Aparición de Śrī Puṇḍarīka Vidyānidhi.

Del libro “Sermones del Guardián de la Devoción”, Volumen II, capítulo 7: Un día sagrado, por Śrīla Bhakti Rakṣak Sridhar Dev-Gosvāmī Mahārāja.

Hoy es también el día de la aparición de Śrī Puṇḍarīka Vidyānidhi. Él es considerado como Vṛsabhanurāja de Varsana, Vṛndāvana, el padre de Srimati Radharani. Śrī Puṇḍarīka Vidyānidhi, nació en una familia brāhmaa de Chattagrama y recibió el título de “Vidyānidhi” en reconocimiento a su erudición. Aparentemente era un hombre de hábitos lujosos. En aquellos días, las personas que podían costearlo, solían tener una casa en Navadvīpa, sobre las riberas del río Ganges; ellos solían visitar de vez en cuando Navadvīpa para bañarse regularmente en el Ganges y permanecer por algún tiempo en ese sagrado lugar, y luego retornar a sus casas y continuar con su medio de vida; así, Puṇḍarīka Vidyānidhi también tenía una casa en Navadvīpa.

Aquí, en el Gaura-līlā, Gadādhara Paṇḍita era la representación de la misma Śrīmatī Rādhārāṇī. En ese tiempo, Gadādhara era un muchacho. Él era más joven que Mahāprabhu. Mukunda Datta era seguidor y admirador de Mahāprabhu Śrī Caitanyadeva y también venía de Chattagrama, el pueblo de Puṇḍarīka Vidyānidhi. Él sabía que era una persona del más elevado tipo religioso, esto es, tipo Bhāgavata o Kṛṣṇa-bhakta. Pero exteriormente, Puṇḍarīka Vidyānidhi vivía una vida de lujos, él era un hombre próspero, un zamindar general (un terrateniente estatal). Mukunda Datta naturalmente lo conocía cuando él vino a Navadvīpa, debido a que eran del mismo lugar. Mukunda Datta fue donde Gadādhara Paṇḍita y le preguntó: “¿te gustaría tener el darśana de un vaiṣṇava?”

Desde la niñez Gadādhara Paṇḍita era muy apegado a los vaisnavas y al Kṛṣṇa-nāma. Él tenía mucho cariño por Nimāi Paṇḍita desde que el Señor regresó de Gayā. Previamente se había sentido muy temeroso de Nimāi Paṇḍita, porque dondequiera que se encontraban, Nimāi Paṇḍita solía siempre abordarlo con alguna discusión aparente sobre etimología o algo por el estilo; entonces, después de regresar de Gayā, cuando Śrī Caitanyadeva expresó Su aspecto devocional, le dijo un día: “Gadādhara, desde tu niñez eres un devoto de Kṛṣṇa y Mis días han sido gastados discutiendo gramática y literatura mundana pero tú, mi amigo, tu vida es muy exitosa, tienes la realización de la vida. Desde el comienzo, eres muy apegado al Kṛṣṇa-nāma”. Así, desde el comienzo, el corazón de Gadādhara Paṇḍita estaba dirigido hacia Kṛṣṇa. Por lo tanto, cuando Mukunda Datta le preguntó: “¿te gustaría ver a un vaiṣṇava que ha venido desde muy lejos?” Él respondió al instante: “Sí, sí iré, llévame ahí”.

Así, Mukunda Datta llevó a Gadādhara Paṇḍita adonde Puṇḍarīka Vidyānidhi. Y ¿Qué clase de vaiṣṇava era Puṇḍarīka Vidyānidhi? Él estaba sentado en un lecho lujoso, fumando de una pipa muy adornada y lujosa; su cabeza estaba adornada con bellos cabellos rizados y aceitados y muchos valiosos ungüentos estaban untados en su cuerpo. Dos asistentes lo abanicaban por cada lado.

Gadadhara Pandita pensó: “¿Mukunda Datta me ha traído donde este hombre rico y excéntrico sentado en este lecho y fumando? ¿Qué tipo de vaiṣṇava me ha traído a ver?” Él estaba decepcionado en su corazón y Mukunda pudo entenderlo, Mukunda Datta era un buen cantante y en un tono muy dulce, cantó este śloka del Bhāgavatam:

aho bakī ya stana-kāla-kūa
jighā
sayāpāyayad apy asādhvī
lebhe gati
dhātry-ucitā tato ‘nya
ka
vā dayālu śaraa vrajema

Este sloka fue cantado por Mukunda Datta en un tono muy dulce y esto produjo un efecto maravilloso en Puṇḍarīka Vidyānidhi. El Bhāgavatam dice: “¿A quién sino a Kṛṣṇa deberíamos aproximarnos? ¿Quién puede ser tan bueno, tan compasivo? Hay gracia sin límites en Él. ¿Por qué? Bakī, Pūtanā, vino para matarlo en una forma traicionera, tomando la apariencia de una dhātrī, una apariencia maternal. De esta manera, ella vino para tratar de matarlo; aun así, Kṛṣṇa le dio la posición de niñera en su grupo de madres asistentes. ¡Qué compasivo es el Señor! ¿A quién más deberíamos aproximarnos para nuestro bienestar?”

Éste es el significado del verso: “Ella untó veneno en su pecho y vino para amamantar al niño Kṛṣṇa. Qué traicionera fue su acción. Con la apariencia del afecto maternal, trató de matar al niño y le fue dada la más alta posición como una asistente de Su madre. Ella fue elevada al grupo materno. Tal gracia, tal misericordia Él mostró sin considerar hacer juicio sobre el valor de tal acción. Así aparte del bondadoso y compasivo Kṛṣṇa, ¿en quién más deberíamos refugiarnos?”

Esto entró al corazón de Puṇḍarīka Vidyānidhi y empezó a vibrar y produjo tal fuerza que cayó sin sentido; luego comenzó a temblar y gesticular como un loco. Empezó a tirar de su cabello y a rasgar su vestido de seda, pateando sobre el tabaco y la pipa; su opulenta ropa de cama y su vestido se arruinaron y empezó a rodar en el piso y a gritar, ka vā dayālu śaraa vrajema: “¿En quién más deberíamos refugiarnos aparte de Él?” Entonces, Gadādhara Paṇḍita pensó: “¡Oh, he cometido una gran ofensa en mi mente pensando que él no era un vaiṣṇava, debido a su vestido y estilo elegante! Realmente, ¡qué gran vaiṣṇava es! ¡Qué efecto maravilloso ocasiona en él el recuerdo de Kṛṣṇa!”

Luego, Gadādhara reveló su mente. “Mukunda, he cometido ofensa contra este gran vaiṣṇava. ¿Cuál será mi destino? Cuando lo vi por primera vez, lo rechacé. He cometido una ofensa: Pienso que si tomo al mantra de él, me vuelvo su discípulo, entonces, él puede perdonar todas mis ofensas. No hay otra manera de ser absuelto de este vaiṣṇava-aparādha. Debo informar a mi Señor Gauracandra, Nimai Pandita, acerca de esto”.

Así, abandonaron el lugar de Puṇḍarīka Vidyānidhi y Gadādhara fue a pedir el permiso de Nimāi Paṇḍita para convertirse en discípulo de Puṇḍarīka Vidyānidhi.

Antes que nadie supiera que Puṇḍarīka había venido desde Chattagrama, Navadvīpa, y aun antes que Mahāprabhu se reuniera con él, Mahāprabhu fue visto de repente gritando: “¡Bap Puṇḍarīk! ¡Bap Puṇḍarīk! En la modalidad de Śrīmatī Rādhārāṇī, Nimāi estaba cantando Su nombre. Bap significa “padre”. Así él estaba llamando “¡Padre Puṇḍarīka! ¡Padre Puṇḍarīka!” Nimāi estaba cantando de esa manera en la modalidad de Rādhārāṇī.

Cuando Gadādhara hizo su propuesta a Mahāprabhu, el Señor Inmediatamente respondió: “Sí, muy buena propuesta. Ve y acéptalo de una vez”.

Gadādhara Paṇḍita representa a Rādhārāṇī en Gaura-līlā y Puṇḍarīka es el padre de Rādhārāṇī en el Kṛṣṇa-līlā; el Guru es como el padre y el discípulo es como el hijo. Así, Mahāprabhu aprobó de una vez y Gadādhara tomó iniciación de Puṇḍarīka Vidyānidhi. Él era nada menos que Vṛsabhanurāja y Gadādhara era la encarnación de Rādhārāṇī en el Gaura-līlā.

Puṇḍarīka Vidyānidhi no se bañaba en el Ganges porque no podía tolerar que sus pies tocaran el sagrado río Ganges. Antes del amanecer, solía ir al Ganges y salpicar algo de agua sobre su cabeza. No iba al Ganges en el día, debido a que no podía tolerar ver a las personas que se zambullían en el agua o escupían allí y contaminaban la pura y sagrada agua por malutilizarla. Antes de la adoración, de la oración, etc., la sección general de paṇḍitas puede bañarse en el Ganges y ayunar para purificar sus cuerpos del pecado. Pero Puṇḍarīka Vidyānidhi solía en vez de eso, beber algo de agua del Ganges antes de comenzar su adoración y deberes diarios, enseñándonos de esta forma el respeto de adoración apropiado para el Ganga.

En Purī, su más querido amigo y asociado era Śrī Svarūpa Dāmodara.

Cuando fue a Purī, sintió pena en Su corazón al ver que los sirvientes principales del Señor Jagannātha vestían al Señor con ropa almidonada, la cual es generalmente considerada impura. Cuando la ropa se fabrica en telar manual, el tejido es empapado en agua de arroz hervida la cual actúa como una pasta para mantenerla firme en el telar. Esa tela es considerada impura y debe primero ser enjuagada en agua antes de ofrecerla a la Deidad. Pero en Purī, ésta no es la costumbre. Ellos usaban directamente tela almidonada para vestir al Señor Jagannātha y Puṇḍarīka Vidyānidhi no pudo adaptarse a esto.

Esa noche, sonó que Jagannātha y Balarāma venían ante él y le cacheteaban en ambas mejillas diciendo: “¿Has venido aquí a señalar los defectos de mis servidores? ¿Qué es esto?”

Ellos empezaron a abofetearlo y el sueño fue tan intenso que cuando se levantó en la mañana encontró que tenía ambas mejillas inflamadas. Él le dijo a su más íntimo amigo Svarūpa Dāmodara: “Mi querido amigo Svarūpa, por haber mantenido un sentimiento de objeción hacia estos servidores, Jagannātha y Balarāma me han castigado de esta manera, observa la inflamación de mis mejillas”.

Tal era la naturaleza de Puṇḍarīka Vidyānidhi. Un poco de asociación vaisnava en el día de su aparición, nos ayudará mucho en nuestra vida espiritual.

Comentarios