Desaparición de Śrīla Madhusūdana Dāsa Bābājī Mahārāja.

Śrī Baladeva Vidyabhusana tenía un discípulo llamado Uddhava Dāsa cuyo discípulo era Śrī Madhusūdana Dāsa Bābājī, quien vivía en Sūrya-kuṇḍa. El discípulo de Madhusūdana Dāsa Bābājī fue Sārvabhauma Śrīla Jagannātha Dāsa Bābājī Mahārāja.

Hoy es la fiesta de Śrīla Madhusūdana Dāsa Bābājī Mahārāja, y los Vaiṣṇavas de las todas partes de los 84 krośas del Vraja-maṇḍala, se reúnen para conmemorar su desaparición. Un contemporáneo de Siddha Kṛṣṇa Dāsa Baba de Govardhana, y de acuerdo a otros, el veśa-guru de Śrīla Jagannātha Dāsa Bābājī; él fue renombrado como un ‘siddha’ debido a algunos acontecimientos extraordinarios que tienen lugar en el curso de su bhajana.

Madhusūdana Dāsa nació en la familia brāhmaa de Kulīna. En su juventud, sus padres arreglaron un matrimonio contra su voluntad. En la noche de su boda, él se escapó hacia Vṛndāvana, dejando atrás a su novia y familia. Deseando no ser detectado por persona alguna, él vivió en lugares aislados.

Un día, mientras estaba sentado en las orillas del río Yamunā, contemplando en la necesidad de recibir mantra-dīkā (oración de iniciación), se encontró con un mahānta (gran devoto) del linaje de Śrīmatī Gaṅgāmātā Gosvāmīni. El mahānta instruyó a Madhusūdana Dāsa para que tomara una ducha en el Yamunā, tras lo cual fue iniciado. Después de haberse bañado, el mahānta le concedió el Kṛṣṇa-mantra de diez letras, explicándole su significado.

Perdido en la alegría,  Madhusūdana se hundió en un trance, sólo para descubrir que su guru no sería encontrado en ningún lugar, hasta que eventualmente recuperó la conciencia externa.

Deseoso de aprender más sobre los misterios del rāgānugā-sādhana (servicio espontáneo), buscó refugio en Siddha Kṛṣṇa Dāsa Bābā de Govardhana. Siddha Baba le preguntó acerca de su Guru-praālī o sucesión de maestros.

Dadas las circunstancias extraordinarias que rodearon su dīkā, Madhusūdana Dāsa fue incapaz de decir algo acerca de su praālī. Lamentando esto, Siddha Kṛṣṇa Dāsa Bābā dijo que él sería incapaz de enseñarle la adoración del rāga-mārga de acuerdo con los métodos habituales, por lo que lo dirigió hacia Siddha Jaya Kṛṣṇa Bābā de Kāmyavana, con la esperanza de que tal vez él pudiera ser de ayuda. Hubo un gran lío allí. Madhusūdana Dāsa no podía tomar iniciación de nuevo, puesto que ya había recibido el mantra. Jaya Kṛṣṇa Dāsa Bābājī lo dirigió para que buscara refugio del ‘Harināma’, orando fervorosamente, y en espera de que Śrīman Mahāprabhu y Śrī Rādhā se encargarán de él.

Sintiéndose deprimido, él se fue al Rādhā-kuṇḍa, pensando en dejar su cuerpo en las aguas del estanque sagrado; qué tan bueno sería mantenerse si no podía aprender los verdaderos métodos del bhajana. Una noche, él se ató a una gran Govardhana-Śilā y se empujó a sí mismo en el Rādhā-kuṇḍa. De repente, alguien lo agarró, tomando la piedra de su cuello, y colocando una hoja de palma en su mano lo lanzó a la orilla del kuṇḍa. En la hoja de palma fue escrito todo lo que necesitaba para comenzar su bhajana. Después de consultar a los dos Siddha Bābās de Vraja antes mencionados, de nuevo volvió al Rādhā-kuṇḍa, para recibir el darśana de Śrī Rādhā. En esta visión, él se dirigió a ir al Sūrya-kuṇḍa y pasó el resto de su vida allí, sumido en bhajans.

Para el final de su vida, un día él narró las glorias del Śrī Yogapitha a un sādhaka que vino a consultarle al respecto. En medio de la explicación, Siddha Bābā cayó en samādhi (trance, partió de este mundo), nunca despertó de nuevo para nuestra visión, entrando en sus pasatiempos eternos.

‘Samādhi-mandir de Śrīla Madhusūdana Dāsa Bābājī Mahārāja’

Comentarios