«¡Canten Hare Krisna y bailen!»

Extracto de una plática de Srila Bhakti Sundar Govinda Dev Goswami Maharaj, en Londres, el 8 de septiembre del 2004.

(Publicamos esta plática con el propósito de honrar el sagrado Día de la Desaparición trascendental de

Su Divina Gracia Srila A. C. Bhaktivedanta Swami Maharaj Prabhupad)

 

Srila Prabhupad Bhaktivedanta Swami Maharaj. Él es nuestro primer Guru en este mundo occidental. Él trajo la Conciencia de Krisna desde India, y fue el primero en distribuirla en todas partes…

                       janma karma cha me divyam evam yo vetti tattvatah

                       tyaktva deham punar janma, naiti mam eti so ‘arjuna

(B. G. 4.9)

«Oh, Arjun. Aquel que conoce así la verdad de Mis pasatiempos de nacimiento y actividades divinas, no tiene que volver a nacer. Después de abandonar este cuerpo, él me alcanza. (Mi gracia le es revelada como Mi dichosa y trascendental potencia personal, hladini-shakti. Su corazón se derrite con el amor divino y él alcanza el eterno servicio devocional a Mí)».

«Mi nacimiento, Mi desaparición, Mis actividades; todo es trascendental, no mundano». Ese es el carácter de Bhagavan y también de Sus devotos. Y hay una causa detrás, para que los devotos hagan también su aparición. Y esa causa fue que Krisna deseaba darse a todo el mundo —a través de Swami Maharaj Prabhupad.

Finalmente, todos se han sentido muy iluminados con su espíritu de prédica. Ahora vemos que muchas Misiones Gaudiya están saliendo [a predicar]. Pero primero Srila Prabhupad mostró el sendero de nuestro estilo de prédica y de nuestra línea de prédica, y a causa de su divina mirada estamos presentes aquí, en Londres. Srila Saraswati Tahkur quiso enviar a Srila Guru Maharaj a Londres. En ese entonces no ocurrió. Así que Guru Maharaj se sintió muy, muy feliz, cuando recibió una carta de Swami Maharaj Prabhupad que le decía: «Deseo visitarte; será la primera vez que nos veamos después de predicar en el mundo occidental», y Guru Maharaj me dijo: «Haz todos los arreglos, todo lo que te sea posible para honrarlo [para darle un recibimiento]». Y yo hice diversos arreglos.

Swami Maharaj Prabhupad todos los días comía puris, begun bhaja [berenjena], subji [guisado de vegetales] en su desayuno. Nuestro estilo es que nosotros no nos sentamos con nuestros Gurus en la misma mesa, sino que servimos prasadam. Un día Prabhupad me dijo: «Sírveme aquí», y yo le serví, y  él me agarró por la mano, y dijo: «Tú también toma asiento aquí». Yo le dije: «No, Maharaj, estoy bien». Mi sentir es que no estoy cualificado para sentarme con él. Ese es mi sentimiento. Y Prabhupad bromeó conmigo. «¿Estás cuidando tu casta, de modo que no tomas prasadam con nosotros? ¿Tu casta?» Así que, ¿qué podía hacer? Me senté y comí. Una acusación muy pesada: «Estás protegiendo tu casta y te mantienes separado de nosotros». Él hacía esa clase de bromas; muchas veces. Y yo me sentía muy, muy feliz.

En ese entonces él no era saktyaves avatar, pero posteriormente, cuando distribuyó Harinam por todo el mundo, Guru Maharaj lo mencionó, que nadie puede hacer una distribución de esa manera; así que esa es la actividad de un saktyaves avatar. Guru Maharaj alabó muchísimo a Srila Swami Maharaj Prabhupad: «Nos sentimos felices, no sentimos contentos, nos sentimos orgullosos».

Swami Maharaj Prabhupad era muy afectuoso con todos, especialmente conmigo. Me dio mucho afecto. Y cuando vio algo de un glorioso seva que yo hice, me alabó muchísimo. «Oh, tú harás esto; tú puedes hacer esto», etc. En ese entonces él se encontraba en la vida de casado (grhasta), pero su intención era siempre la de predicar la Conciencia de Krisna en todas partes. El quería que todos estuvieran bajo el estandarte de Sri Chaitanyadev, y que cantaran Hare Krisna; ese fue su deseo. Y él mostró su capacidad y actividades… por todo el mundo. No puedo creerlo, todavía no lo puedo creer —por todo el mundo se ha distribuido el Mahamantra Hare Krisna—. ¿Cómo es posible? En el camino encontramos personas y ellos señalan: «Esa es la gente Hare Krisna». No es fácil conseguir esta clase de identidad. Escuché que en Alemania, cuando sale el grupo de Iskcon a las calles, la gente dice: «Esta es la gente Hare Krisna; estos son los Hare Krisna». Eso significa que esta palabra, «Hare Krisna», la conocen muy bien. Ustedes lo saben mejor que yo, debido a que no estoy muy cualificado para mezclarme con todos. Pero en cada país la gente puede sentir la Conciencia de Krisna en esta palabra, que ha aparecido por medio de Srila Swami Maharaj Prabhupad.

Y él miró a mi Guru Maharaj como su Siksa-Guru —y esto es verdad, yo lo he visto—. Cuando estaba traduciendo el Srimad Bhagavad-Gita, cada día venía a consultar con Guru Maharaj y con esas consultas hacía esa traducción. Cuando Guru Maharaj regresaba a Nabadwip, yo me quedaba en Kolkata, debido a que estaba estudiando sánscrito con un pandit. Entonces Guru Maharaj me decía: «Todos los días ve con Swami Maharaj y lee el Srimad Bhagavad-Gita. Él está traduciendo, y escucharás y podrás aprender de Él». Y le dijo a Swami Maharaj: «Este muchacho está aquí y tú eres el guardián de este muchacho; cuídalo». De esta manera pasé los primeros días de mi vida en Kolkata por la gracia de Srila Swami Maharaj.

Él estaba predicando, pero pensaba que con su ropa de color blanco la gente no ofrecería mucho respeto; así que nos llevaba a nosotros, a mí y a otros, quienes usábamos ropa azafrán, e íbamos a predicar casa por casa. Y la gente también invitaba a Swami Maharaj. Yo leía slokas en sánscrito del Srimad Bhagavatam y él se los explicaba a todos, a la audiencia. Él explicaba y yo leía el sloka. Y me daba la posición de Acharya allí, en esas reuniones. Y no solo eso, él no tenía ego. Él tocaba la mridanga, y yo tocaba los kártalos y cantaba. De esta manera disfrutaba los primeros días de mi vida en el Ashram.

Todos los días iba a su casa. Algunos de esos días él no había terminado de desayunar, y al verme me daba un luchi. Un luchi con gui. Él cocinaba con puro gui. Y cuando yo usaba dalda (aceite vegetal), me reprochaba. Yo a veces lo usaba, en Ekadasi o en algún otro día, y él me reprochaba: «¿Por qué estás usando dalda? ¡Debes usar gui!» Él siempre usaba gui —su humor estaba en favor del gui—. Era un humor muy feliz. En su época en Mayapur, con Pishima. Ella hacía muchas pakoras, parathas, para Prabhupad. A él le gustaban mucho las pakoras. Hoy podemos comer pakoras en recuerdo de Prabhupad. Y luchi. Él desea comer cosas puras y quiere darnos cosas puras a nosotros.

Su vida familiar no era muy feliz debido a que su humor de prédica no le permitía ganar mucho dinero. Pero, finalmente su hermana Bhavana Didi (“Pishima”), le dijo a Prabhupad: «Está no es tu línea de vida. Ve y toma sannyas, y predica. Esa es tu vida». Y Prabhupad dijo: «¿Pero quien cuidaría los asuntos de esta familia? Estoy tratando de hacer algo». Y Pishima dijo: «Si tú los dejas, yo trataré de mantenerlos». Ese fue el comentario de Pishima. Y Prabhupad dejó su familia y se acercó a Guru Maharaj para pedirle sannyas. Guru Maharaj le dijo: «Espera seis meses pues tu familia me conoce muy bien y ellos van a venir a perturbarme si te doy sannyas ahora».

Swami Maharaj Prabhupad dijo: «No, no, no puedo esperar. Debo tomarlo ahora». Entonces Guru Maharaj le contestó: «Puedes ir con Keshava Maharaj. Yo le di sannyas a él; así que toma sannyas de Keshava Maharaj». Y el nombre ‘Bhaktivedanta’ se lo dio Guru Maharaj. Así que Keshava Maharaj le dio sannyas. Keshava Maharaj no tenía relación con la familia de Swami Maharaj, pero Guru Maharaj y nosotros, los brahmacharis, teníamos una relación muy estrecha con su familia.

Después, Swami Maharaj se fue a vivir al Templo de Radha-Damodar en Vrindavan, y después de eso, todos los devotos occidentales saben lo que ocurrió. Prabhupad Saraswati Tahkur le dijo: «Tú eres una persona cualificada en el idioma inglés, y puedes predicar en el mundo de habla inglesa; eso será muy bueno». Y él aceptó esas bendiciones: «Yo recibí esas bendiciones de Prabhupad, y pensé que lo podía hacer».

Y, realmente, no todo llegó fácilmente. Él mantuvo su vida de una manera muy difícil en América. Cocinaba para alguien, su amigo; preparaba roti y alguna comida. Él cocinaba para esa persona, y unos dos o tres rotis para él. Y no solo eso, él tenía una mentalidad muy abierta con el fin de predicar la Conciencia de Krisna. El dijo que su comida la guardaba en el mismo refrigerador donde ellos guardaban su comida [productos con carne]. Ese es un milagro para otros, pero para nosotros no lo es. Srila Guru Maharaj y sus asociados, se sintieron muy felices al escuchar eso…

Finalmente, Krisna lo escuchó, y no lo solo lo escuchó, Krisna Mismo empezó a predicar la Conciencia de Krisna a través de él. Y él se sentó bajo un árbol —el cual yo he visto—, en Nueva York, con una mridanga y kártalos, y los hippies vinieron y bailaron. Y Prabhupad diría… «¡Bailen, bailen! ¡Canten Hare Krisna y bailen!» Todo su entusiasmo lo trasmitió a los hippies y gradualmente ellos tomaron la Conciencia de Krisna. Y él rentó un local para usarlo como una casa. También eso lo he visto.

De esta manera empezó la Conciencia de Krisna en el mundo. Me siento muy feliz y muy atraído por su prédica, especialmente cuando escucho que cómo ocurrió y empezó en América. Prabhupad Saraswati Thakur la empezó en India: Goswami Maharaj, y antes de ellos Bon Maharaj y Bhakti Pavan Tirtha Maharaj, ellos trataron de predicar en Inglaterra, y lo hicieron, pero no hubo ningún fruto. Ninguna persona vino para tomar la Conciencia de Krisna. Pero cuando Prabhupad Swami Maharaj empezó en América, los americanos puros se sintieron muy atraídos hacia su sencillez y su mantra, el Mahamantra Hare Krisna. Ellos son muy afortunados. Esto se esparció muy rápidamente por todo el mundo.

 

Traducción Sriman Jai Balai prabhu

Comentarios