Aparición de Śrīmatī Viṣṇupriya.

Del libro “Sermones del Guardián de la Devoción”, Volumen II, capítulo 7: Un día sagrado, por Śrīla Bhakti Rakṣak Sridhar Dev-Gosvāmī Mahārāja.

Hoy es el santo día de Vasanta-pañcami (el quinto día de la quincena iluminada de la luna, mes de Māgh), cuando Kṛṣṇa es adorado con las flores nuevas de la primavera. En esta fecha ocurrió el sagrado advenimiento de Śrīmatī Viṣṇupriyadevī. Su padre fue Śrī Sanātana Miśra de Navadvīpa, quien era un brāhmaa y devoto de Śrī Viṣṇu; Śrīmatī Viṣṇupriya Devī es la consorte eterna de Śrī Gaurasundara en Su manifestación de Gaura-Nārāyaṇa y de acuerdo al Śrī Gaura-gaoddeśa-dīpikā, ella es directamente Satyabhāma en el Dvārakā-lila de Kṛṣṇa.

Ella fue la segunda esposa de Śrīman Mahāprabhu en el período de vida de casado de Sus pasatiempos. Desde la niñez ella fue muy dedicada al servicio divino del Señor Supremo; Kāśīnātha Paṇḍita fue el intermediario en su matrimonio con Mahāprabhu. Fue el ideal de la divina autorrendición a los pies de loto de Mahāprabhu. Cuando ella tenía sólo catorce años, Mahāprabhu tomó sannyasa y después de eso, ella vivió el resto de su vida en penitencia. Desde temprano en la mañana cantaba el Santo Nombre durante todo el día y por cada mahā-mantra que cantaba, ponía un grano de arroz en una vasija de barro; después de cantar su cuota, tomaba este arroz, lo cocinaba y ofrecía al Señor. Esto era todo lo que solía tomar para su subsistencia, así que gradualmente llegó a debilitarse; ella pasó sus días de esta manera. Su hermano fue su protector después de que Śacīdevī abandonó este mundo, y finalmente tenía un Śrī Mūrti (Deidad) de Mahāprabhu y solía adorarlo en esa forma, y desde el tiempo de Viṣṇupriya la adoración ha sido continuada hasta ahora en el templo aquí en Navadvīpa conocido como Mahāprabhura Badi (el Hogar de Mahāprabhu). Así este día del año está relacionado con su sagrado recuerdo y podremos obtener su gracia si celebramos esta fecha, comentando sus pasatiempos. Ella será propiciada y Śrī Caitanyadeva también estará complacido con nosotros, dándonos un paso hacia adelante en nuestra marcha trascendental hacia Él.

Comentarios