Aparición de Śrīla Vakreśvara Paṇḍita.

Extracto de “Sermones del Guardián de la Devoción”, Volumen III, Capítulo 3, por Su Divina Gracia Śrīla Bhakti Rakaka Śrīdhara Dev-Gosvāmī Mahārāja.

Devoto: Nuestro Guru Mahārāja, Śrīla Svāmī Mahārāja Prabhupāda, solía decir que athatho significa: “Ahora que hemos llegado a la forma humana de vida”, “después de llegar a la forma humana de vida”.

Śrīla Śrīdhara Mahārāja: Pero la sola forma humana de vida no es sufi­ciente.

Satsaga, sādhusaga, es necesaria, sadguru caraāśraya. Alguien que ha recibido la gracia de un sādhu puede tener ese néctar, mientras que, ya’o pada bhāgavata vaiṣṇavera sthāne, aun un brāhmaa puede no estar calificado para recibir el Bhāgavatam. Śrīman Mahāprabhu dijo: “Ve donde un vaiṣṇava, de él obtendrás la perspectiva real del Bhāgavatam y sabrás cómo aproximarte a éste”.

Devānanda Paṇḍita, un brāhmaa verdadero de reconocida erudición, era un “profesor” del Bhāgavatam. Muchas personas solían venir a escuchar de él. Pero aunque era un escolástico su perspectiva era la de la escuela de Śaṅkara.

Śrīvāsa Paṇḍita también vivía en el mismo pueblo pero era un experto en las explicaciones verdaderas sobre el Bhāgavatam.

Mahāprabhu dijo de repente un día: “¡Oh! Ese Devānanda Paṇḍita enseña el Bhāgavatam a tantos estudiantes, pero él mismo no conoce su verdadero significado. Él está distribuyendo veneno en el nombre del Bhāgavatam. ¡Iré allí y haré pedazos sus libros!” Inspirado un día por esto, Mahāprabhu corrió de repente hacia ese lugar, pero Śrīvāsa Paṇḍita y tal vez otros, lo detuvieron diciéndole: “No, no, esto no será bien visto en Ti”.

De alguna forma, otro día, Mahāprabhu se encontró a Devānanda Paṇḍita y le dijo: “Tú estás enseñando Bhāgavatam a tus estudiantes, pero tú no sabes qué está allí en el Bhāgavatam. Tú mismo no sabes qué néctar está allí”.

De una manera burlesca Mahāprabhu le dijo:

paripurna kariya ye saba jane khaya
tabe bahirddese giya se santosa paya

(Śrī Caitanya-Bhāgavata, Madhya 21.73)

“Cuando uno ha comido y tiene el estómago lleno va uno a una letrina, mien­tras pasa el excremento siente algún alivio, pero ¡tú ni siquiera has conseguido esa clase de exiguo placer! En el Śrīmad-Bhāgavatam hay tan elevado néctar, tan elevado sabor, pero tú, como un ruin seguidor con tu mente mal intencio­nada, te aproximas al Bhāgavatam y lo enseñas de una manera contaminada. ¿Qué sabes tú acerca del Bhāgavatam?”

En otra ocasión, Śrīvāsa Paṇḍita vino a escuchar el Bhāgavatam de la tol, escuela sánscrita de Devānanda. Mientras Devānanda estaba pronunciando los ślokas, Śrīvāsa los iba entendiendo a su propia manera ocasionando así que muchos sentimientos afloraran en él; algunas veces derramaba lágrimas y otras veces temblaba. Devānanda Paṇḍita le dijo a sus estudiantes: “¡Oh! Ese hombre ha venido a perturbarnos con todos esos bajos sentimientos, ¡sáquenlo!” De esta manera, sus estudiantes tomaron a Śrīvāsa Paṇḍita y lo llevaron fuera; pero esto enfureció a Mahāprabhu.

Después, un íntimo devoto de Mahāprabhu, Vakreśvara Paṇḍita, vino a la casa de Devānanda. Él tuvo una conversación privada con Devānanda y Devānanda fue convertido: “Sí, yo no sabía que tales significados pudieran encontrarse en el Śrīmad-Bhāgavatam. Yo estaba influenciado por las ense­ñanzas de Śaṅkarācārya que Brahman lo es todo y por lo tanto consideraba a estos tópicos del Bhāgavatam como saguna o bajo la influencia de māyā”. Así, cuando Mahāprabhu después de cinco años de sannyāsa vino de nuevo a visitar esta área, Kuliyā, aquí en Navadvīpadhāma, Devānanda cayó a sus pies llorando: “¡He cometido tan grandes ofensas!”

Mahāprabhu dijo: “Sí, pero tú has cometido no sólo ofensas en contra mía sino de Śrīvāsa Paṇḍita. Ve y pídele perdón y serás absuelto de tus ofensas”.

kuliya-gramete asi’ sri-krsna-caitanya
hena nahi, ya ‘re prabhu na karila dhanya
(Caitanya-Bhāgavata, Antya 3.541)

¡Todas las Glorias a Śrī Guru y a Śrī Gaurāga!

“Vakreśvara Paṇḍita en los Pasatiempos de Śrīman Mahāprabhu.”

En glorificación de Vakreśvara Paṇḍita en su día de Aparición.

Referencias del Śrī Caitanya-caritāmta. Traducción y significados de Śrīla A.C. Bhaktivedanta Svāmī Prabhupāda.

 Ādi-lila 6: Las Glorias de Śrī Advaita Ācārya.

Textos 4950

Śrīvāsa, Haridāsa, Rāmadāsa, Gadādhara, Murāri, Mukunda, Candraśekhara y Vakresvara son gloriosos, y son eruditos muy doctos, pero debido al sentimiento de servidumbre al Señor Chaitanya enloquecen de éxtasis.

Ādi-lila 10: El tronco, las ramas y las ramas secundarias del árbol de Śrī Caitanya Mahāprabhu

Textos 49-50

Vakreśvara Paṇḍita, la quinta rama del árbol, era un sirviente muy querido de Śrī Caitanya. Podía bailar en éxtasis permanente durante setenta y dos horas.

Śrī Caitanya Mahāprabhu en persona cantaba mientras Vakreśvara Paṇḍita bailaba, y de este modo, Vakreśvara Paṇḍita cayó a los pies de loto del Señor y habló las siguientes palabras:

“¡Oh, Candramukha! Dígnate darme diez mil Gandharvas. ¡Que canten mientras bailo!; entonces seré enormemente feliz.”

Texto 77

Devānanda Paṇḍita era un recitador profesional del ŚrīmadBhāgavatam, pero, por la misericordia de Vakreśvara Paṇḍita y la gracia del Señor, comprendió la interpretación devocional del Bhāgavatam.

Madhya-līlā 1: Los pasatiempos posteriores del Señor, Śrī Caitanya Mahāprabhu.

Texto 252

En Jagannātha Purī, el Señor vivía con Paṇḍita Gosāñi y otros devotos, entre los cuales estaban Vakreśvara, Dāmodara, Śaṅkara y Haridāsa Ṭhākura.

Madhyalīlā 3: La estancia del Señor Caitanya Mahāprabhu en la casa de Advaita Ācārya.

Textos 151-156

El Señor saludó a todos los devotos, uno por uno, y mirándoles directamente a la cara, dio a cada uno de ellos un fuerte abrazo.

Los devotos echaban de menos los cabellos del Señor, y se sentían tristes por ello; sin embargo, la visión de Su belleza les llenaba de felicidad.

Śrīvāsa, Rāmāi, Vidyānidhi, Gadādhara, Gaṅgādāsa, Vakreśvara, Murāri, Śuklāmbara, Buddhimanta Khāṅ, Nandana, Śrīdhara, Vijaya, Vāsudeva, Dāmodara, Mukunda, Sañjaya y todos los demás —en verdad, todos los habitantes de Navadvīpa, sin importar cuántos pueda mencionar— fueron a ver al Señor, quien les recibió con sonrisas y miradas de misericordia.

Todos cantaban los santos nombres de Hari y danzaban. De ese modo, el domicilio de Advaita Ācārya se convirtió en Śrī Vaikuṇṭha Purī.

Madhya-lila 10: El regreso del Señor a Jagannātha Purī.

Textos 80-82

Cuando Advaita Ācārya Gosvāmī supo que Śrī Caitanya Mahāprabhu había regresado, Se sintió muy complacido. Con un gran éxtasis de amor, emitió un sonido estruendoso y danzó y cantó durante mucho tiempo.

También Haridāsa Ṭhākura se sintió muy complacido de escuchar aquella auspiciosa noticia. Lo mismo ocurrió con Vāsudeva Datta, Murāri Gupta y Śivānanda Sena.

Ācāryaratna, Vakreśvara Paṇḍita, Ācāryanidhi y Gadādhara Paṇḍita se sintieron muy complacidos de escuchar la noticia.

Madhya-līlā 11: Los pasatiempos beḍākīrtana de Śrī Caitanya Mahāprabhu

Textos 213-217

Entonces, la gran Personalidad de Dios, Śrī Caitanya Mahāprabhu, les llevó a todos al templo de Jagannātha, y allí dio comienzo al canto en congregación del santo nombre.

Después de ver el dhūpaārati del Señor, todos ellos comenzaron a cantar en congregación. En ese momento, el paḍichā, el supervisor del templo, vino y ofreció collares de flores y pasta de madera de sándalo a todos.

Se formaron cuatro grupos de saṅkīrtana, repartidos en cuatro direcciones; en medio de ellos, el Señor mismo, el hijo de madre Śacī, comenzó a danzar.

En los cuatro grupos había ocho mṛdaṅgas y treinta y dos címbalos. Ante la vibración del sonido trascendental que producían todos juntos, la gente decía: « ¡Muy bien! ¡Muy bien!».

Al resonar el estruendoso sonido del saṅkīrtana, cobró vida de inmediato toda buena fortuna; el sonido penetró todo el universo a lo largo de los catorce sistemas planetarios.

Textos 226-230

Tras danzar durante mucho tiempo, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se detuvo y ordenó a cuatro grandes personalidades que danzasen.

En un grupo comenzó a danzar Nityānanda Prabhu, y en otro grupo lo hizo Advaita Ācārya.

En otro grupo comenzó a danzar Vakreśvara Paṇḍita, y, en otro grupo, Śrīvāsa Ṭhākura.

Mientras danzaban de este modo, Śrī Caitanya Mahāprabhu, que les miraba, realizó un milagro.

Śrī Caitanya Mahāprabhu Se situó en medio de los que danzaban, y todos ellos, en todas direcciones, veían a Śrī Caitanya Mahāprabhu que les miraba.

Antya-līlā 7: El encuentro de Śrī Caitanya Mahāprabhu y Vallabha Bhaṭṭa

Textos 49-53

“De Haridāsa Ṭhākura he aprendido acerca de las glorias del santo nombre del Señor, y, por su misericordia, las he entendido.

“Ācāryaratna, Ācāryanidhi, Gadādhara Paṇḍita, Jagadānanda, Dāmodara, Śaṅkara, Vakreśvara, Kāśīśvara, Mukunda, Vāsudeva, Murāri y muchos otros devotos han descendido en Bengala para predicar a todo el mundo las glorias del santo nombre de Kṛṣṇa y el valor del amor por Él. Yo he aprendido de ellos el significado del servicio devocional a Kṛṣṇa.”

Sabiendo que el corazón de Vallabha Bhaṭṭa estaba lleno de orgullo, Śrī Caitanya Mahāprabhu habló de ese modo, sugiriéndole la manera de aprender acerca del servicio devocional.

Antya-līlā 11: La partida de Haridāsa Ṭhākura.
Textos 63-67

Śrī Caitanya Mahāprabhu danzaba al frente de la procesión, y Vakreśvara Paṇḍita, con los demás devotos, cantaba y danzaba detrás de Él.

Śrī Caitanya Mahāprabhu bañó el cuerpo de Haridāsa Ṭhākura en el mar y declaró: «De hoy en adelante, este mar se ha vuelto un gran lugar de peregrinaje.”

Todos bebieron el agua que había tocado los pies de loto de Haridāsa Ṭhākura; acto seguido, ungieron el cuerpo de Haridāsa Ṭhākura con remanentes de pasta de madera de sándalo ofrecida al Señor Jagannātha.

Tras cavar un agujero en la arena, pusieron en él el cuerpo de Haridāsa Ṭhākura. Sobre el cuerpo pusieron remanentes del Señor Jagannātha, como cuerdas de seda, pasta de madera de sándalo, comida y telas.

Los devotos cantaron en congregación alrededor del cuerpo, y Vakreśvara Paṇḍita danzó lleno de júbilo.

 

 

Comentarios