Desaparición de Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura.

Del libro “Sermones del Guardián de la Devoción”, Volumen II, capítulo 7: Un día sagrado, por Śrīla Bhakti Rakṣak Sridhar Dev-Gosvāmī Mahārāja.

Hoy es también el día en que Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura partió de este mundo. Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura apareció 180 años después del advenimiento de Śrī Gaurangadeva. Él compuso un comentario sobre el Śrīmad-Bhāgavatam y muchos otros libros para ayudar a los devotos que vendrían posteriormente a la sampradāya. Él fue un gran Ācārya. En forma especial, trató elaboradamente muchos asuntos espirituales, dando la aproxi­mación apropiada. Él era la dispensación śástrica o escritural de Śrī Rūpa-Sanātana, etc. Por su gracia, Śrī Baladeva Vidyābhūṣaṇa compuso un comentario sobre el Vedānta-sūtra, el Śrī Govinda-bhāya. De tales grandes Maestros hay mucho para leer.

Śrīla Viśvanātha Cakravartī nació en una familia brāhmaa en Devagrama en el Distrito de Murasidabad. Él fue un gran erudito en sánscrito. Descendía en la línea de Śrī Narottama Ṭhākura. Él nos dio extensos comentarios escri­turales para ayudarnos muy precisa y elaboradamente a conocer acerca de los pasatiempos de Mahāprabhu y Rādhā-Kṛṣṇa, Vṛndāvana, Navadvīpa y el Guru-paramparā. El Gurv-astakam que cantamos diariamente fue escrito por él, además de otros trabajos importantes. Śrīla Rūpa Gosvāmī escribió el Śrī Bhakti-rasamta-sindhu, “el océano nectarino del disfrute devocional” y Srila Visvanatha escribió el Śrī Bhakti-rasamta-sindhu-bindu o una gota de ese Océano. Y del Śrī Ujjvala-nilamani de Śrī Rūpa, “La brillante joya del mundo sobrenatural” o Kṛṣṇa en mādhurya-rasa, él dio el Ujjvala-nilamani-kirana o un rayo de esa joya. De esta forma él dio volúmenes de libros y poemas. Así como Śrī Rūpa escribió el Asta-kaliya-lila de Kṛṣṇa o veinticuatro horas de ocupación en el servicio de Śrī Rādhā-Govinda, él similarmente dio en el Caitanya-lila, ‘veinticuatro horas de ocupación en el servicio de Śrīman Mahāprabhu’. Así, él ha hecho un gran servicio a la sampradāya y ha otor­gado profusamente su misericordia sobre nosotros.

Comentarios