Aparición de Śrīla Śyāmānanda Prabhu.

Todas las Glorias a Śrī Guru y a Śrī Gaurāṅga.

“Śyāmānanda Prabhu”

Referencias de Śyāmānanda Prabhu, por Su Divina Gracia Śrīla Bhakti Sundar Deva Gosvāmī Mahārāja, en “Guía Afectuosa”, capítulo 17: En Glorificación de Śrīla Narottama hākura.

Narottama recibió instrucciones de Śrīla Jīva Gosvāmī, Śrīla Kavirāja Gosvāmī, y de muchos otros gosvāmīs que estaban allí en Vṛndāvana. Él era un gran paṇḍita y todos los devotos encabezados por Śrī Jīva, reconociendo sus cualidades, le otorgaron el título de “Ṭhākura”.

Los asociados cercanos y compañeros de Narottama Ṭhākura eran Śyāmānanda y Śrīnivāsa. Por la inspiración de Śrīla Jīva Gosvāmī y de otros Vaiṣṇavas, esos tres grandes devotos fueron enviados de vuelta a Bengala para continuar la prédica de Mahāprabhu. Los Vaiṣṇavas bengalíes estaban muy entusiastas de leer los escritos de Śrī Rūpa, Sanātana, Raghunātha, Kṛṣṇa Dāsa Kavirāja, Lokanātha Gosvāmī, Gopāla Bhaṭṭa Gosvāmī, Prabodhānanda Sarasvatī y de los otros Gosvāmīs; así, Narottama, Syamānanda y Śrīnivāsa viajaron desde Vṛndāvana hasta Bengala con muchas copias de aquellos grandes libros.

Finalmente, ellos llegaron a Viṣṇupura, en el Distrito de Birbhum, Bengala. El rey de esta región era Rāja Bīr Hambīr, pero él era un dacoit (bandido), y realizaba muchos robos en el área. El rey tenía un astrólogo brāhmaa y de acuerdo a los cálculos del astrólogo él sabría dónde y cuándo llevar a cabo su próximo robo. El astrólogo informó al rey que en una ruta en particular carretas de toros estarían pasando, cargando muchas joyas preciosas, así, el rey jubilosos envió a sus dacoits para robar la caravana. Mientras Narottama y los Vaiṣṇavas dormían, los dacoits del rey robaron los cofres que contenían los libros de los Gosvāmīs.

Después de muchas pesquisas, Narottama, Śrīnivāsa y Syamānanda en gran tristeza no pudieron encontrar los libros. Śrīnivāsa le ordenó a Narottama que regresara a Kheturi Grāma, y Syamānanda fue a Midnapura, donde ellos comenzaron a predicar. Śrīnivāsa Ācārya resolvió quedarse y tratar de encontrar los libros robados.

Śrīnivāsa escuchó que en la asamblea de Rāja Bīr Hambīr, esa noche un gran paṇḍita daría una explicación del Śrīmad-Bhāgavatam. El brāhmaa en cuya casa se estaba quedando Śrīnivāsa lo invitó para que lo acompañara a la reunión. Srinivasa estuvo de acuerdo.

Después de escuchar la explicación del paṇḍita acerca del Bhāgavatam, Śrīnivāsa se dirigió hacia Rāja Bīr Hambīr diciendo: “El Śrīmad-Bhāgavatam no es un juego de niños. Es el conocimiento trascendental que desciende a esta Tierra para nuestro súper beneficio y la explicación dada por este hombre es intolerable, él obviamente no sabe nada del significado del Śrīmad-Bhāgavatam.”

Rāja Bīr Hambīr estaba enormemente sorprendido debido a la exclamación de Śrīnivāsa y le preguntó: “Entonces, ¿Tú puedes explicar el Bhāgavatam?”

“Si, yo puedo”, respondió Śrīnivāsa, y tomando su asiento en el Vyāsāsana, él habló durante varias horas. Todos aquellos que lo escucharon quedaron conmovidos y todos ellos, incluyendo al rey, tomaron refugio en sus pies de loto.

El rey humildemente se dirigió a Śrīnivāsa: “Prabhu, tú ciertamente eres un gran Vaiṣṇava, por favor, ¿dime qué servicio puedo hacer por ti? ¿De dónde has venido? ¿Qué tan lejos has viajado?”

Śrīnivāsa Ācārya le dijo: “He venido de Vṛndāvana cargando unos cofres de libros escritos por los Gosvāmīs, pero ahora están perdidos, robados pero no sé por quién, así que permanezco aquí buscándolos.”

Con su cabeza inclinada, Rāja Bīr Hambīr anunció: “Yo soy el culpable, yo tengo esos libros en mi casa y cada día los he estado adorando. Mi astrólogo me dijo que sus cálculos eran ciertos y que los libros en realidad eran joyas, aunque ellos estaban en forma de libros, y por eso es que yo diario les estoy ofreciendo pūjā.” Y el rey llevó a Śrīnivāsa a donde los libros.

Las noticias fueron llevadas a Narottama y a Syamānanda y en enorme júbilo Narottama Ṭhākura organizó un gran festival. Al igual que Narottama, Syamānanda, Śrīnivāsa y otros distinguidos Vaiṣṇavas, Madre Jāhnavī Devī –La Śakti de Śrī Nityānanda Prabhu- también llegaron allí a Kheturi Grāma para asistir al festival. Después de adorar apropiadamente a Jāhnavī Devī, Narottama Ṭhākura instaló seis Deidades en diferentes templos –Śrī Kṛṣṇa, Vallavī-Kānta, Vraja-Mohana, Rādhā-Kānta, Rādhā-Ramaṇa y Gaurāṅga. Se hicieron elaborados arreglos de pūjā, incluyendo un festival de Hari-kīrtana de un mes. Y cada día en el kīrtana de Narottama, aquellos que fueron afortunados vieron a Nityānanda Prabhu y a Mahāprabhu danzar allí, tal era la devoción de Narottama. Aquellos que lo conocían consideraban que él era la encarnación de Nityānanda Prabhu y de Mahāprabhu combinados.

Aunque Lokanātha Gosvāmī solamente tuvo un discípulo, Narottama dio Kṛṣṇa-prema a todos, y justo como Nityānanda Prabhu, él no consideró quien era apto y quién no. Quienquiera que quisiera Kṛṣṇa-prema, entonces Narottama se los otorgaría. A él le fue dado este poder especial por la Gracia de Mahāprabhu, Nityānanda y Lokanātha Gosvāmī, el Gurudeva de Narottama.

Extractos del ‘Śrī Caitanya-caritāmṛta’, Ādi y Antya līlās.

Traducciones y significados por Śrīla A.C. Bhaktivedanta Svāmī Prabhupāda.

(Śyāmānanda Prabhu es mencionado especialmente en los significados.)

Caitanya-caritāmta, Ādi-līlā, capítulo 1: Los Maestros Espirituales, verso 19:

ei tina hākura gauīyāke kariyāchena ātmasāt
e tinera cara
a vando, tine mora nātha

Traducción:

“Estas tres Deidades de Vṛndāvana [Madana-mohana, Govinda y Gopīnātha] han absorbido el corazón y el alma de los vaiṣṇavas gauḍīyas [seguidores del Señor Caitanya]. Adoro Sus pies de loto, porque Ellos son los Señores de mi corazón.”

SIGNIFICADO: El autor del Śrī Caitanya-caritāmta ofrece reverencias respetuosas a las tres Deidades de Vṛndāvana, llamadas Śrī Rādhā-Madana-mohana, Śrī Rādhā-Govindadeva y Śrī Rādhā-Gopīnāthajī. Estas tres Deidades lo son todo para los vaiṣṇavas bengalíes, o vaiṣṇavas gauīyas, que tienen una aptitud natural para residir en Vṛndāvana. Los vaiṣṇavas gauīyas, que siguen estrictamente la línea de Śrī Caitanya Mahāprabhu, adoran a la Divinidad recitando sonidos trascendentales destinados a desarrollar un sentido de la propia relación trascendental con el Señor Supremo, una reciprocidad de dulces relaciones (rasas) de afecto mutuo, y, finalmente, lograr el éxito deseado en el servicio de amor. Estas tres Deidades se adoran en tres etapas diferentes de evolución. Los seguidores de Śrī Caitanya Mahāprabhu siguen escrupulosamente esos principios.

Los vaiṣṇavas gauīyas entienden el objetivo final de los himnos védicos que se componen de dieciocho letras trascendentales que adoran a Kṛṣṇa como Madana-mohana, Govinda y Gopījana-vallabha. Madana-mohana es quien encanta a Cupido, el dios del amor; Govinda es quien da satisfacción a los sentidos y a las vacas; y Gopījana-vallabha es el amante trascendental de las gopīs. Kṛṣṇa recibe el nombre de Madana-mohana, Govinda, Gopījana-vallabha y otros innumerables nombres, según los diferentes pasatiempos en los que Se ocupa con Sus devotos.

Las tres Deidades —Madana-mohana, Govinda y Gopījana-vallabha— tienen cualidades muy específicas. La adoración de Madana-mohana está en el nivel del restablecimiento de nuestra olvidada relación con la Personalidad de Dios. En el mundo material vivimos ahora en una total ignorancia de nuestra relación eterna con el Señor Supremo. Pago se refiere a alguien que no puede moverse independientemente por su propia fuerza, ymanda-mate es aquel que es poco inteligente por estar demasiado absorto en actividades materiales. Para estas personas es mejor sencillamente entregarse a la Suprema Personalidad de Dios, en lugar de aspirar al éxito en las actividades fruitivas o en la especulación mental. La perfección de la vida consiste, simplemente, en entregarse al Supremo. Al principio de la vida espiritual debemos adorar, por lo tanto, a Madana-mohana, para que nos atraiga y anule nuestro apego a la complacencia material de los sentidos. Esta relación con Madana-mohana es necesaria para los devotos neófitos. Cuando se quiere prestar servicio al Señor con un fuerte apego, se adora a Govinda, en el nivel del servicio trascendental. Govinda es el receptáculo de todo placer. Cuando, por la gracia de Kṛṣṇa y de los devotos, se alcanza la perfección en el servicio devocional, es posible percibir a Kṛṣṇa como Gopījana-vallabha, la Deidad de placer de las doncellas de Vraja.

El Señor Caitanya Mahāprabhu explicó esta forma de servicio devocional en tres etapas, y por eso diferentes gosvāmīs establecieron en Vṛndāvana a estas Deidades adorables. Los vaiṣṇavas gauīyas de aquel lugar tienen un gran cariño por Ellas, y visitan Sus templos por lo menos una vez al día. Además de los templos de estas tres Deidades, se han construido otros tantos en Vṛndāvana, como el de Rādhā-Dāmodara de Jīva Gosvāmī, el de Śyāmasundara de Śyāmānanda Gosvāmī, el de Gokulānanda de Lokanātha Gosvāmī, y el de Rādhā-ramaṇa de Gopāla Bhaṭṭa Gosvāmī. Hay siete templos principales que datan de unos cuatrocientos años, y que son los principales de los cinco mil que hoy existen en Vṛndāvana.

Gauīya indica la parte de la India comprendida entre el lado sur de los Himalayas y la parte norte de los montes Vindhyā. Esta región se llama Aryāvarta, la tierra de los arios, y está dividida en cinco partes o provincias (Pañca-gauḍadeśa): Sārasvata (Cachemira y Punjab), Kānyakubja (Uttar Pradesh, incluida la actual ciudad de Lucknow), Madhya-gauḍa (Madhya Pradesh), Maithila (Bihar y parte de Bengala) y Utkala (parte de Bengala y todo Orissa). A veces, a Bengala se le llama Gauḍadeśa, por un lado porque forma parte de Maithila, y por otro porque la capital del rey hindú Rāja Lakṣmaṇa Sena llevaba el nombre de Gauḍa. Esta antigua capital se llamó más tarde Gauḍapura, y posteriormente Māyāpur.

Los devotos de Orissa se llaman uiyās; los de Bengala, gauīyas; y los del sur de India, drāvias. Lo mismo que en Aryāvarta hay cinco provincias, Dākṣiṇātya, la India del Sur, también está dividida en otras cinco, llamadas Pañca-draviḍa. Los cuatro ācāryas vaiṣṇavas, que son las grandes autoridades de las cuatro sucesiones discipulares vaiṣṇavas, lo mismo que Śrīpāda Śaṅkarācārya, de la escuela māyāvāda, pertenecieron a las provincias Pañca-draviḍa. Entre los cuatro ācāryas vaiṣṇavas, aceptados todos ellos por los vaiṣṇavas gauīyas, Śrī Rāmānuja Ācārya advino en la parte sur de Andhra Pradesh, en Mahābhūtapurī; Śrī Madhva Ācārya advino en Pājakam (cerca de Vimānagiri), en el distrito de Mangalore; Śrī Viṣṇu Svāmī advino en Pāṇḍya; y Śrī Nimbārka, en Muṅgera-patana, en el extremo sur.

Śrī Caitanya Mahāprabhu aceptó la cadena de sucesión discipular proveniente de Madhva Ācārya, pero los vaiṣṇavas de Su línea no aceptan a los tattva-vādīs, que también pretenden pertenecer a la Mādhva-sampradāya. Para distinguirse claramente de la rama tattva-vādī de descendientes de Madhva, los vaiṣṇavas de Bengala prefieren autodenominarse vaiṣṇavas gauīyas. A Śrī Madhva Ācārya se le conoce también con el nombre de Śrī Gauḍa-pūrṇānanda, y, por tanto, el nombre de Mādhva-gauḍīya-sampradāya es perfectamente adecuado para la sucesión discipular de los vaiṣṇavas gauīyas. Nuestro maestro espiritual, Oṁ Viṣṇupāda Śrīmad Bhaktisiddhānta Sarasvatī Gosvāmī Mahārāja aceptó la iniciación en la Mādhva-gauḍīya-sampradāya.

Caitanya-caritāmta, Ādi-līlā, capítulo 7: El Señor Caitanya en Cinco Aspectos., verso 164:

mathurāte pāhāila rūpa-sanātana
dui senā-pati kaila bhakti pracāra
a

Traducción:

“Śrī Caitanya envió a los dos generales Rūpa Gosvāmī y Sanātana Gosvāmī a Vṛndāvana para predicar el culto del bhakti.”

SIGNIFICADO: Cuando Rūpa Gosvāmī y Sanātana Gosvāmī fueron a Vṛndāvana, no había allí un sólo templo, pero con su prédica pudieron construir, poco a poco, varios de ellos. Sanātana Gosvāmī construyó el templo de Madana-mohana, y Rūpa Gosvāmī, el de Govindajī. Igualmente, su sobrino Jīva Gosvāmī construyó el templo de Rādhā-Dāmodara; Śrī Gopāla Bhaṭṭa Gosvāmī, el de Rādhā-ramaṇa; Śrī Lokanātha Gosvāmī, el de Gokulānanda; y Śyāmānanda Gosvāmī el de Śyāmasundara. De esta manera, se construyeron gradualmente muchos templos. Para predicar también es necesario construir templos. Los Gosvāmīs no sólo se ocuparon de escribir libros, sino que también construyeron templos, porque las dos cosas son necesarias para predicar. Śrī Caitanya Mahāprabhu quería que el culto de Su movimiento de sakīrtana se extendiese por todo el mundo. Ahora que la Asociación Internacional para la Conciencia de Kṛṣṇa ha hecho suya esta tarea de predicar el culto de Śrī Caitanya, sus miembros no sólo tienen que construir templos en todas las ciudades y aldeas del globo, sino que también deben distribuir los libros que ya se han escrito y, además, aumentar el número de estos libros. La distribución de libros y la construcción de templos deben continuar simultáneamente.

Caitanya-caritāmta, Antya-līlā, capítulo 5: Rāmānanda Rāya instruye a Pradyumna Miśra, verso 88:

śrī-caitanya-līlā ei—amtera sindhu
trijagat bhāsāite pāre yāra eka bindu

Traducción:

“Las actividades de Śrī Caitanya Mahāprabhu son como un océano de néctar. Una sola gota de ese océano puede inundar los tres mundos.”

SIGNIFICADO: La finalidad de los pasatiempos de Śrī Caitanya Mahāprabhu es inundar de néctar los tres mundos. Śrīla Raghunātha dāsa Gosvāmī y, más tarde, Ṭhākura Narottama dāsa y Śyāmānanda Gosvāmī, quienes representaban la misericordia de Śrī Caitanya Mahāprabhu, demostraron cómo hacerlo posible. Esa misma misericordia está ahora inundando el mundo entero a través del movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa. El actual movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa no es diferente de los pasatiempos que Śrī Caitanya Mahāprabhu llevó a cabo personalmente, pues se siguen los mismos principios y se ponen en práctica las mismas actividades sin desviación.

 

Comentarios