiempos infantiles de Mahāprabhu. Su nombre está incluido en la lista del ‘Caitanya-Bhāgavata’ de los asociados que aparecieron antes de Mahāprabhu.

Ocultos en Navadvīpa, había muchos que previamente habían nacido en el comando del Señor. Incluidos entre ellos a Śrī Candraśekhara, Jagadīśa, Gopīnāth, Śrīman, Murāri, Śrī Garuḍa y Gaṅgā Dāsa. (Caitanya-Bhāgavata 1.2.98-99)

Junto con Mahāprabhu, él era también un estudiante en la tol (escuela) de Gaṅgādāsa Paṇḍita. Cuando el Señor se dedicaba a Sus pasatiempos de aprendizaje y estudio, a menudo abordaba a Murāri en debates bromistas y burlones. Murāri Gupta fue sorprendido por la inteligencia maravillosa de Mahāprabhu y sólo el toque de Su mano lo sumergiría tanto en éxtasis que él prontamente estaba convencido de que no era un ser humano ordinario.

Un día, el Señor estaba complacido con la explicación que Murāri Gupta le dio; una que fue capaz de dar debido a la gracia del Señor. Él tocó a Murāri con la mano y todo su cuerpo se llenó de éxtasis. Murāri Gupta pensó que esta persona no podía de ninguna manera ser un ser humano ordinario. ¿Puede un ser humano ordinario alcanzar tal erudición tan rápidamente? Y Su toque, ¡trae tanto placer extático! (Śrī Caitanya-Bhāgavata 1.10.49)

El ornamento de los Vaiṣṇavas es la humildad. Mahāprabhu se derritió cuando vio la humildad de Murāri Gupta.

śrī-murāri gupta śākhā—premera bhāṇḍāra
prabhura h
daya drave śuni’ dainya yāra

“Murāri Gupta, la rama vigésima primera del árbol de Śrī Caitanya Mahāprabhu, era un almacén de amor por Dios. Su gran humildad y mansedumbre hacían que el corazón de Śrī Caitanya se derritiera.

SIGNIFICADO: Śrī Murāri Gupta escribió un libro titulado Śrī Caitanya-carita. Este devoto pertenecía a una familia vaidya de médicos de Śrīhaṭṭa, el pueblo donde nació el padre de Śrī Caitanya, y más tarde residió en Navadvīpa. Se contaba entre los mayores de Śrī Caitanya Mahāprabhu. En casa de Murāri Gupta, el Señor Caitanya mostró Su forma de Varāha, como se relata en el Capítulo Tercero del Madhya-khaṇḍdel Caitanya-bhāgavata. Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu mostró Su forma mahā-prakāśa, apareció ante Murāri Gupta como el Señor Rāmacandra. Estando sentados juntos Śrī Caitanya Mahāprabhu y Nityānanda Prabhu en casa de Śrīvāsa Ṭhākura, Murāri Gupta ofreció sus respetos primero a Śrī Caitanya y después a Śrī Nityānanda Prabhu. Sin embargo, Nityānanda Prabhu era mayor que Śrī Caitanya Mahāprabhu y, por ello, el Señor Caitanya observó que Murāri Gupta había violado la etiqueta social, puesto que tenía que haber presentado sus respetos a Nityānanda Prabhu antes que a Él. De esta manera, por la gracia de Śrī Caitanya Mahāprabhu, supo cuál era la posición del Señor Nityānanda Prabhu, y al día siguiente ofreció sus reverencias en primer lugar a Śrī Nityānanda y después a Śrī Caitanya. Śrī Caitanya Mahāprabhu dio pan (nuez de betel) mascado a Murāri Gupta. Una vez, Śivānanda Sena ofreció a Śrī Caitanya unos alimentos que estaban cocinados con demasiado ghī, y al día siguiente el Señor Se sintió enfermo, y fue a casa de Murāri Gupta para que Le recetara un tratamiento. El Señor Caitanya bebió un poco de agua del cántaro de Murāri Gupta, y Se curó. El remedio natural contra la indigestión consiste en beber un poco de agua, y como Murāri Gupta era médico, dio al Señor de beber un poco de agua, y Le curó.

Cuando Caitanya Mahāprabhu apareció en casa de Śrīvāsa Ṭhākura en Su murti Caturbhuja, Murāri Gupta se volvió Su medio de transporte bajo la forma de Garuḍa, y en estos pasatiempos de éxtasis, el Señor montó sobre sus hombros. Murāri Gupta deseaba abandonar su cuerpo antes de que Śrī Caitanya Mahāprabhu dejase este mundo, pero el Señor Se lo prohibió. Esto se relata en el Capítulo Vigésimo del Madhya-khaṇḍa del Caitanya-bhāgavata. Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu apareció una vez en éxtasis como la mūrti de Varāha, Murāri Gupta Le ofreció oraciones. Era un gran devoto del Señor Rāmacandra, y su devoción inquebrantable se describe con mucho realismo en los versos 137 al 157 del Capítulo Decimoquinto del Madhya-līlā del Caitanya-caritāmta. (Śrī Caitanya Caritāmta, Ādi-līlā, 10.49) 

Cuando Mahāprabhu regresó de Gayā, vio a Murāri en la casa de Śuklāmbara Brahmacārī. Murāri había oído hablar de las transformaciones de Mahāprabhu de Śrīman Paṇḍita. Mahāprabhu estaba satisfecho con Murāri y un día le dio una visión de Su forma como el Varāha-avatāra; el Señor levantó un pote de agua de Murāri con Su nariz mientras daba un fuerte rugido. Murāri consideró que su vida había sido satisfecha por esta visión y compuso un himno en glorificación al Señor. Este evento ha sido muy bien descrito por Śrīla Vṛndāvana Dāsa Ṭhākura en el ‘Śrī Caitanya-Bhāgavata’, Madhya-khaṇḍa, capítulo 3.

varāha-āveśa hailā murāri-bhavane
ta
ra skandhe cai prabhu nācilā agane

“Un día, Śrī Caitanya Mahāprabhu sintió el éxtasis de la encarnación jabalí, y saltó a hombros de Murāri Gupta. Así bailaron los dos en el patio de Murāri Gupta.”

SIGNIFICADO: Un día, Caitanya Mahāprabhu comenzó a exclamar: «¡Śūkara! ¡Śūkara!». Invocando de este modo la encarnación jabalí del Señor, adoptó Su forma como encarnación jabalí, y saltó a hombros de Murāri Gupta. Llevaba un pequeño u, un pequeño cántaro de agua con una boquilla, y así, de manera simbólica, levantó la Tierra de las profundidades del océano, ya que así es el pasatiempo de Śrī Varāha.

(Śrī Caitanya Caritāmta, Ādi-līlā, 17.19) 

El Señor Gaurahari tenía el mismo tipo de afecto por Murāri Gupta que el que el Señor Rāmacandra tenía por Su sirviente, Hanuman. (Caitanya-Bhāgavata 2.3.11)

En la ocasión de las 21 horas de la gran manifestación (Mahā-prakāśa) en Śrīvāsa-aṅgana, el Señor le dio a Murāri una visión de Sí Mismo como Rāmacandra. Cuando vio a su Deidad adorable delante de él, Murāri se desmayó. Luego glorificó al Señor de manera tal que le agradó, por lo que le dio una bendición a Murāri de que cumpliría todos sus deseos.

El Señor le ordenó Murāri: “¡Mira Mi forma; y he aquí! Murāri vio la forma de Raghunātha directamente delante de él. Vio al Señor del Universo en el color moreno de la hierba dūrvā, sentado en vīrāsana, en la postura de un gran arquero. Vio a Sītā y a Lakṣmaṇa de pie a cada lado de Él, y a Su ejército de monos que lo rodeaban cantando himnos de alabanza. Le parecía que él mismo era uno de los monos, y tan pronto como vio esto, cayó desmayado. El mejor de los médicos, Murāri, yacía inconsciente en el suelo, completamente bajo el hechizo de Mahāprabhu. (Caitanya-Bhāgavata 2.10.7-11)

murāri-gupta-mukhe śuni’ rāma-gua-grāma
lalā
e likhila tāra rāmadāsa nāma

“Murāri Gupta era un gran devoto de Śrī Rāmacandra. Cuando Śrī Caitanya le escuchó cantar las glorias de Śrī Rāmacandra, inmediatamente escribió en su frente «Rāmadāsa» [el sirviente eterno de Śrī Rāmacandra].” (Śrī Caitanya Caritāmta, Ādi-līlā, 17.69) 

En otra ocasión, Mahāprabhu mostró una forma de Nārāyaṇa de cuatro brazos en la casa de Śrīvāsa, y comenzó a llamar el nombre de Garuḍa. Murāri Gupta oyó el llamado, y dando un fuerte rugido tomó la forma del Rey de las Aves. Luego, Mahāprabhu subió sobre sus hombros. Este līlā se describe en el capítulo 20 del Madhya-khaṇḍa del ‘Caitanya-Bhāgavata’, y en la 12 ° Ola del ‘Bhakti-Ratnākara’.

En la casa de Śrīvāsa, Mahāprabhu enseñó las verdades espirituales acerca de Sí Mismo; Nityānanda Prabhu acerca de cuestiones de etiqueta a través Murāri. Un día, Murāri Gupta fue a casa Śrīvāsa. Al llegar, lo primero que hizo fue ofrecer reverencias a Mahāprabhu y luego a Nityānanda. Mahāprabhu dijo: “Esto no es correcto.” Murāri no podía entender lo que quería decir. Esa noche, cuando regresó a su casa, tuvo un sueño en el que vio a Nityānanda como Balarāma, abanicando a Mahāprabhu-Kṛṣṇa con un espanta-moscas. Entonces, Murāri comprendió lo que Mahāprabhu había estado diciéndole y desde entonces ofreció primero reverencias a Nityānanda, y después a Mahāprabhu. Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Gosvāmī Ṭhākura escribe en su ‘Gauīya-bhāya’: Śrī Murāri era un adorador de Balarāma. Por lo tanto, el adorar al Señor Supremo sin antes adorar al Guru y al Jagad-guru es un error en secuencia.”

El Mahāprabhu de ojos de loto estaba sentado con el sonriente Nityānanda a Su lado derecho. Murāri ofreció reverencias primero a Nityānanda y luego a los pies de Viśvambhara. (Caitanya-Bhāgavata 2.20.22 y 23)

Mahāprabhu tenía gran afecto por Murāri Gupta y así le daría su propio sartén, por lo que Murāri comería con gusto. Cuando Mahāprabhu le dijo a Murāri que se lavara las manos, Murāri simplemente las limpió en su cabeza. Fue en este momento que Mahāprabhu de repente comenzó a criticar las falsas opiniones de los Smārta-brāhmaṇas y de los Prakāśānanda-māyāvādas.

El Señor dijo: “¡Oh, necio!, perderás tu estatus de casta. Mis restos están en todo tu cuerpo.” Mientras hablaba, el Señor entró en un trance en el que asumió Su identidad como la Persona Suprema. Apretó los dientes y empezó a decir algo especial: “Hay un sannyāsī llamado Prakāśānanda en Kaśī, que me está cortando en pedacitos. Él enseña el Vedānta, pero no acepta Mi forma. He provocado que se convierta en leproso, pero todavía no entiende. El tonto no se da cuenta de que los universos ilimitados están contenidos dentro de Mi cuerpo, ¡qué arrogancia el que deba negarlo! Te digo la verdad Murāri, porque tú eres Mi sirviente: todo aquel que no acepta Mi Forma está destinado a la ruina. (Caitanya-Bhāgavata 2.20.31-36)

El Señor estaba muy feliz de aceptar la ofrenda de un devoto, sin importar cómo se haya hecho. Cuando Murāri regresó a su casa, le dijo a su esposa que deseaba comer. Su devota esposa cuidadosamente preparó arroz con ghī (mantequilla clarificada) y se la dio a su marido. Pero Murāri, absorto en la contemplación de Kṛṣṇa, tomó puñado tras puñado de la comida y la tiró en el suelo, ofreciéndola al Señor de esta manera. Lo sorprendente es que a pesar de que Mahāprabhu no estaba presente físicamente en el lugar en ese momento, Él aceptó la ofrenda. Al día siguiente fue a casa Murāri y le dijo: “Yo he venido a ti por medicina. Tú me hiciste comer tanto, insistiendo, que la tomé y comí. Ahora tengo indigestión. Tienes que darme un poco de agua, eso será el remedio para mi problema de estómago. Mahāprabhu tomó agua de una jarra en casa Murāri, bebiendo todo su contenido. Al ver esto, Murāri se desmayó y todos los devotos se pusieron a llorar. (Caitanya-Bhāgavata 2.20.69-71)

cikitsā karena yāre ha-iyā sadaya
deha-roga bhava-roga,—dui tāra k
aya

“Cuando Murāri Gupta trataba a sus pacientes, por su misericordia, mitigaba tanto las enfermedades corporales como las espirituales.”

SIGNIFICADO: Murāri Gupta podía tratar tanto las enfermedades corporales como las espirituales, porque era un médico de profesión y un gran devoto del Señor en lo que se refiere al avance espiritual. Éste es un ejemplo de servicio a la humanidad. Todos tendrían que saber que hay dos clases de enfermedades en la sociedad humana. Una de ellas, que se llama adhyātmika, la enfermedad material, pertenece al cuerpo, pero la enfermedad más importante es espiritual. La entidad viviente es eterna, pero, de una manera u otra, cuando está en contacto con la energía material, está sometida a la repetición del nacimiento, la muerte, la vejez y la enfermedad. Los médicos de ahora tendrían que aprender de Murāri Gupta. Aunque modernos médicos filantrópicos abran hospitales gigantescos, no hay hospitales para curar la enfermedad material del alma espiritual. El movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa ha emprendido la misión de curar esa enfermedad, pero la gente no lo aprecia mucho, porque no sabe lo que es esta enfermedad. Una persona enferma necesita tanto una medicina apropiada como una dieta apropiada y, por tanto, el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa procura a la gente aquejada de materialismo la medicina del canto del santo nombre, el mahā-mantra Hare Kṛṣṇa, y la dieta del prasādam. Hay muchos hospitales y clínicas para curar las enfermedades corporales, pero no hay tales hospitales para curar la enfermedad material del alma espiritual. Los centros del movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa son los únicos hospitales establecidos que pueden curar al hombre del nacimiento, la muerte, la vejez y la enfermedad. (Śrī Caitanya Caritāmta, Ādi-līlā, 10.51) 

Murāri Gupta analizó las múltiples encarnaciones del Señor y llegó a la conclusión de que en cada una de las Apariciones del Señor, antes de que Él Mismo partiera, disponía también las partidas de Sus asociados. Por lo tanto, Rāmacandra destruyó a Rāvaṇa para salvar a Sītā, pero luego Él la abandonó. Kṛṣṇa dispuso la destrucción de los Yadus. Por consecuencia, Mahāprabhu también inevitablemente desaparecería en un momento determinado. Pensó que sería mejor para él partir antes de que llegara ese día, ya que sería demasiado doloroso para él. Por esta razón, Murāri compró un cuchillo afilado y lo mantuvo escondido en su casa. El Señor sabía de su intención y de inmediato fue a su casa y le dijo a Murāri que le entregara el cuchillo. Ambos līlās antes mencionados se encuentran descritos en la duodécima Ola del ‘Śrī  Bhakti-ratnākara.

Murāri Gupta también iría a la peregrinación anual para ver a Mahāprabhu en Purī. Acompañado de su esposa, alimentaría a Mahāprabhu con muchas preparaciones. Él iba a participar en el festival Ratha-yātrā como miembro del tercer grupo de Sakīrtana en el que Mukunda Datta cantaba y Hari Dāsa Ṭhākura bailaba.

Śrī Caitanya Caritāmta, Madhya-līlā, 15. El Señor toma prasādam en casa de Sārvabhauma Bhaṭṭācārya, versos 137-157.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu abrazó entonces a Murāri Gupta y habló de su firme fe en el servicio devocional. Todos los devotos escucharon Sus palabras.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «En el pasado, Yo incité una y otra vez a Murāri Gupta para que se dejara seducir por el Señor Kṛṣṇa. Yo le decía: “Mi querido Gupta, el Señor Śrī Kṛṣṇa, Vrajendra-kumāra, es la dulzura suprema.

— «“Kṛṣṇa es la Suprema Personalidad de Dios, el origen de todas las encarnaciones y la fuente de todo. Él es el amor trascendental puro en sí mismo, y es el receptáculo de todo placer.

— «“Kṛṣṇa es el receptáculo de todas las cualidades trascendentales. Es como una mina de joyas. Es experto en todo, muy inteligente y sobrio, y es la culminación de todos los sentimientos trascendentales.

— «“Su carácter es muy dulce, y Sus pasatiempos, melodiosos. Es de inteligencia experta, y de ese modo disfruta de todos Sus pasatiempos y melosidades.”

— «Entonces pedí a Murāri Gupta: “Adora a Kṛṣṇa y refúgiate en Él. Excepto Su servicio, no hay nada que pueda atraer la mente”.

— «De ese modo, Me escuchaba una y otra vez. Por Mi influencia, su mente empezaba a transformarse.

— «Murāri Gupta contestó entonces: “Yo soy Tu sirviente y estoy a Tus órdenes. No tengo existencia independiente”.

— «Después de esto, Murāri Gupta fue a casa y pasó toda la noche pensando en que tendría que abandonar su relación con Raghunātha, el Señor Rāmacandra. Así, se sentía abrumado.

— «Murāri Gupta oró entonces a los pies de loto del Señor Rāmacandra. Oró porque la muerte se lo llevase aquella noche, pues no le era posible abandonar el servicio de los pies de loto de Raghunātha.

— «De ese modo, Murāri Gupta pasó la noche llorando. Su mente no hallaba descanso, de modo que no pudo dormir y pasó toda la noche despierto.

— «Por la mañana, Murāri Gupta vino a verme. Tomándose de Mis pies y llorando, Me hizo una súplica.

— «Murāri Gupta dijo: “He vendido mi cabeza a los pies de loto de Raghunātha. No puedo retirar de allí mi cabeza, pues eso me causaría demasiado dolor.

— «“No me es posible abandonar el servicio de los pies de loto de Raghunātha. Al mismo tiempo, si no lo hago, desobedeceré Tu orden. ¿Qué puedo hacer?”

— «De ese modo, Murāri Gupta Me suplicó diciendo: “Tú eres plenamente misericordioso, de modo que, por favor, concédeme esa misericordia: deja que muera ante Ti para que así se acaben mis dudas”.

— «Al escuchar esto, Me sentí muy feliz. Entonces ayudé a Murāri Gupta a levantarse y le abracé.

— «Yo le dije: “¡Toda gloria a ti, Murāri Gupta! Tu método de adoración está firmemente establecido. Tanto, que tu mente no ha cambiado ni siquiera ante Mi ruego.

— «“Así exactamente deben ser el amor y el afecto del sirviente hacia los pies de loto del Señor. Incluso si el Señor desea la separación, el devoto no puede abandonar el refugio de Sus pies de loto.

SIGNIFICADO: La palabra prabhu, amo, indica que el devoto debe servir continuamente al Señor. El prabhu original es el Señor, Śrī Kṛṣṇa. Sin embargo, hay muchos devotos que están apegados al Señor Rāmacandra, y Murāri Gupta es un ejemplo muy claro de esa devoción sin mezcla. Él nunca consintió en abandonar la adoración del Señor Rāmacandra, ni siquiera cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu se lo pidió. Así es la castidad del servicio devocional, como se afirma en el Antya-līlā del Śrī Caitanya-caritāmta (4.46-47):

sei bhakta dhanya, ye nā chāe prabhura caraa
sei prabhu dhanya, ye nā chā
e nija-jana
durdaive sevaka yadi yāya anya sthāne
sei
hākura dhanya tāre cule dhari āne

El devoto que ha establecido una relación firme con el Señor no abandona el servicio del Señor en ninguna circunstancia. En lo que se refiere al Señor mismo, si el devoto decide dejarle, el Señor le trae de regreso sujetándole por el cabello.

— «“Sólo para poner a prueba tu firme fe en tu Señor, te pedí una y otra vez que cambiases tu adoración del Señor Rāmacandra por la de Kṛṣṇa.”

— «De ese modo, felicité a Murāri Gupta diciendo: “En verdad, tú eres la encarnación de Hanumān. Así pues, eres el sirviente eterno del Señor Rāmacandra. ¿Por qué tendrías que abandonar la adoración del Señor Rāmacandra y Sus pies de loto?”.»

— Śrī Caitanya Mahāprabhu continuó: «Murāri Gupta es para Mí como Mi vida misma. Cuando escucho acerca de su humildad, Mi propia vida se resiente».

Tanto Nārāyaṇa, el esposo de Lakṣmī, como Rāmacandra, el esposo de Sītā son igualmente la Suprema Personalidad de Dios. Aun así, el Rāma de ojos de loto único es todo para mí.

Mahāprabhu estaba enormemente satisfecho de escuchar esta actitud devocional exclusiva a la Deidad adorable.

El padre de Śrī Jīva Gosvāmī, Anupama, era similarmente devoto del Señor Rāma. Mahāprabhu lo comparó con Murāri cuando Sanātana le dijo que Anupama no era capaz de renunciar a adorar a Rāma a pesar de las exhortaciones de sus hermanos.

Śrī Caitanya Caritāmta, Antya-līlā, 4. Sanātana Gosvāmī visita al Señor en Jagannātha Purī, versos 26-45.

— Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo a Sanātana Gosvāmī: «Śrīla Rūpa Gosvāmī pasó diez meses con nosotros. Se fue a Bengala hace diez días.

— «Tu hermano Anupama ha muerto. Era muy buen devoto, y tenía una firme convicción en Raghunātha [el Señor Rāmacandra].»

— Sanātana Gosvāmī dijo: «Yo he nacido en una familia baja, pues mi familia comete toda clase de actos irreligiosos en contra de los mandamientos de las Escrituras.

— «Mi Señor, sin aversión hacia mi familia, me has aceptado como Tu sirviente. Sólo por Tu misericordia goza de buena fortuna mi familia.

— «Mi hermano menor, Anupama, era un gran devoto de Raghunātha [el Señor Rāmacandra] desde su más tierna infancia, y Le adoraba con gran determinación.

— «Él siempre cantaba el santo nombre de Raghunātha y meditaba en Él. Escuchaba continuamente las actividades del Señor que se narran en el Rāmāyaṇa y cantaba acerca de ellas.

— «Rūpa y yo somos sus hermanos mayores. Él estaba siempre con nosotros.

— «Escuchaba con nosotros el Śrīmad-Bhāgavatam y conversaciones acerca de Kṛṣṇa, y nosotros le pusimos a prueba.

— «“Querido Vallabha —le dijimos—, escúchanos, por favor. El Señor Kṛṣṇa es supremamente atractivo. Su belleza, Su dulzura y Sus pasatiempos de amor no tienen límite.

— «“Ocúpate con nosotros dos en servicio devocional a Kṛṣṇa. Estaremos juntos los tres hermanos y disfrutaremos comentando los pasatiempos del Señor Kṛṣṇa.”

— «Le decíamos esto una y otra vez, tratando de persuadirle. Debido a ello y al respeto que sentía por nosotros, su mente comenzó a aceptar nuestras instrucciones.

— «Vallabha contestó: “Mis queridos hermanos, ¿cómo puedo desobedecer vuestras órdenes? Iniciadme en el mantra de Kṛṣṇa para que pueda ofrecer servicio devocional al Señor Kṛṣṇa”.

— «Sin embargo, esa misma noche se puso a pensar: “¿Cómo voy a abandonar los pies de loto del Señor Raghunātha?”.

— «Pasó toda la noche en vela, llorando. Por la mañana, se nos acercó y nos presentó la siguiente súplica.

— «“He vendido mi cabeza a los pies de loto del Señor Rāmacandra. No puedo llevármela. Sería demasiado doloroso para mí.

— «“Por favor, sed misericordiosos conmigo e instruidme de forma que pueda servir los pies de loto del Señor Raghunātha vida tras vida.

— «“Me es imposible abandonar los pies de loto del Señor Raghunātha. Se me rompe el corazón sólo de pensarlo.”

— «Al escuchar sus palabras, le abrazamos y le animamos, diciéndole: “Eres un gran devoto santo, pues tu determinación en el servicio devocional es firme”. De esta forma, le alabamos.

— «Mi querido Señor, la familia a la que Tú concedes un poco de misericordia es siempre afortunada, pues esa misericordia hace desaparecer todas las miserias.»

— Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Algo parecido ocurrió con Murāri Gupta. Yo le puse a prueba en el pasado, y su determinación era parecida.«

En el ‘Prólogo’ del “Śrī Caitanya Caritāmta”,  se dice: “El Śrī Caitanya-caritāmta se divide en tres secciones, llamadas līlās, palabra que literalmente significa «pasatiempos»; son el Ādi-līlā (que narra el primer período de los pasatiempos del Señor Caitanya), el Madhya-līlā (que narra el período intermedio), y el Antya-līlā (que narra el período final). Las notas de Murāri Gupta forman la base del Ādi-līlā, y el diario de Svarūpa Dāmodara da los detalles para el Madhya-līlā y el Antya-līlā.”

Murāri Gupta desapareció el mismo día de luna llena del festival Rāsa-līlā de otoño.

Comentarios