Aparición de Śrīvasa Pandita.

“Ahora explicaré sumariamente el significado de estas palabras. En este Pañca-tattva, el Bhakta-Rūpa (forma de un devoto) es el Señor Caitanya Mahāprabhu, quien anteriormente apareció como Śrī Kṛṣṇa, el hijo de Nanda Mahārāja. El Bhakta-Svarūpa (encarnación devocional) es el Señor Nityānanda, que anteriormente apareció en Vrajabhūmi como el Señor Balarāma. El Bhakta-avatāra (manifestación devocional) es el Señor Advaita Ācārya, que no es diferente de Sadāśiva. El Bhakta-bhaktyā  (devoto puro) es Śrīvāsa y otros grandes devotos también. El Śakti-bhakta (energía devocional) es Gadādhara Paṇḍita, el más destacado de los brāhmaṇas”. (Gaura-Gaoddeśa-Dīpikā 11.)

“El Señor Caitanya, el Señor Nityānanda Avadhuta, y el Señor Advaita, todas son encarnaciones de la Suprema Exaltada Personalidad de Dios, y todos ellos son conocidos por el título de Prabhu (Maestro). Entre ellos, el Señor Caitanya, quien es un océano de misericordia, es conocido como Mahāprabhu (El Gran Maestro), y las grandes personalidades, el Señor Nityānanda y el Señor Advaita son conocidos sólo como Prabhu (Maestros). Los tres son también conocidos como Gosvāmī (Maestro de los sentidos). Gadādhara es llamado por el título Dvija (Brāhmaṇa, y Śrīvāsa es llamado por el título Paṇḍita (Académico docto). Estos son los títulos de los miembros del Pañca-tattva”. (Gaura-Gaoddeśa-Dīpikā 13.)

“¡Oh, mi Prabhu, Śrīla Gopāla Bhaṭṭa! una abeja en la flor de loto cual pies de Mahāprabhu. Tú eres el devoto más hábil del Señor. ¡Oh, mi Prabhu Śrīnivāsa! cuya tez es tan dorada como Śrī Śacīnandana, tu eres el rey entre todos los brāhmaṇas. Por favor, bendíceme”. (Bhakti-ratnākara KJA3.)

“Constantemente adoro a los compañeros de Śrīnivāsa Prabhu, quien es como el árbol de los deseos de amor devocional de Śrī Kṛṣṇa Caitanya Candra.” (Bhakti-ratnākara KJA4.)

“El inteligente Śrīnivāsa Paṇḍita había sido previamente Nārada Muni, el mejor de los sabios. El hermano menor de Śrīvāsa, Śrīman Rāma Paṇḍita, anteriormente había sido amigo íntimo de Nārada, Pārvata Muni.” (Gaura-Gaoddeśa-Dīpikā 90.)

Śrīla Vṛndāvana dāsa Ṭhākura, el Vyāsadeva de los pasatiempos de Śrī Gaurasundara, ha cantado las alabanzas de Śrīnivāsa Paṇḍita de esta manera:

“Fue en la casa de Śrīvāsa Paṇḍita que Śrī Caitanya llevó a cabo Sus pasatiempos de sakīrtana. Esos cuatro hermanos (Śrīvāsa, Śrī Rāma, Śrīpati y Śrīnidhi) se dedicaban continuamente a cantar los nombres de Śrī Kṛṣṇa. Ellos adoraban a Śrī Kṛṣṇa y se bañaban tres veces en el Ganges todos los días”.

Estos cuatro hermanos vivían anteriormente en el distrito de Śrī Haṭṭa. Más tarde vinieron a residir en las orillas del Ganges. Allí solían regularmente asistir a la asamblea de los devotos que se reunían en la casa de Śrī Advaita Ācārya, para escuchar el Śrīmad-Bhāgavatam y participar en el canto congregacional de los Santos Nombres. Poco a poco, los hermanos se hicieron muy amigos de Śrī Jagannātha Miśra, con quien cantaban y escuchan el Bhāgavatam.

En todos los asuntos Śrīvāsa era el líder de los cuatro hermanos. Por la fuerza de su devoción, es que podía entender que Śrī Kṛṣṇa iba a aparecer en la casa de Jagannātha Miśra.

El nombre de la esposa de Śrīvāsa Paṇḍita era Śrīmatī Mālinī Devī. Ella era una amiga muy cercana de Śrī Śacīdevī y siempre fue muy útil para Ella.

Al ver el estado miserable de las entidades vivientes caídas en Kali-yuga, los devotos comenzaron a orar lastimeramente al Señor para su liberación. Kṛṣṇa escuchó el llamado de Sus devotos. En el día de luna llena en el mes de Phālguna, en el año 1407 (1486 de la era cristiana), el Señor se encarnó. Con Su aparición se produjo el amanecer simultáneo de todo lo auspicioso en el mundo, ya que se llenó de Harināma. Así como Śrī Advaita Ācārya, desde Śāntipura, podría entender que el Señor había aparecido, de manera similar, Śrīvāsa y algunos de los otros devotos de Navadvīpa también entendieron.

Previamente, Śrīmatī Mālinī Devī estaba comprometida en asistir a Śacīdevī, Śrīvāsa y Jagannātha Miśra vinieron ante ella en este momento y dieron a entender que ella era especialmente necesaria.

Sus corazones estaban simplemente llenos de afecto paternal hacia Él, sin dejar rastro de temor o reverencia. Śrīvāsa y Mālinī dieron a Śacīdevī y Jagannātha muchos consejos sobre cómo criar a su nuevo hijo. Śrīvāsa y Mālinī eran como una madre y un padre para Śrī Gaurasundara. Debido a que el joven Nimāi Paṇḍita parecía haber crecido arrogante debido a Su erudición, un día Śrīvāsa Paṇḍita decidió darle un buen consejo:

“¿Por qué la gente estudia? Para que puedan entender lo que es la devoción a Śrī Kṛṣṇa”, le dijo a Nimai. “Si por la erudición no se obtiene devoción a Śrī Kṛṣṇa, entonces ¿cómo ese aprendizaje le ayudará? Se convierte en una simple tarea tediosa, que al final no es más que una pérdida de tiempo. Si realmente has aprendido algo, entonces comienza tu adoración a Śrī Kṛṣṇa ahora. Apresúrate. Este es el propósito de tu vida”.

Nimāi rió mientras respondía: “Por tu misericordia sin duda eso será. Tú eres lo suficientemente amable conmigo, entonces, definitivamente alcanzaré la devoción a los pies de loto de Śrī Kṛṣṇa.”

Poco después, Mahāprabhu viajó a Gayā donde realizó el pasatiempo de aceptar iniciación de Śrī Īśvara Purī. Así, poco a poco, comenzó a realizar Su verdadero trabajo de distribución de la devoción amorosa a Śrī Kṛṣṇa.

Reuniéndose con Śrī Advaita Ācārya Prabhu, estudiaron el Bhāgavatam, y oraron por una encarnación del Señor Supremo. Oraron debido a que sólo un avatāra de Kṛṣṇa podría restablecer el Vaiṣṇavismo, entre los ateos acérrimos, lógicos y paṇḍitas orgullosos que acosaban Nadia en ese momento.

Śrīvāsa-Aṅgan es el patio de la casa de Śrīvāsa Ṭhākura. Aquí es donde la furia musulmana del Kazi rompió la sagrada mdaga, en su intento tonto por detener el movimiento de Saṅkīrtana de Śrī Kṛṣṇa. De ahí en adelante, Śrīvāsa-Aṅgan fue conocido como ‘Khola-baga-daga’, lugar en el que se rompió la mdaga. El Kazi había aprobado una ordenanza que prohibía el sakīrtana. Los infractores podrían ser convertidos a la fe musulmana y perderían sus propiedades. Aunque la mayoría de los Nadiavasis (residentes de Navadvīpa), entraron en pánico por esto, Śrīvāsa Paṇḍita se rió de la ley fanática.

Dentro del Śrīvāsa-Aṅgan el Señor Gaurāṅgasundar mostró Su forma divina a todos Sus asociados eternos. La casa de Śrīvāsa Paṇḍita fue el cuartel general del Movimiento de Sakīrtana del Señor Gaurāṅga. Las clases diarias del Bhāgavatam, los kīrtanas nocturnos, y muchos pasatiempos confidenciales de Vraja del Señor Gaura Rāya ocurrieron aquí.

Śrīvāsa Paṇḍita y Śrī Advaita Ācārya, los jefes sabios de la comunidad brāhmaa, dedicaron toda su energía al movimiento del Hari-nāma Saṅkīrtana del Señor. Rindieron sus cuerpos, mentes, sus casas, a sus amigos, a su familia y todas sus posesiones al servicio del Señor Gaura. Ellos no conocían a otros dioses o diosas. Śrīvāsa Paṇḍita mantuvo a su familia, no porque fueran sus parientes, sino porque eran sirvientes amorosos de Śrī Caitanya.

Un día, de un modo extático, el Señor Gaurāṅga entró en la casa de Śrīvāsa, preguntando: “Śrīvāsa, ¿a quién adoras tú? ¿En quién meditas? Ahora, con tus propios ojos ves a esa persona delante de ti de pie.” [Caitanya-Bhāgavata, Madhya 2/258]

Diciendo esto, Mahāprabhu entró en el cuarto de la Deidad en el templo de la casa de Śrīvāsa y se sentó en el sihāsana del Señor Viṣṇu, revelando Su propia forma de cuatro brazos, sosteniendo la caracola, la maza, el disco y la flor de loto. Al ver esta forma, Śrīvāsa estaba totalmente estupefacto.

Śrī Gaurasundara, entonces dijo: “Debido al llamado de tu sakīrtana y al rugido fuerte de Śrī Advaita Ācārya, he dejado Vaikuṇṭha y he descendido sobre este mundo mortal, acompañado por Mis asociados eternos; destruiré a los infieles y liberare a los piadosos. Ahora, sin miedo, puedes cantar Mis Glorias”.

Al oír estas palabras de su Señor, que disiparon todo temor, Śrīvāsa cayó en el suelo, ofreciendo sus reverencias. Entonces empezó a recitar himnos en alabanza al Señor.

“Mis reverencias a los pies de loto del sostén de todo el universo, Viśvambara, cuyo color de cuerpo es como el de una nube de lluvia recién llegada y que viste prendas que son del color de un rayo. Mis reverencias a los pies de loto del hijo de Śacī, que está decorado con adornos de plumas de pavo real y una guirnalda de cuentas para rezar (gunja-mala). Mis reverencias a los pies de loto del pupilo de Gaṅgā Dāsa, la belleza de cuya cara de loto que conquista a diez millones de lunas. Mis reverencias a Tus pies de loto, Tú, que llevas un cuerno de búfalo, un palo y una flauta. Los cuatro Vedas han proclamado que Tú eres el hijo de Nanda. A Usted, mi querido Señor, ofrezco mis reverencias una y otra vez.” (Caitanya-Bhāgavata, Madhya 2.272)

“Hoy mi nacimiento, mis actividades, mi todo se ha convertido en un éxito. Hoy mi existencia ha sido coronada con los más grandes auspicios. Hoy en día la estirpe de mis antepasados ​​ha dado finalmente frutos, y mi casa, que era también su casa, se ha bendecido. Hoy, la gran fortuna de mis ojos está completamente más allá del cálculo, porque he sido capaz de ver a esa persona cuyos pies de loto son atendidos por la diosa de la fortuna, Lakṣmī Devī”.

Habiendo descrito las glorias de Śrī Gaurasundara de diversas maneras, Śrī Gaurasundara mostró aún más compasión a Śrīvāsa por revelarse a todos los miembros de su familia. Al ver a la sobrina de Śrīvāsa Paṇḍita presente ante Él, Prabhu la llamó, ‘¡Nārāyaṇī’! Llamando a Śrī Kṛṣṇa con lágrimas en los ojos.”

Y de inmediato a esta niña, de sólo cuatro años de edad, como en un frenesí delirante, comenzó a gritar: «¡Hari Kṛṣṇa!” mientras derramaba lágrimas incesantemente. De hecho, el torrente de lágrimas corría por su cuerpo hasta el punto de que el suelo, alrededor de sus pies, quedó empapado.” (Caitanya-Bhāgavata, Madhya. 2)

Viendo a la pequeña Nārāyaṇī totalmente agitada en el amor extático, la esposa de Śrīvāsa, e incluso los sirvientes de la casa, también comenzaron a derramar lágrimas de amor. El patio de Śrīvāsa adquirió un aspecto muy bonito, decorado con amor extático por Kṛṣṇa.

Había una sirvienta en la casa de Śrīvāsa Paṇḍita del nombre Duḥkhī. Cada día solía traer agua desde el Ganges para la ducha de Mahāprabhu. Un día, Gaurasundara preguntó a Śrīvāsa: ‘¿Quién trae esta agua?’

‘Duḥkhī la trae’, respondió Śrīvāsa.

“A partir de hoy su nombre es Sukhī.” Así, el Señor indicó que los que sirven al Señor y los devotos del Señor no son dukhī (tristes); más bien, son sukhī (felices).

En este momento Śrī Gaurasundar comenzó Su līlā como el Yuga-avatāra en la casa de Śrīvāsa Paṇḍita. Después de haberse reunido con Śrī Nityānanda Prabhu, comenzó el canto congregacional de los Santos Nombres del Señor en el patio de la casa de Śrīvāsa. Nityānanda Prabhu fijó Su residencia allí. Mālinī Devī sirvió a Śrī Nityānanda como si fuera su propio hijo.

Una tarde, Śrī Gaurasundara, acompañado por Sus asociados, se dedicaba a cantar y a bailar en la casa de Śrīvāsa Ṭhākura, cuando uno de los hijos de Śrīvāsa falleció después de haber sufrido los efectos de alguna enfermedad. Dentro del apartamento interior de su casa, las mujeres comenzaron a llorar en la lamentación por la prematura muerte del muchacho. Śrīvāsa Paṇḍita, que estaba en el patio, entendió que alguna tragedia había ocurrido en el lugar. Rápidamente entró en la casa sólo para encontrar que su hijo había pasado al otro mundo. Como era un gran devoto y estaba completamente versado en la ciencia de la Verdad Absoluta, fue capaz de consolar a las mujeres en su dolor.

“Todas ustedes son conscientes de las glorias de Kṛṣṇa, por lo que deben contenerse y no llorar. El que durante su último momento escucha del Santo Nombre del Señor, a pesar de que pudiera ser el más grande pecador, alcanza la morada de Kṛṣṇa. Y aquel incomparablemente maravilloso Señor, cuyas Glorias son cantadas por todos Sus sirvientes, e incluyendo el Señor Brahmā, ahora está bailando personalmente en el patio de su casa.

“Este momento es tan auspicioso que es seguro que este chico ha completado con éxito su viaje de este mundo. ¿Hay algo que lamentar por esto? Su buena fortuna está completamente asegurada. Puedo entender que cualquier parte que yo haya  tenido en esto es también coronada por el éxito”. (Caitanya-Bhāgavatam 25.30)

Concluyó diciéndoles: “Si ustedes no pueden controlar sus emociones debido a su afecto familiar por el niño, al menos no lloren ahora, pueden llorar después. El mismo Señor Supremo de Gokula, Śrī Gaurasundara, está realizando sakīrtana acompañado por Sus devotos en esta casa. Si, debido a su llanto, la alegría que Él está experimentando de bailar en éxtasis durante sakīrtana se altera, entonces, yo simplemente en este minuto saltare en el Ganges y así renunciaré a mi propia vida”.

“Ninguna brizna de hierba se mueve al menos que sea por la voluntad de Kṛṣṇa. Para ver en esta felicidad o angustia, o el conocimiento o la ignorancia, es simplemente imaginación. Sepan que lo que Kṛṣṇa quiere es bueno, y por lo tanto, renuncien a sus propios deseos egoístas, libérense de la confusión y molestia innecesarias. Kṛṣṇa está dando y Kṛṣṇa está quitando, y es Kṛṣṇa solamente quién mantiene a todos. Él protege a alguien y Él destruye a alguien, todo de acuerdo a Su voluntad. Si alguien contempla algo contrario a la voluntad de Kṛṣṇa, entonces, como resultado Su deseo, Él sólo da tormento. Renuncien a todo lamento, sólo escuchen el nombre de Kṛṣṇa, y así pasen a través de todas las dificultades sintiendo una gran felicidad. Entonces se cumplirán realmente sus deseos.”

Después de haber dado todas estas instrucciones a los presentes, Śrīvāsa fue otra vez a fuera para unirse a Mahāprabhu en canto y baile extáticos. Las mujeres, dejando el cadáver, vinieron a escuchar el kīrtana de Mahāprabhu. Y así, Mahāprabhu continuó Su canto hasta la mitad de la noche.

Cuando todo el mundo estaba en la última parte e irse a descansar, Mahāprabhu habló: “Hoy Mi mente siente un poco de tribulación. Creo que algún acontecimiento triste ha ocurrido en la casa de Śrīvāsa.”

El paṇḍita respondió: “¿Qué posible infelicidad podría haber en la casa de esa persona donde Tu rostro divinamente dichoso se ve?”

“¡Śrīvāsa! ¿Por qué hoy no siento la felicidad del kīrtana? ¿Qué cosa desfavorable ocurrió en su casa?”

Śrīvāsa contestó: “Mi Señor, Tú mismo eres todo auspicioso. ¡Cuando estás presente, tristeza alguna se puede encontrar en cualquier lugar!” Pero los otros devotos informaron al Señor que el hijo de Śrīvāsa había fallecido.

Al escuchar esta noticia, Gaura Rāya exclamó: “¡Ay, qué trágico suceso! ¿Por qué no me dijiste acerca de esta lamentable noticia antes?”

“Voy a explicar,” Śrīvāsa Paṇḍita respondió: “No podía tolerar molestarle mientras estabas disfrutando del sakīrtana. Si uno de mis hijos muere, ¿qué dolor hay de eso en mí? Si todos morimos mientras te miramos, en realidad sería un asunto de gran felicidad. Por otro lado, si Tú hubieras tenido que dejar de bailar, entonces tal vez me habría muerto. Mi Señor, este fue el peligro que yo temía, y por lo tanto, yo no te dije en el momento.”

Al ver la profunda devoción de Śrīvāsa Paṇḍita, Śrī Gaurasundara dijo: “¿Cómo puedo renunciar a dicha compañía como esta?” Con lágrimas en los ojos, continuó. “Debido al amor por mí, él ni siquiera siente lamento por la muerte de su hijo. ¿Cómo voy a abandonar tu compañía?”

El Señor siguió llorando, y los devotos comenzaron a preocuparse internamente, al haber escuchado que Él los dejaría.

A partir de entonces, Mahāprabhu vino a donde estaba tendido el cadáver del infante. Tocándolo, Él gritó: “¡muchacho! ¿Por qué te vas lejos y dejas a Śrīvāsa Paṇḍita?”

La vida del niño muerto regresó debido al toque de la mano de Mahāprabhu. Tras ofrecer reverencias al Señor, él contestó: “¡Oh, Prabhu! Lo que Tú ordenas es absoluto. Nadie puede hacer nada más que lo que está sancionado por Ti. Los tantos días que yo estaba destinado a permanecer aquí, esos días he permanecido. Ahora que ha transcurrido mi tiempo, he procedido a salir.

“Mi Señor, he nacido y muerto varias veces. Pero esta vez, en el momento de la muerte, fallezco absolutamente feliz, habiendo tenido el darśana de Tu bello rostro.”

Después de decir esto, el niño se quedó en silencio. Así, Śrī Gauranga Rāya disfrutó de un tipo de juego trascendental. Después de haber escuchado las palabras poco comunes del niño muerto, los devotos flotaban en el océano de la bienaventuranza. Śrīvāsa Paṇḍita, junto con miembros de su familia, entonces, cayó a los pies de loto de Śrī Gaurasundara y lloró de amor extático.

Entonces, Mahāprabhu le dijo: “Ya que Yo y Nityānanda somos tus dos hijos, por favor no sientas más ninguna angustia en tu mente sobre lo que ha sucedido.” Al escuchar estas palabras de compasión de su Señor, los aplausos de los devotos resonaron a través de los cielos.

Demostrando las declaraciones del Śāstra, Sus Señorías Gaura-Nityānanda se sintieron en deuda con Śrīvāsa, debido al gran amor y servicio que él tenía por Ellos mismos.

Después de que Mahāprabhu tomó sannyāsa, Śrīvāsa Paṇḍita vino a vivir a Kumārahaṭṭa. Todos los años se iba con sus hermanos para ver a Mahāprabhu en Purī. Él también vino con regularidad para ver a Śrī Śacīmātā en Navadvīpa, y pasaría unos días allí en esos momentos.

Cuando Mahāprabhu vino de Nīlācala para ver a Su madre y al río Ganges, Él también se detuvo en Kumārahaṭṭa para ver a Śrīvāsa.

“Después de permanecer algunos días en la casa de Advaita, Mahāprabhu vino al templo de Śrīvāsa en Kumārahaṭṭa.” (Caitanya-Bhāgavata)

Fue en este tiempo en que Mahāprabhu dio esta bendición a Śrīvāsa: “Nunca habrá pobreza en tu casa. Si simplemente permaneces dentro de ella, sin ni siquiera salir de aquí, lo que tu necesites para tu adoración vendrá a tu puerta.”

Śrīvāsa Paṇḍita, junto con sus tres hermanos, sirven eternamente a Śrī Gaurasundara. Él es la encarnación de Nārada, y acompañó a Mahāprabhu en todos Sus līlās en Navadvīpa.

Śrīvāsa Paṇḍita representa la entidad viviente marginal (taastha-jīva). Los devotos encabezados por Śrīvāsa son descritos como los miembros más pequeños del Señor Caitanya (Su cara, ojos, manos, el disco, y armas) Todos ellos participaron en los pasatiempos de Śrī Gaurasundara. Con ellos, el Señor Gaurāṅga difundió el movimiento de sakīrtana. Śrīvāsa Paṇḍita es Nārada Muni, un predicador intergaláctico y constante asociado del Señor. Su samādhi encuentra en el área de los 64 Samādhis.

*Al otro lado del Ganges, desde Halisahar (el nombre actual de la villa de Kumārahaṭṭa), hay un pueblo del nombre Chuchura. Aquí se encuentran algunas Deidades muy hermosas de Śrī Śrī Nitāi-Gaurāṅga. En la actualidad, el seva-pūjā se está llevando a cabo por la Devānanda Gauḍīya Maṭh. El residente Svāmī Mahārāja recuerda que cuando la Gauḍīya Maṭh se hizo cargo del servicio de adoración de este templo, su nombre era Śrīvāsa-Mahāprabhu Mandir. Por lo tanto, hay una fuerte posibilidad de que éstas sean las Deidades adoradas por Śrīvāsa Paṇḍita. El templo es llamado en la actualidad ‘Uddhavar Gauḍīya Maṭh’. Está cerca de ‘Chaumatha’, por la intersección del ‘Chori Mor’ en el que se encuentra el reloj de la ciudad.

Hay una estación de ferrocarril en Chuchura (Chinsura), en la línea de Bandel-Navadvīpa. También se puede llegar a Chuchura por balsa, desde Halisahar, en el otro lado del Ganges, donde se encuentra el ‘Caitanya Boda’, el lugar de nacimiento de Śrī Īśvara Purī.

Comentarios