Aparición de Śrīla Puruṣottama Ṭhākura.

Śrīla Puruṣottama Ṭhākura.

Caitanya-Caritamrta, Ādi-lila, capítulo 11: Las expansiones del Señor Nityānanda, versos 38, 39 y 40:

śrī-sadāśiva kavirāja—baa mahāśaya
śrī-puruottama-dāsa—tāhāra tanaya

Traducción:

“El vigésimo tercer y vigésimo cuarto devotos destacados de Nityānanda Prabhu fueron Sadāśiva Kavirāja y su hijo Puruṣottama dāsa, que era el décimo gopāla.”

ājanma nimagna nityānandera carae
nirantara bālya-līlā kare k
ṛṣṇa-sane

Traducción:

“Desde que nació, Puruṣottama dāsa estuvo sumergido en el servicio de los pies de loto de Śrī Nityānanda Prabhu, y siempre estaba ocupado en juegos infantiles con el Señor Kṛṣṇa.”

SIGNIFICADO: Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura escribe en su Anubhāsya: «En el Caitanya-bhāgavata se describe a Sadāśiva Kavirāja y a Nāgara Puruṣottama, que eran padre e hijo, como mahā-bhāgyavān, enormemente afortunados. Pertenecían a la casta vaidya de médicos. El verso 156 del Gaura-gaoddeśa-dīpikā dice que Candrāvalī, una de las más amadas gopīs de Kṛṣṇa, nació después como Sadāśiva Kavirāja. En los versos 194 y 200 se dice que Kaṁsāri Sena, el padre de Sadāśiva Kavirāja, fue anteriormente la gopī llamada Ratnāvalī en los pasatiempos de Kṛṣṇa. Todos los miembros de la familia de Sadāśiva Kavirāja fueron grandes devotos de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Puruṣottama dāsa Ṭhākura vivió alguna vez en Sukhasāgara, cerca de las estaciones de ferrocarril de Cākadaha y Śimurāli. Todas las Deidades que instaló Puruṣottama Ṭhākura habían estado antes en Beleḍāṅgā-grāma, pero cuando se destruyó el templo, llevaron las Deidades a Sukhasāgara. Cuando ese templo se hundió en el cauce del Ganges, las Deidades se llevaron con la Deidad de Jāhnavā-mātā a Sāhebaḍāṅgā Beḍigrāma. Como aquel lugar también ha sido destruido, todas las Deidades están ahora en la aldea llamada Cānduḍe-grāma, que está a un kilómetro y medio de Pālapāḍā, como se ha mencionado anteriormente».

ra putra—mahāśaya śrī-kānu hākura
ra dehe rahe kṛṣṇa-premāmta-pūra

Traducción:

“Śrī Kānu Ṭhākura, un caballero muy respetable, era el hijo de Puruṣottama dāsa Ṭhākura. Fue tan gran devoto que el Señor Kṛṣṇa vivió siempre en su cuerpo.”

SIGNIFICADO: Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura escribe en su Anubhāsya: «Para ir a la casa de Kānu Ṭhākura, hay que tomar el barco desde la estación de Jhikaragāchā-ghāṭa hasta el río llamado Kapotākṣa. Si no, yendo a unos tres o cuatro kilómetros de la estación de Jhikaragāchā-ghāṭa, puede verse Bodhakhānā, el lugar de residencia de Kānu Ṭhākura. El hijo de Sadāśiva era Puruṣottama Ṭhākura, y su hijo era Kānu Ṭhākura. Los descendientes de Kānu Ṭhākura le conocen como Nāgara Puruṣottama. Durante el kṛṣṇa-līlāél fue el pastorcillo de vacas llamado Dāma. Se dice que nada más nacer Kānu Ṭhākura, su madre, Jāhnavā, murió. Cuando tenía unos doce años, Śrī Nityānanda Prabhu le llevó a su casa, en Khaḍadaha. Está comprobado que Kānu Ṭhākura nació en el año bengalí 942 (1535 d.C.). Se dice que nació el día del Ratha-yātra. Como era un gran devoto del Señor Kṛṣṇa desde el principio de su vida, Śrī Nityānanda Prabhu le dio el nombre de Śiśu Kṛṣṇadāsa. Cuando tenía cinco años, fue a Vṛndāvana con Jāhnavā-mātā, y al ver los signos de éxtasis de Kānu Ṭhākura, los Gosvāmīs le dieron el nombre de Kānāi Ṭhākura.

«En la familia de Kānu Ṭhākura hay una Deidad de Rādhā-Kṛṣṇa conocida como Prāṇavallabha. Se dice que esta familia adoraba esa Deidad mucho antes del advenimiento de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Cuando gentes de Mahārāṣṭra invadieron Bengala, la familia de Kānu Ṭhākura se desperdigó, y después de la invasión, un tal Harikṛṣṇa Gosvāmī de aquella familia volvió al hogar original, Bodhakhānā, y volvió a establecer la Deidad de Prāṇavallabha. Los descendientes de la familia aún se ocupan en el servicio de Prāṇavallabha. Kānu Ṭhākura estuvo presente durante el Kheṭari-utsava, cuando Jāhnavā-devī y Vīrabhadra Gosvāmī estaban también presentes. Uno de los miembros de la familia de Kānu Ṭhākura, Mādhavācārya, se casó con la hija de Śrī Nityānanda Prabhu, que se llamaba Gaṅgādevī. Tanto Puruṣottama Ṭhākura como Kānu Ṭhākura tuvieron muchos discípulos de familias de brāhmaas. La mayor parte de los descendientes discipulares de Kānu Ṭhākura residen ahora en la aldea llamada Gaḍabetā, a orillas del río Śilāvatī, en el distrito de Midnapore.»

Caitanya-Bhāgavata, Antya-khaṇḍa, capítulo 5, versos 741-742:

“Sadāśiva Kavirāja era muy afortunado. Su hijo fue nombrado Śrī Puruṣottama dāsa. Puruṣottama dāsa Ṭhākura no tenía preocupación alguna por su cuerpo externo; Śrī Nityānanda Prabhu siempre residía en el núcleo de su corazón.”

Vṛndāvana Dāsa Ṭhākura también ha nombrado a Puruṣottama Dāsa como uno de los asociados principales de Nityānanda Prabhu.

“Sadāśiva Kavirāja era muy afortunado de tener un hijo como Puruṣottama Dāsa. Puruṣottama Dāsa no tenía conciencia externa de su cuerpo, Nityānanda Prabhu está constantemente actuando a través de él”.

Su linaje.

Durante cuatro generaciones, la familia de Puruṣottama Dāsa consistió de asociados eternos perfectos y directos y de Mahāprabhu: Kaṁsāri Sena, Sadāśiva Kavirāja, Puruṣottama Ṭhākura, y Kānu Ṭhākura. El Śrī Gaura-gaoddeśa-dīpika identifica a Kaṁsāri Sena como Ratnāvalī Sakhī y a Sadāśiva Kavirāja como Candrāvalī (156).

Śrī Puruṣottama dāsa Ṭhākura tenía tres discípulos principales: Śrī Madhvācārya, Śrī Yadavācārya y Devakīnandana dāsa. Ellos eran de familias brāhmaas. Śrī Madhvācārya, más tarde se convirtió en el marido de la hija de Nityānanda Prabhu, Gaṅgādevī. Śrī Devakīnandana dāsa fue el autor de un libro importante que glorifica la vida de diferentes Vaiṣṇavas. El nombre de la esposa de Puruṣottama dāsa Ṭhākura era Jāhnavā. Ella falleció justo después de tener al hijo de Puruṣottama dāsa Ṭhākura, Kānu. Al escuchar la noticia, Nityānanda Prabhu fue a la casa de Puruṣottama dāsa Ṭhākura y llevó a su hijo Kānu con él a su propio pueblo de Khaḍadaha.

Nota: El Śrī Gaura-gaoddeśa-dīpika (texto 130), de Śrī Paramānanda Kavi-karṇapūra (el hijo de Śivānanda Sena), afirma que Śrīla Puruṣottama Ṭhākura era el pastorcillo Stoka Kṛṣṇa en el Kṛṣṇa-līlā.

Comentarios